Aduanas, una ilimitada red de corrupción

domingo, 28 de noviembre de 2004
El poder corruptor del actual titular de la Administración General de Aduanas, José Guzmán Montalvo, parece no tener límites Los hilos de su red se entrecruzan con eficacia por las zonas fronterizas del país, principalmente en la región norteña, y son mantenidos por decenas de funcionarios, algunos de cuyos nombres son revelados aquí con base en reportes internos de aduanas consultados por Proceso El poder de Guzmán Montalvo, y sobre todo su impunidad, podrían explicarse en virtud de que cuenta con la protección del secretario de Hacienda, Francisco Gil Díaz José Guzmán Montalvo es el personaje que ha tenido quizás el mayor poder en todo el sistema aduanal del país Protegido del secretario de Hacienda, Francisco Gil Díaz, y del oficial mayor de la misma dependencia, José Manuel Gutiérrez Levy, el tamaulipeco enfrenta una crisis que lo encamina a la posibilidad de dejar su cargo como administrador general de Aduanas, al que llegó con el gobierno foxista Corrupción, abuso de poder y tráfico de influencias, así como protección de una red de complicidades formada por familiares y amigos cercanos, son algunas de las conductas ilícitas que se le imputan Con una larga trayectoria en el ámbito aduanal, al que se incorporó desde 1991, Guzmán Montalvo es investigado en México y en Estados Unidos a raíz del desmedido incremento del tráfico, a través de las aduanas nacionales, tanto de personas como de drogas y artículos, lo que evidencia la corrupción del sistema aduanal mexicano (Proceso 1453 y 1458) Estas irregularidades son vistas con preocupación en Washington porque representan un peligroso descontrol que podría ser aprovechado por grupos terroristas Por tal razón, las deficiencias de Guzmán Montalvo son consideradas como un riesgo a la seguridad nacional de Estados Unidos (Proceso 1454) Además, por las aduanas a cargo de Guzmán Montalvo pasan diariamente, de manera ilegal, miles de artículos que van a parar al mercado nacional Por ejemplo, la Cámara Nacional de la Industria del Vestido estima que 58% de las prendas que se venden en el país son ilegales y que los ingresos por su venta alcanzan los 100 mil millones de pesos Afirma que en calzado el porcentaje aumenta a 78%, esto es, cerca de 40 millones de pares de zapatos, mientras que en el caso del azúcar y frutas se introducen ilegalmente 300 mil toneladas al año De acuerdo con informes elaborados por funcionarios de primer nivel de aduanas, la red tejida por Guzmán Montalvo para controlar en su beneficio la entrada y salida de mercancías ilegales, negocio que representa ganancias por miles de millones de dólares, se extiende más allá de la Administración General de Aduanas (AGA) y alcanza el Recinto Fiscalizado Estratégico (Refie) que se ubica en San Luis Potosí Una singularidad de este gran proyecto aduanero es que será operado por los grupos trasnacionales Logistik Free Trade Zone y Societé Génerale de Surveillance (SGS) de México El primero lo preside el empresario de Monterrey Fernando Pablo Villarreal Cantú, y coincidentemente lo opera Juan Carlos López Rodríguez, amigo, socio y hombre de todas las confianzas de Guzmán Montalvo El magno proyecto aduanero de Fox será controlado por ese personaje de oscuros manejos, López Rodríguez, que el 10 de octubre pasado fue inhabilitado por la Contraloría Interna del Servicio de Administración Tributaria (SAT) por 12 años para ocupar un cargo público y sancionado con el pago de un crédito fiscal de 28 millones de pesos por su negligencia y omisiones como encargado en la Administración Central de Investigación Aduanera Resulta que López Rodríguez, puesto en el año 2000 por Guzmán Montalvo como administrador de la Central de Investigación Aduanera, fue descubierto en 2003 en una operación de tráfico ilegal de productos chinos en 60 contenedores, por la aduana de Manzanillo No sólo eso: el también paisano de Guzmán Montalvo, según informes internos de aduanas, facilitó el contrabando en los recintos fiscalizadores del norte del país "mediante una empresa comercializadora para la importación de productos que había dejado de operar por estar fiscalizada por Aduanas y que utilizó para importar los productos poniendo el semáforo en verde, es decir, libre de revisión alguna" Curiosamente, al abandonar su puesto de funcionario, López Rodríguez de inmediato fue nombrado representante de la empresa francesa Societé Génerale de Surveillance (SGS) de México, SA de CV, que de acuerdo con una nota informativa de las propias autoridades aduanales fue favorecida por él mismo durante su gestión, pues le otorgó un contrato de 30 millones de dólares Mediante ese convenio se le dio a la compañía la facultad de valuar las mercancías importadas a México Ante las suspicacias que surgieron de inmediato, el exfuncionario dejó SGS y formó su propia empresa, Comercio para el Desarrollo de México (CDM), junto con Juan Carlos López Bravo, que fungió como administrador del Área de Fraude Aduanero; con Gerardo Guati Rojo Sánchez, que tuvo que dejar la administración aduanal del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México en 2001 porque no pasó la prueba del polígrafo, y con Roberto Ramírez de la Parra, antiguo administrador de Investigación Aduanera En su nuevo centro de operaciones, López Rodríguez pronto encontró nuevos negocios, aunque con no muy buena suerte El 9 de julio pasado, en el puerto de Altamira, las autoridades aduanales embargaron el buque Mary Tour, que transportaba 26 mil toneladas de cemento proveniente de Rusia, por haber atracado sin permiso Como apoderado legal de CDM, Juan Carlos López criticó que primero se les haya permitido entrar a dicho lugar, y ahora, "por un tecnicismo", los embarguen Pero otro de sus socios, Luis Bonales, cometió un error al acusar a Cemex de influir en esa medida "Creemos que Cemex ha influido en la acción de algunos funcionarios, y eso lo vamos a validar en los procesos que vamos a llevar a cabo", sentenció Según la información confidencial de aduanas a la que se tuvo acceso, el negocio de López Rodríguez era vender en México el cemento a un precio 55% menor que el del que se produce en el país Para la importación del producto tuvo conocimiento, necesariamente, Guzmán Montalvo, sólo que ninguno tomó en cuenta la influencia política y la amistad del dueño de Cemex, Lorenzo Zambrano, con Francisco Gil Díaz y con el presidente Vicente Fox Otros miembros de la red En el informe confidencial realizado por altos funcionarios se señala que una de las primeras piezas colocadas por Guzmán Montalvo en el sistema aduanal del país fue Azael Pérez Azcárraga, con quien tiene un parentesco de segundo grado, ya que sus abuelos eran hermanos Primero lo puso en la aduana de Nuevo Laredo, y en el año 2000 lo trasladó a Nogales; tiempo después, a la Aduana de Pantaco, en la Ciudad de México, de donde lo tuvo que rescatar al verse inmerso en una serie de irregularidades en los tránsitos aduaneros originados en Manzanillo, Colima Posteriormente, Pérez Azcárraga fue nombrado director general del Grupo Auditor Operativo (GAO), en donde ayudó a Guzmán Montalvo a detectar las aduanas que no operaban bajo sus instrucciones Hace tres meses fue nombrado coordinador de asesores en Comercio Exterior de la Administración General de Auditoría Fiscal Federal (AGAFF), encabezada por Mario Cantú Álvarez, uno de los protectores de la carrera de Guzmán Montalvo Fuera de la estructura institucional, Guzmán tiene en su hermano Alejandro a una pieza clave de sus acciones Según los informes internos de aduanas, este personaje es el operador de un despacho de asesoría en comercio al que su hermano José canaliza a importadores que recibe en sus oficinas Éstos son asesorados por Alejandro para que no vuelvan a cometer equivocaciones al movilizar sus mercancías Entre las personas que ha colocado José Guzmán Montalvo al llegar a la Administración General de Aduanas está Lucirene Garza Bolado, una tampiqueña que trabaja como secretaria privada Esta mujer, de acuerdo con el informe, es la encargada de operar en lugares públicos la mercancía de contrabando que llega a Tepito Jorge Elizondo, administrador de la Aduana de Coatzacoalcos por sólo cuatro meses debido a que no pasó la prueba del polígrafo, se integró al despacho jurídico en materia de comercio exterior de Alejando Guzmán Montalvo Jesús Mao Cervantes es otro personaje clave dentro del organigrama de José Guzmán Montalvo Se encarga de controlar al personal de la oficina aduanal Su madre, Amada Cervantes, es secretaria privada del oficial mayor de Hacienda, José Manuel Gutiérrez Levy, quien lo recomendó para trabajar en aduanas en 2001 a pesar de que estuvo involucrado en un fraude en Venezuela en 2001, con la empresa Cosmotel, en la cual trabajó Fanny Angélica Euran Graham, administradora central de Regulación del Despacho Aduanero desde 2001, también tampiqueña y de la generación de Guzmán, juega un importante papel en la red del funcionario, pues le corresponde dar de alta, suspender o cancelar las patentes de agentes aduanales, y todo lo relacionado con la normatividad o interpretación de la ley aduanera en el despacho de asesoría en comercio exterior El otorgamiento de estos permisos genera grandes ganancias Rodolfo Ponce, administrador de la Aduana de Aguascalientes, conocido de Guzmán Montalvo desde que ingresó al sistema en Tijuana, tiene antecedentes negros: A mediados de los años noventa -según el informe confidencial-, cuando era administrador de la Aduana de Tijuana, quemó los expedientes administrativos para desaparecer cualquier evidencia que comprometiera su gestión Francisco Guerra, viejo amigo de Guzmán Montalvo que se desempeñaba hasta principios de noviembre como administrador de Padrones Sectoriales, era el encargado de "hacer arreglos irregulares previa cuota" (Proceso 1453) Los padrones se otorgan a cambio de cuotas que van de los 60 mil hasta los 400 mil pesos, y están sujetos al buen comportamiento del importador Mario Córdova López, personaje que coincidió con Guzmán Montalvo en la Escuela Libre de Derecho, fue puesto en 2001 en el área de Fiscalización Aduanera, en donde audita a las empresas importadoras mediante visitas domiciliarias "Para salvar esta revisión de mercancía importada se obtienen sobornos millonarios", se dice en el informe Armando Fernández Gallaga funge como asesor de Guzmán Montalvo, a pesar de que en octubre pasado dejó la administración de la Aduana del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México para evitar ser vinculado con el asesinato del subadministrador de Salas de esa aduana, José Noé Garduño Este funcionario siguió fielmente las instrucciones de su jefe para favorecer por más de tres años a tres agentes aduanales, entre ellos Rafael Montalvo, tío de José; Leoncio Fernández, cuñado del secretario Gil Díaz, y los hermanos Braniff, ampliamente conocidos en el gremio de agentes aduanales por sus operaciones para evitar embargos de mercancías, así como para la operación y servicios de montacargas y almacenes fiscalizados, entre otros Víctor Rodríguez Baggio fue puesto como director de la Aduana del aeropuerto capitalino, a pesar de que fue corrido como administrador central de Planeación Aduanera por su ineficiencia, evidenciada ante el secretario Gil Díaz Otro miembro de esta red es Juan Carlos Ramírez Alarcón, quien al principio de esta administración fue colocado en la Aduana de Toluca Sin embargo, a raíz del descubrimiento de un embarque de armas en el avión de Carlos Ahumada, Guzmán lo cambió a la Aduana de Nuevo Laredo De ahí huyó a Estados Unidos en virtud de que había una orden de aprehensión en su contra; además, presuntamente está vinculado con Los Zetas, grupo de pistoleros al servicio del narcotraficante Osiel Cárdenas Jiménez, recientemente capturado por la AFI

Comentarios