Sorprende a demócratas y republicanos afluencia de votantes

miércoles, 3 de noviembre de 2004
Washington, 2 de noviembre (apro) - La elección presidencial de Estados Unidos rompió con todas las expectativas sobre el número de participantes y de denuncias de fraude e irregularidades, pese a que los resultados con respecto a la distribución de los votos del Colegio Electoral se apegó al cumplimiento de las leyes electorales, para el presidente George W Bush, por los republicanos, y para el senador de Massachussets John Kerry, por los demócratas La afluencia de los electores en las urnas sorprendió a los dos partidos y a sus candidatos presidenciales, porque antes de los comicios las encuestas sobre la tendencia del voto habían marcado una apatía civil por las elecciones de este martes 2 de noviembre La numerosa participación de los votantes recibió instantáneamente una calurosa bienvenida por parte de los demócratas, ya que en algunos estados se dio por el descontento de la población con los más de tres años y medio de gobierno del presidente Bush, lo cual aumentó las perspectivas de triunfo de Kerry Las casillas electorales se abrieron a las 5 de la mañana en algunos estados de la Costa Este, y las filas de votantes, aun a esa hora, rebasó a los 3000 electores en ciudades como Washington, DC, Arlington, Virginia, Silver Spring Maryland, y en Manhattan, Nueva York Sin embargo, y por lo cerrado de la contienda, el resultado final se retrasó más de lo normal en estados clave para definir la presidencia, Ohio, Florida y Pensilvania El voto de los demócratas en las urnas se calificó como el voto de castigo para el presidente Bush, más que un respaldo a Kerry, la gran mayoría de los electores que votó en favor del senador de Massachussets, expresó su repudio al gobierno republicano Las denuncias de fraude e irregularidades en las elecciones fueron un factor importante en Florida y Ohio, entidades que realizaron elecciones adelantas En Florida se presentaron más de diez mil denuncias de irregularidades, achacadas a las trampas técnicas de los republicanos, y en Ohio la invalidación de boletas electorales provocó la intervención de varios jueces federales y estatales, que solicitaron un recuento del voto anulado y el permiso para que los electores demandantes volvieran a votar Las demandas por fraude e irregularidades fueron también un factor ya contemplado para los comicios presidenciales, por lo que los dirigentes de ambos partidos contrataron anticipadamente a miles de abogados para defender sus posiciones ante las autoridades electorales y las cortes locales y federales Por la sorpresiva y numerosa participación de los electores, las denuncias se consideraron como un punto que no tendría efecto en el resultado final de la elección, ni como una señal de que se repetiría el fiasco de las elecciones presidenciales de hace cuatro años, cuando Bush derrotó al entonces candidato demócrata Al Gore, gracias a la intervención de la Corte Suprema de Justicia de Estados Unidos El referéndum al gobierno de Bush, como se calificó en la comunidad internacional a las elecciones presidenciales de Estados Unidos, fue al final una jornada electoral que resaltó la necesidad de una reforma electoral por lo anticuado del sistema para elegir a un presidente en este país La importante participación de electores reabrió el debate de la necesidad de una reforma a las leyes electorales para imponer un sistema de elección basado en el voto de popular, y eliminar al del Colegio Electoral Bajo el sistema del Colegio Electoral y sus 538 votos repartidos entre los 50 estados de la Unión Americana y el Distrito de Columbia, el candidato que gane 270 votos se convierte en presidente, aun sin haber ganado la mayoría del voto popular que se cuenta con respecto a los sufragios emitidos

Comentarios