Peligran Carrillo, Lapuente... Y hasta Cañedo con el América

sábado, 6 de noviembre de 2004
* Ello, en cuanto se confirme el fracaso; poca paciencia la de Azcárraga Jean México, DF, 5 de noviembre (apro) - Guillermo Cañedo White entró a la presidencia del América prometiéndole una sola cosa a Emilio Azcárraga Jean: el equipo sería ganador La realidad contrasta cruelmente porque la salida del entrenador Óscar Ruggeri, primero, y del presidente Javier Pérez Teuffer después, en lugar de mitigar, ha agravado el problema Azcárraga Jean tiene muy poca paciencia cuando América pierde Suelen irse entrenadores, jugadores y hasta presidentes Por tanto, las posiciones del entrenador Mario Carrillo, del vicepresidente Manuel Lapuente y hasta el presidente Guillermo Cañedo White peligran si se confirma la eliminación del América El entrenador argentino Óscar Ruggeri duró seis partidos al frente del América Ganó dos, empató uno y perdió tres; anotó seis goles y recibió siete, para un total de siete puntos Con Carrillo el asunto está mucho peor, aunque siga insistiendo en que hay mejoría Lleva dirigidos ocho partidos de liga, con saldo de un triunfo, tres empates y cuatro derrotas, con seis goles a favor y 13 en contra, para un total de seis puntos sobre 24 disputados En Televisa se conocen las relaciones entre Azcárraga Jean y Guillermo Cañedo, que no eran buenas y que ahora se reiniciaron bajo dos promesas del nuevo presidente del América: gestionaría en FIFA las transmisiones del Mundial de Futbol del 2010 a través de la Concacaf, y le regresaría protagonismo a las Águilas Cuando fue presentado el 29 de septiembre como nuevo presidente, Cañedo se comprometió: "La meta más importante de esta nueva directiva es hacer protagonista al club en las grandes batallas, campeonatos, victorias y a veces de las grandes derrotas “Este equipo protagonista del que todo mundo habla y del que la gente se enamora u odia, pero para nadie le es indiferente, y necesitamos que esa pasión del americanismo reviva; que este equipo se vuelva a posicionar como lo estuvo a lo largo de muchos años" Al rendir cuentas, muy cerca de la eliminación, Cañedo White tendría que entregarle cuentas del fracaso al dueño Emilio Azcárraga, quien soporta perder dinero en el futbol, pero no las derrotas del América, que lo irritan en serio Este año hizo una importante inversión pero fue infiltrado nuevamente por el promotor Carlos (Martínez) Hurtado, a través de Mario Carrillo y de Manuel Lapuente, hombres cercanísimos al poderoso zar de la promoción radicado desde hace años en Miami El América necesita ganar los nueve puntos que le restan para llegar a 22 en el grupo uno, donde ocupa la penúltima posición Y también requiere que pumas y Atlante no ganan nada para poder calificar Es decir: la meta es inalcanzable Podría aspirar a un repechaje, pero el grupo más débil es, precisamente, el suyo Y si entre los malos no pasa, a los demás ni los inquieta, porque en el grupo tres el líder Veracruz lleva 31 puntos, el sublíder Pachuca 26 Mientras que en el grupo dos, el puntero Atlas lleva 24 unidades y, el segundo lugar, Toluca, tiene 23 O sea, imposible otra vez Junto con la eliminación de América vendrá el inevitable recuento de los daños Y se recordarán las palabras de Cañedo White en su presentación: "Hace algunos años el trabajo que se realizó se interrumpió y posiblemente por esto el club cayó en algún torneo en irregularidad, pero es propósito de esta nuestra directiva el retomar el trabajo integral de la institución empezando por las escuelas de futbol, por las fuerzas básicas para que se renueve la generación de jugadores hechos en la cantera americanista con la mentalidad americanista y el amor a la camiseta" Hoy, ni Carrillo ni Lapuente tienen amor a la camiseta americanista Son advenedizos, como muchos otros que han pasado por las Águilas sin dejar huella Hay que esperar la eliminación para saber cuál es el humor de Emilio Azárraga Jean cuando vea lo mal que manejan al equipo de sus amores A diferencia de Carrillo, Lapuente y quizá hasta Cañedo White, Emilio sí es americanista en serio

Comentarios