La ola conservadora

domingo, 7 de noviembre de 2004
El miedo al terrorismo en casa y a perder los valores morales de la familia empujaron a la mayoría de los ciudadanos estadunidenses a votar por la reelección del presidente George W Bush, coinciden sociólogos y especialistas en temas políticos, destaca Proceso en su edición de este domingo 7 de noviembre Los habitantes del sur de Estados Unidos --tradicionalmente apolíticos y religiosos, sobre todo en comunidades rurales-- marcaron la diferencia a favor de Bush Y los 35 millones de votos de ventaja del presidente sobre el candidato demócrata, John Kerry, hicieron evidente un hecho: la desconfianza de ver en la Casa Blanca a un presidente liberal La estrategia de propagar el miedo entre los electores del sur del país surtió efecto “hasta en la comunidad hispana tradicionalmente demócrata”, admite Fabiola Rodríguez, vocera para medios de comunicación en español de la campaña electoral de Kerry Y es que Karl Rove, el “arquitecto” de la campana presidencial republicana --como lo llamó el propio Bush--, movilizó a decenas de miles de voluntarios quienes, puerta por puerta o con llamadas telefónicas, advirtieron sobre los “peligros” que implicaría llevar al candidato demócrata a la Casa Blanca: la moral se resquebrajaría en el país y la seguridad nacional se decidiría en foros internacionales como la Organización de Naciones Unidas (ONU) Rove fue “demasiado efectivo”, reconoce Fabiola Rodríguez en el reportaje que publica Proceso este domingo 7 de noviembre

Comentarios