Anabia, el príncipe de ébano, de Fréderic Couderc

lunes, 8 de noviembre de 2004
México, D F, 8 de noviembre (apro)- Fréderic Couderc nació en 1965 (Montpellier, Francia) y Anabia, el príncipe de ébano, es su primera novela, aunque como periodista su trayectoria es impresionante: Ha sido colaborador en diferentes impresos: Elle, Paris-Match, Le Nouvel Observateur, Le Monde Diplomatique y en la revista especializada en viajes L´Art de Voyager Fue corresponsal durante tres años en África para Courrier International, y en televisión fue redactor en jefe ¿Por qué nos entrega Diana esta narración? En su contraportada se lee: “En Versalles, a finales del siglo XVII, Anabia, joven príncipe originario de África, se convierte en ‘ahijado’ de Luis XIV durante su bautizo celebrado por Bossuet; se le hace llamar Luis Al ser nombrado mosquetero, triunfa en los misteriosos caminos de la corte del Rey Sol y, dotado de una pensión de 12 mil libras, se va a la guerra en Flandes, donde resulta herido “A su regreso, Anabia frecuenta los salones, bailes, va de cacería y practica la magia en compañía del futuro regente, Felipe de Orleáns, antes de condescender con la Compañía de Guinea, que quiere imponerlo en el trono de Assinie, un reino repleto de oro Pero convertirse en rey implica abandonar a Marguerite de Caylus, la pasión de su juventud… y con quien multiplicaba sus aventuras “Inspirada en la historia verdadera de un príncipe africano que vivió diez años en la corte de Luis XIV, esta novela ofrece una variación magistral sobre el amor, el exilio y la historia colonial de Francia Se ofrece un fresco histórico deslumbrante que va de los jardines de Versalles a los establecimientos comerciales de la antigua Costa de Marfil, del oro de los palacios a los muelles de los navíos fletados con esclavos” El mismo autor la presenta de esta manera: “De una historia verdadera, quise hacer una novela Me esforcé por platicar lo que Aragon llamaba ‘el mentir verdadero’, es decir, algunas variaciones donde el ‘mentir’ se nutre, y tal vez aclara nuestro pasado Cada lector apreciará sumergirse en la historia pero, puesto que este texto está destinado a los lectores del siglo XXI, notarán una cierta libertad de adaptación… En particular le estoy agradecido al mismo Anabia, quien fue un personaje que existió…” Y a manera de introducción en el libro: “La trama de esta novela encuentra su inspiración en la historia verdadera de un príncipe africano que vivió por más de una década en la corte del Rey Sol Los historiadores no saben gran cosa de este personaje, sólo que fue bautizado por Bossuet después de su llegada a París en 1688, que Luis XIV lo hizo su ahijado y lo llamó Luis, y que fue cortesano y mosquetero ¿Es todo? Sí Y aunque se tenga la certeza de nada --salvo de la verdad de la imaginación, parafraseando a John Keats--, me permití reinventar a este hombre singular Para empezar, le dí otro nombre: Anabia ¿Qué más? Síganme…” Habrá que seguirlo a lo largo de 259 páginas con buen puntaje

Comentarios