Revelan abogados de Arcipreste: El paraje San Juan no pertenece a la nación

lunes, 13 de diciembre de 2004
* Acusan al secretario Florencio Adame de mentiroso * Aseguran que hallaron pruebas que confirman a su cliente como dueño del predio León, Gto , 10 de diciembre (apro)- Documentos públicos que se encuentran en los propios archivos de la Secretaría de la Reforma Agraria desmienten al titular de esa dependencia, Florencio Salazar, de su afirmación de que el Paraje San Juan –motivo de un litigio entre el Gobierno del Distrito Federal y Enrique Arcipreste-- es un predio propiedad de la Nación, dijeron aquí los abogados del demandante Cristina Padilla, representante legal de Arcipreste en el proceso en el que busca ser indemnizado por el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, presentó copias del Diario Oficial de la Federación con fecha del 26 de agosto de 1965 en el que se avisa del deslinde de varios predios, entre ellos el Paraje San Juan En el aviso se convocó a los propietarios o a aquéllas personas que se consideraran con derechos a los terrenos señalados a presentarse para acreditar los mismos presentando los títulos y planos correspondientes Junto con la escritura pública número 30,751 del año 1975 en la que se ceden los derechos de propiedad del Paraje San Juan a Arturo Arcipreste Nouvel, padre de Enrique Arcipreste, los abogados entregaron dichas copias con las que, aseguran, “queda claro que estos terrenos nunca fueron nacionales, comunales o ejidales El Paraje San Juan siempre ha sido propiedad privada; con esto se demuestra la ineptitud y la capacidad de mentir del secretario de la Reforma Agraria, Florencio Salazar Adame” Cristina Padilla y Amado Anaya, quienes fueron abogados también del empresario Carlos Ahumada, informaron que localizaron estos documentos en los propios archivos –libros públicos-- de la Reforma Agraria, unas semanas después de que Florencio Salazar declaró a los medios que el predio en disputa pertenecía a la Nación “Encontramos las pruebas de que este secretario mentía, mentía y engañaba a un país completo, y lo más grave, al presidente de la República, Vicente Fox”, expresaron en una declaración escrita que entregaron a la agencia Apro Recordaron que este litigio, que empezó hace siete años, se complicó con el encarcelamiento de Enrique Arcipreste y hoy se encuentra en la opinión pública, por lo que existen aún más razones para que sea resuelto “con la mayor justicia”, sin que pese de manera extralegal la figura del jefe de Gobierno del Distrito Federal Acusaron a López Obrador de utilizar su poder para chantajear a los magistrados de la Suprema Corte de Justicia de la Nación “No olviden –dicen en este escrito que también hicieron llegar a la SCJN-- que un hombre está recluido en una celda sólo por el capricho de otro hombre que se dice justo y que con ese engaño buscará llegar a la Presidencia de este país” Las pruebas de Arcipreste Uno de los anexos de esta carta es un oficio del 21 de septiembre de 1965, firmado por Efraín Castañeda Alderete, del Departamento de Asuntos Agrarios y Colonización del gobierno federal, y dirigido al representante comunal de Santa Cruz Meyehualco (comunidad a la que pertenece el Paraje San Juan) En el oficio se informa al representante comunal Evaristo Espinosa M, que a fin de cumplir con un decreto de 1928 en dotación de ejidos en la zona de Iztapalapa, se hizo un levantamiento de los terrenos comunales en esa demarcación, y comprobaron que “no hay tierras comunales o ejidales en Santa Cruz Meyehualco; ya que los predios cercanos son particulares, incluyendo el predio que usted menciona, denominado Paraje San Juan” A continuación se precisa el deslinde del paraje, con base en el oficio número 460377 ordenado al ingeniero Rafael León Díaz, “resultando que el predio de referencia es particular y con los siguientes linderos: Al norte: 8ª Sección San Felipe Terremotes; Al sur: Terrenos baldíos de San Nicolás Tolentino; Al este: Terrenos baldíos de Santa Cruz Meyehualco; Al oeste: Panteón Civil (calzada San Lorenzo Tezonco; encontrándose que dicho predio mencionado, no es nacional, ejidal, o comunal; sino particular” El otro anexo es la escritura 30,751 del 11 de septiembre de 1965 ante el notario público 63 de la Ciudad de México, Othón Pérez Fernández del Castillo, en la que uno de los propietarios del Paraje San Juan, Gabriel Pérez Sánchez, cede todos sus derechos de propiedad a Arturo Arcipreste Nouvel, a cambio de un pago de cien mil pesos Según la escritura, Arturo Arcipreste Nouvel adquirió el Paraje San Juan (298 hectáreas) de manos de Justino Granado Torres en noviembre de 1947, en tanto que Gabriel Pérez Sánchez compró a Odilón García Olloqui el mismo predio en diciembre de 1943 A su vez, García Olloqui mostró una escritura de compraventa del paraje que hizo a Margarito Xolalpan Tonatzin, fechadas en 1891 Arcipreste y Pérez Sánchez describieron en ese entonces los diversos conflictos que enfrentaban en esta propiedad, una parte de la cual se encontraba detentada por diversos campesinos que la sembraban de vez en cuando “Existe otra zona invadida, localizada al poniente, en donde personas conocidas como ‘paracaidistas’ han construido casas sin contar con la autorización de los legítimos propietarios, sin título que genere propiedad e ignorando si el Departamento del Distrito Federal les ha otorgado licencias de construcción, alineamientos, números oficiales con toma de agua autorizada, etcétera, o si han construido clandestinamente…” En la escritura, Gabriel Pérez Sánchez (representado legalmente por Ángel Gutiérrez Lazcano) declara que “ya que el inmueble en cuestión se encuentra afectado por multitud de problemas cuyas soluciones tienen un alto grado de dificultad y resultaría una ardua tarea, una multitud de juicios contra detentadores por un lado, y por otro, para aclarar cuál de los dos títulos de los mencionados respecto del inmueble es el justo, legal y originario… está dispuesto a solucionar los problemas otorgando un convenio con el señor Arturo Arcipreste Nouvel”, por medio del cual fusionaron sus derechos de propiedad en un sólo título en favor del padre de Enrique Arcipreste, para que éste fuera reconocido, a partir de ese momento, como el único dueño Para los abogados de Enrique Arcipreste, que esperan una resolución judicial en su favor a principios del próximo año, “existen tres instancias jurídicas en México para decidir quien tiene la razón cuando se presenta una controversia, y miles de mañas para quien no quiere acatar las decisiones de jueces, magistrados y ministros”

Comentarios