Con todo el amor

jueves, 16 de diciembre de 2004
México, DF, 15 de diciembre (apro) - Rosario Robles está por terminar un libro sobre su vida, que comenzará a circular en febrero próximo bajo el título "Con todo el amor", título que evoca a Pablo Neruda, pero que la experredista utiliza para hablar de su azarosa vida política y sentimental marcada por Carlos Ahumada Estos últimos meses, los peores de su vida, Rosario Robles los ha utilizado para escribir su propia historia, con la finalidad de contraponerla con las historias que se han escrito sobre ella a raíz del video-escándalo protagonizado por René Bejarano y Carlos Ahumada Un libro escrito bajo esas circunstancias puede servir como catalizador de una crisis o de una situación agobiante, y también para dar una respuesta a sus críticos más fuertes ?provenientes sobre todo de su propio expartido--, que la acusan de haber hipotecado al PRD a los intereses de Ahumada La propia exjefa de gobierno capitalino adelantó a Denisse Merker que no sólo hablará de lo que ocurrió este 2004, cuando tuvo que renunciar a su partido por sus relaciones con Ahumada, sino de toda su carrera política La historia que pretende contarnos es la de una mujer de izquierda que ha acompañado la lucha social de oposición desde 1988, junto a Cuauhtémoc Cárdenas, y que a pesar de los escándalos ocurridos recientemente no abandonará la lucha política en el futuro De hecho, con este libro Rosario pretende regresar al escenario político con la esperanza de recuperar un lugar que ya perdió definitivamente, y al cual todavía se aferra como en un naufragio La exdirigente del PRD con este libro intenta seguir la misma ruta y estrategia que han tomado otros personajes políticos que han sido duramente criticados por su actuación desde las altas esferas del poder político Así lo han hecho Carlos Salinas, Elba Esther Gordillo, Vicente Fox y Marta Sahagún Sin embargo, ninguno de los mencionados ha logrado crear un efecto contrario al sentido negativo al cual han estado sujetos por la crítica pública Y, en el caso de Rosario, pocas probabilidades tiene de rehacer su imagen deteriorada, salvo que se atreva a revelar las conversaciones que tuvo con el empresario argentino en Cuba o en la cárcel Seguramente en el libro que está cocinando Rosario Robles habrá de ofrecer pasajes de su vida sindicalista en la UNAM, y cómo en 1987 se ligó a la figura de Cuauhtémoc Cárdenas a través de quien fuera su esposo en aquella época, Julio Moguel, cuando vivían en un pequeño departamento en la unidad "El Rosario" También hablará de las campañas del 94 y del 2000, su arribo a la presidencia del PRD y su paso por la jefatura del gobierno capitalino Es decir, lo que todo el mundo sabe Habrá que esperar si en "Con todo el corazón", Rosario se atreve a hablar de cómo empezó su relación con Ahumada y del papel que este empresario tuvo en el pago de la deuda del PRD con Televisa, por 200 millones de pesos, o de sus "sospechas" de que grababa las conversaciones con los miembros del PRD (Bejarano, Ramón Sosamontes, Carlos Imaz, Lázaro Cárdenas) Rosario debe a los perredistas y a los simpatizantes de la izquierda que tanto defiende, y a la que no quiere renunciar, una versión real de lo que ella sabe de Ahumada, de sus relaciones con Carlos Salinas de Gortari, Roberto Madrazo, entre otros, así de cómo llegó a Cuba La versión de Rosario Robles puede ser clave para entender las alianzas estratégicas que han tejido muchos de los personajes políticos importantes que están actuando hoy en día y que serán igualmente influyentes en las elecciones del 2006, y que de alguna manera tuvieron que ver con Carlos Ahumada Así, más que su pasado, lo importante de Rosario Robles es su presente ¿Pero será capaz Rosario Robles de hablar de cómo fueron sus relaciones políticas con Ahumada y, al mismo tiempo, de las que estableció su pareja sentimental con miembros de la cúpula priista y del gobierno federal? Lo más seguro es que no, y que "Con todo el corazón" vaya a ser un libro ligth, o un mero pretexto que la exdirigente perredista utilizará en su intento por justificar lo injustificable, que es haber echado a perder una de las carreras políticas más valiosas que una mujer ha tenido desde hace muchos años en el vida política nacional

Comentarios