La trampa azul

miércoles, 22 de diciembre de 2004
México, D F, 21 de diciembre (apro)- Es común escuchar, en cadena nacional, las rabietas del presidente Vicente Fox cuando el Congreso actúa de manera diferente a lo que él espera, es decir, de manera independiente, como poder autónomo que es; en la víspera de alguna votación importante intenta congraciarse y se lanza con adulaciones hacia los legisladores; al final, cuando los resultados le son adversos, descalifica y denosta a los integrantes del Congreso, a quienes acusa, por lo menos, de frenar el desarrollo del país Un claro ejemplo lo hemos padecido en días recientes, desde que los diputados aprobaron un Presupuesto de Egresos diferente al enviado por el Ejecutivo Después de varias semanas de amenazas, hoy, por fin, el presidente las cumplió y presentó ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación la controversia constitucional tan anunciada Como buen estadista que se precia de ser, el presidente, a través de la televisión, envío un mensaje a la Nación, mediante el cual presentó los argumentos que lo orillaron a tomar la decisión de presentar la controversia ante la SCJN Dijo que los legisladores violaron la Constitución, que se atribuyeron facultades que no tienen y otras lindezas más En este caso llama la atención el berrinche del presidente y el eco que hizo de él su secretario de Gobernación, Santiago Creel, porque ya sabían a lo que se enfrentarían desde el momento en que enviaron el paquete económico y financiero del próximo año al Congreso de la Unión Desde el pasado 15 de abril, tanto el presidente como su secretario de Gobernación sabían que la Cámara de Diputados tiene la facultad de modificar las iniciativas del Ejecutivo Ese día, con la anuncia del PAN --el partido al que el presidente Fox está afiliado--, los diputados aprobaron una iniciativa presentada originalmente hace seis años por el perredista Pablo Gómez, y retomada el 30 de marzo pasado por el diputado oaxaqueño Luis Antonio Ramírez Pineda, a fin de hacer realidad la flamante frase que lanzó el guanajuatense en su toma de posesión: "El presidente propone y el Congreso dispone", y así ejercer realmente la función de contrapeso al voraz presidencialismo que padecimos durante más de 70 años de hegemonía priista Es curioso que el mismo partido al que pertenece el presidente le haya atado las manos Sin resistencia alguna por parte de los panistas, mucho menos de su coordinador, el gris diputado chihuahuense Francisco Barrio, los del blanquiazul dieron el sí a la modificación del artículo 74 constitucional Ninguno de sus legisladores subió a la tribuna para defender la atribución ?muchas veces metaconstitucional-- que hasta ese día tenía el titular del Ejecutivo federal en materia presupuestal A la hora de la votación, 127 votos, de los 391 con que fue aprobada la iniciativa, fueron de legisladores del PAN Más aún: el presidente y su "gabinetazo" tuvieron tres meses para darse cuenta del problema que se les venía encima y no dijeron ni hicieron nada El 7 de julio se publicó en el Diario Oficial de la Federación la reforma al 74 constitucional, la cual facultó a los legisladores a decidir cómo, cuánto y en qué se gastaría el dinero que ejercerá el gobierno de Vicente Fox, en este caso Ese día era propicio para que el presidente presentara una controversia constitucional, si es que creía que los diputados estaban atribuyéndose facultades que no les corresponden ¿Por qué esperó hasta que el Presupuesto fue modificado y aprobado? Tal vez para lanzar la bolita al Congreso sobre su incapacidad para llevar a buen puerto los destinos del país De esta manera, la culpa, según la estadista visión del presidente, será de los legisladores y no de él y su "gabinetazo"; sobre todo, el próximo año en que la carrera por la sucesión presidencial ?adelantada e impulsada por él mismo-- ya estará llegando a su meta con la definición de los candidatos de los principales partidos En este caso, llaman la atención dos asuntos: que tanto el presidente Fox y su secretario de Gobernación, Santiago Creel, hayan hecho énfasis en que si el fallo de la Corte es contrario, desistirán de cualquier acción Esta es una perogrullada, porque una resolución de la SCJN es inapelable e inatacable, y ni el titular del Ejecutivo puede hacer algo para modificarla, por lo tanto, resulta ociosa esa mención; pero la hicieron, según ellos, para dejar en claro que no es una confrontación, sino una manera institucional de resolver las diferencias, y de paso "curarse en salud" ante la tormenta que se avecina en el 2005 El otro asunto es la evidente incapacidad del secretario de Gobernación de operar políticamente en busca de consensos con el Congreso Sabía a lo que se enfrentaba el gobierno y no hizo nada por convencer a los diputados; y si lo hizo, fue insuficiente Comentarios (jperez@procesocommx)

Comentarios