Hay estabilidad en Irak y habrá elecciones: Bush

viernes, 3 de diciembre de 2004
* Anuncia el Pentágono el envío de 12 mil efectivos para contener la insurgencia y garantizar la realización de los comicios Washington, 2 de diciembre (apro) - Al tiempo que la cifra de soldados muertos en Irak supera ya los mil 250, desde marzo del año pasado a la fecha, el presidente de Estados Unidos, George W Bush, insistió en que gracias a la presencia de sus tropas en ese país hay estabilidad, por lo que no hay motivo para aplazar las elecciones programadas para el próximo 30 de enero “Es tiempo de que vote esa gente (los iraquíes) Es uno de esos momentos en la historia en que la gente se sorprenderá por la rápida transformación de una sociedad que pasó de la tiranía, tortura y tumbas masivas, a una en la cual la gente tiene el derecho de expresarse en las casillas (electorales)”, declaró Bush La Casa Blanca se niega a aceptar la realidad que viven sus tropas en Irak, frente el creciente número de grupos insurgentes que luchan contra la presencia militar extranjera que se apoderó del país, una vez derrocado el régimen de Saddam Hussein Mientras Bush y su gobierno se niegan a aceptar las condiciones de inestabilidad en Irak y las crecientes amenaza de acciones terroristas para bloquear las elecciones, el Pentágono anunció el envío adicional de 12 mil soldados, para intentar contener a los insurgentes, con lo que serán ya 15 mil efectivos militares los que buscarán garantizar la seguridad para la realización de las elecciones “La celebración de las elecciones, el 30 de enero, será un indicador de que los insurgentes están encaminados hacia la derrota”, declaró por su parte Scott McClellan, el portavoz de la Casa Blanca “Estamos progresando en la derrota de los terroristas en Irak”, acotó La celebración de los comicios del próximo 30 de enero, además de ser un reto para el dominio que Bush asegura tienen sus tropas en Irak, tiene el fin de elegir democráticamente a una Asamblea Constituyente, que se encargaría de escribir y definir una nueva Constitución Política para Irak, de la cual emanarían los parámetros para la realización de elecciones democráticas y abiertas, a más tardar para enero del 2006, con las que los iraquíes podrán elegir a sus primeros gobernantes bajo un ambiente de nación occidental, como lo planeó la Casa Blanca con la invasión a ese país Las garantías de seguridad que ofrece Bush para la realización de los comicios, contrastan con los temores de los dirigentes de 17 partidos políticos de Irak y de representantes de varias etnias, quienes pidieron una postergación de seis meses para las elecciones El pedido de aplazamiento de los iraquíes se basa en el hecho de las amenazas que han hecho los grupos insurgentes de que atacarán a toda personas civil que acuda a las urnas, ya que consideran al proceso como una acción intervensionista directa de Estados Unidos, para occidentalizar a un pueblo cuya cultura, política, social y económica, es una de las más antiguas del mundo Los grupos insurgentes, incluso algunos líderes étnicos de Irak, están de acuerdo en que su sociedad deber transformarse para estar a la par de las democracias del mundo, pero rechazan el hecho de que esa transformación sea impuesta por Bush

Comentarios