Investigar a funcionarios por omisiones en el caso Tláhuac, pide la CNDH

viernes, 3 de diciembre de 2004
* De resultar responsables deben renunciar y enfrentar la justicia, dice * La confrontación entre autoridades locales y federales exhibe falta de disposición para servir a la sociedad México, D F, 2 de diciembre (apro)- El presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), José Luis Soberanes, subrayó que en los acontecimientos de Tláhuac hubo omisiones de autoridades que deben investigarse para que quienes sean culpables de esos hechos no sólo renuncien, sino enfrenten a la justicia si su deficiente actuación lo amerita Soberanes Fernández afirmó que la confrontación entre autoridades locales y federales con motivo de los acontecimientos en Tláhuac exhibe omisiones y falta de disposición para servir a la sociedad, que exige de los gobernantes trabajar en armonía Advirtió a las partes en conflicto que esa indisposición para trabajar en forma coordinada puede cobrar la factura en las elecciones del 2006 Entrevistado al término de la inauguración de las oficinas de la CNDH en el Centro Histórico, Soberanes Fernández cuestionó “¿Estamos con políticos profesionales o estamos viendo aquí un pleito de vecindad?” En cuanto a la actuación de quienes intervinieron en el homicidio tumultuario de dos policías en Tláhuac, destacó que en casos como éste se pierde totalmente la noción del respeto a la dignidad humana Dijo que la violencia es un problema de fondo en el que, tanto autoridades como sociedad deben reflexionar Cuestionado sobre el Programa Nacional de Derechos Humanos que será presentado en los próximos días por el gobierno federal, el presidente de la CNDH expuso que no lo conoce; pero que espera que contemple los principales programas de derechos humanos en el país, como son, entre otros, el de las mujeres asesinadas en Ciudad Juárez, la eliminación de la tortura, los migrantes, la situación de los reclusorios y los problemas indígenas En el acto inaugural, Soberanes Fernández refirió que la construcción que hoy ocupa la CNDH en el Centro Histórico, antes de ser rehabilitada y quedar en las condiciones actuales, padeció desatención parecida al olvido que en el procedimiento penal mexicano sigue recibiendo la víctima del delito “El rescate arquitectónico de este predio ha tenido un doble propósito: el de albergar en esta zona de la ciudad una oficina de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos que dé atención a las víctimas del delito y simbolizar, al mismo tiempo, que el olvido, el descuido y aun la incuria humanas pueden ser revertidos si en verdad se quiere”, dijo Soberanes destacó que en toda la cadena procesal penal mexicana la víctima es aún el eslabón más débil, pues, incluso en el esclarecimiento de un hecho delictivo participa de manera casi marginal y se le convierte en destinataria de serias obligaciones y de muy pocos derechos Tras señalar que la atención a la víctima del delito requiere de mayor importancia, sobre todo en cuanto a la atención que el Estado debe proporcionarle –-“no sólo para reconocer sus derechos, sino para hacerlos realmente efectivos”—, Soberanes Fernández propuso que muchos de los bienes incautados al crimen organizado sean destinados a constituir un fondo de atención a las víctimas del delito El ombudsman nacional puso de manifiesto que en esta nueva oficina la CNDH ofrecerá asistencia jurídica, terapéutica y aun moral a las víctimas del delito, e impulsará que puedan tener un reconocimiento mayor y una participación más activa en el ámbito de la justicia

Comentarios