El año que viene

jueves, 30 de diciembre de 2004
México, DF, 29 de diciembre (apro) - El panorama para el país en el 2005 se prevé muy agitado desde todos los puntos de vista Pero la principal preocupación es que se presenten brotes de violencia, pues los tiempos de disputa del poder presidencial ya están adelantados y la gobernabilidad es débil desde la silla presidencial Con los tiempos adelantados para quienes aspiran a la candidatura presidencial, el ambiente que se ofrece es de graves confrontaciones en todos los partidos “La caballada está gorda”, pues al menos existen 20 aspirantes a la silla presidencial, algo que no se había registrado en la historia política nacional No son pocos los que observan en la muerte de Enrique Salinas de Gortari un mensaje de algún grupo político, dentro o fuera del PRI, en contra de la corriente política que comanda el exmandatario Carlos Salinas y que se encuentra en plena carrera en pos de la elección presidencial Rotas las alianzas que alguna vez se tuvieron entre los distintos grupos que detentan el poder político, no se puede descartar que la confrontación política el año entrante se tiña de rojo, como en 1994, cuando fueron asesinados Luis Donaldo Colosio y José Francisco Ruiz Massieu Las diferencias que hay en el PRI también se expresan, aunque sin la virulencia del tricolor, en PAN y PRD, donde las corrientes y grupos ya tienen afiladas las armas para dar la batalla por la candidatura a la Presidencia de la República En lo económico, el escaso crecimiento en Estados Unidos habrá de repercutir en el mercado nacional, por lo cual el gobierno de Vicente Fox tiene menos probabilidades de alcanzar la tan ansiada meta de 7% que prometió al inicio de su administración Pero si la reducción del crecimiento económico preocupa al gobierno, en realidad el mayor impacto se tendrá en los bolsillos de las familias, principalmente en las que están consideradas dentro del rango de la pobreza, que son más de 10 millones Socialmente la cosa no estará del todo bien La inseguridad, la economía familiar desmejorada, los escándalos políticos, la pelea entre grupos en busca del poder, la ineptitud del gobierno, la creciente fuerza de los carteles de la droga y la debilidad en la gobernabilidad, pueden crear un caldo de cultivo en el cual la violencia podría brotar de manera natural Dentro de este agitado ambiente, no se debería descartar la aparición nuevamente de los grupos armados que, desde el 2001 –luego de los petardos a Banamex y de la marcha zapatista al Distrito Federal--, se han mantenido en un bajo perfil, pero que hasta donde se tiene información, siguen activos, reorganizándose, en la clandestinidad A raíz del linchamiento en Tláhuac, ha surgido información confidencial de la presencia de los grupos guerrilleros más radicales (EPR, FARP, entre otros) en las zonas rurales y periféricas de la Ciudad de México Estos grupos, que en los últimos tres años han recibido fuertes golpes a su dirigencia, seguramente ya se han reorganizado, debido a las estructuras celulares que las mantienen y les permiten seguir operando a pesar de que no tengan una ‘cabeza’ formal Pero si la extrema izquierda tiene vida subterránea, no se debe de olvidar que también la ultraderecha tiene movimientos ocultos, y que su interés principal es mantenerse en el poder Para ello, estos grupos con amplias ramificaciones en los sectores gubernamentales, empresariales y eclesiásticos, tienen sus propios métodos, entre ellos la violencia Ante este panorama, la sociedad tiene pocas esperanzas de salir bien librada del agitado ambiente que se prevé en 2005 y 2006 Principalmente porque las instituciones de gobierno, así como las de seguridad y de justicia, han sido debilitadas por los propios actores de la lucha política La figura de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, la última instancia que se tenía a salvo para dirimir los múltiples conflictos que hoy se presentan, ha sido vulnerada, al ser incluida por el presidente Fox en la controversia constitucional en contra de la Cámara de Diputados por la aprobación del presupuesto del 2005 Siendo juez y parte de este conflicto entre poderes, la Corte ya no saldrá bien librada, y su autoridad, que era vista como fundamental para resolver los problemas derivados de la disputa por el poder, se verá seriamente debilitada por los golpes de la Cámara de Diputados, que ya amenaza a sus magistrados con entablarles juicio político Con instituciones débiles y una gobernabilidad en entredicho, solamente quedaría la posibilidad de que una mano firme pueda sacar adelante al país en los próximos años Esto es lo que, desde la residencia presidencial, se dice habrá de aplicar el primer mandatario, aunque por lo visto sería una reacción tardía, pues la tormenta ya está en su apogeo

Comentarios