IV Festival de Órgano en Oaxaca

lunes, 6 de diciembre de 2004
Oaxaca, Oax , 6 de diciembre (apro)- Con devoción casi animista, desde hace cuatro años la pianista Cecilia Winter se ha entregado a rescatar y difundir los antiguos órganos tubulares de la región Afirma esta norteamericana-mexicana, radicada aquí desde hace poco más de tres décadas: “Son los mismos órganos musicales quienes nos dicen lo que necesitan” Fundadora en el 2000 del Instituto de Órganos Históricos de Oaxaca (Iohio, o más familiarmente, “el yoyo”, como se le conoce con familiaridad a su asociación civil), ella se siente orgullosa de ser conocida como “la yoyo ma”, es decir, “la mamá del Iohio” que comenzó, dice, como muchos proyectos, “a veces por circunstancias casuales, no por una gran idea”: “Yo y un colega organista hicimos un gran concierto y tocamos en el órgano de la iglesia de San Jerónimo Tlacochahuaya; la gente no había escuchado ese órgano en muchos años aunque ya estaba restaurado, y hubo una gran respuesta: asistieron como 600 personas, así que tocamos otra vez en la capital de Oaxaca ante una multitud de gente “Esto nos dejó muy claro que había una necesidad muy grande por oír los órganos restaurados, y fue como el germen del proyecto, pero después nos dimos cuenta que los órganos no restaurados también necesitaban atención, porque existía el riesgo de perderlos completamente, ya por falta de conocimiento, o porque se estaban quemando y desarmando; pero en los pueblos, pues la gente no sabía qué hacer” Fue entonces cuando el Iohio se enfocó en el aspecto de protección del patrimonio a través del INAH, en un proyecto que posee diferentes aspectos, como es la difusión a través de un boletín (el tercero y más reciente salió en marzo) y de conciertos o festivales, además de capacitación de organistas: “Tenemos ahora una pequeña academia de música para estudiar teclado y coro Es todo un arte tocar los órganos, y simplemente nos abrimos a lo que hay, y otra cosa: son los mismos órganos quienes nos han dicho qué es lo que necesitan; un órgano como el de Tlacochahuaya posee un sonido maravilloso en una preciosa iglesia, pero por falta de tocarse, cada vez que vamos allá siempre hay constantes problemas, ya que las ratas carcomen los tubos Los pueblos nos solicitan bastante ofrecer conciertos en sus órganos, y la necesidad más crítica ahora es la capacitación de organistas, para que aunque sea con unos acordes, se oficie misa con órgano En su oficina junto al Museo de la Filatelia en las calles de Reforma, hay un mapa de los órganos oaxaqueños --¿Cuántos hay y cuántos se han rescatado? --Tenemos 68 órganos históricos registrados en Oaxaca hasta la fecha, y de ellos, hay siete restaurados Desde el inicio de este proyecto había 45 órganos registrados en la literatura, y añadimos 23 que hemos descubierto Dependemos de los tips que dan los pueblos y tenemos una gran red de contactos: arquitectos, antropólogos, sacerdotes y gente que visita las comunidades, pues la gente que vive en los pueblos a veces no sabe lo que tiene de patrimonio musical Así, hemos recibido reportes de los pueblos y, en ocasiones, encontramos los órganos por casualidad” La pianista rubia ojoazul sonríe: “Llevo 32 años viviendo en Oaxaca y cuatro hijos oaxaqueños nacidos aquí Mi esposo (Marcos Winter) es arqueólogo del INAH, estamos aquí por su trabajo Soy pianista y clavecinista, el clavecín que escucharon en el concierto con José Suárez, acompañando a Horacio Franco en la inauguración del IV Festival de Órgano y Música Antigua, es mío” Fue construido en 1991 por Fred Bettenhausen en Haarlem, Holanda, y es réplica de un instrumento francés de mediados del siglo XVIII que creara el famoso constructor Pascal Taskin “Me interesa la música desde los 20 años de edad y sigo tocando, pero este proyecto del Iohio me ha atraído más porque los órganos envuelven un grandioso concepto que unifican muchos intereses míos Tengo una maestría en historia, hago investigaciones en los archivos y llevo a cabo protección de patrimonio, que es algo que conozco muy bien a través de la labor de mi marido, con los viajes a los pueblos en un servicio a la comunidad, y todo esto se une en el Iohio Ha sido muy satisfactorio nuestro trabajo en un sentido personal para mí; lo único que se complica es que el proyecto ha crecido y sigue creciendo de una manera rápida, por ser multidimensional “Trabajo casi sola, aunque tengo mucha gente contratada para cosas específicas en el aspecto de conservación, mantenimiento, registro, lista de patrimonio, visita a los pueblos, comunicación en las comunidades más los aspectos antropológico, histórico, musical, religioso, etcétera En Oaxaca estamos tratando de revivir la música antigua con toda la tradición de aquí, porque este estado era el tercer centro musical de la Nueva España, luego de México y Puebla” Como organizadora, manifiesta su satisfacción por esta primera etapa del IV Festival de Órgano del pasado noviembre; la segunda está programada para el año próximo, del 11 al 13 de marzo “Ha sido un encuentro más grande que los anteriores por diferentes razones, y esta vez dividimos el IV Festival en dos etapas cronológicas, ya que vendrá el maestro organista italiano Luigi Tagliavini, pero ya cuenta con 75 años de edad, y debí solicitar su presencia con dos años de antelación, y esa es la fecha que puede venir Incluiremos conferencias magistrales con él El festival creció, así mismo, porque esta vez quisimos incluir el órgano de Santa María Tamazulapan, cosa que nunca habíamos hecho, con el Ensamble de Música Antigua que dirige Rafael Cárdenas” Fueron seis conciertos de los siete órganos reconstruidos en Oaxaca En todos los pueblos están muy animados y han hecho mucha difusión Hubo estreno de obras y las localidades incluyeron Santo Domingo Yanhuitlán (“un lugar maravilloso, creo que de la época colonial fue la estructura más alta de pura piedra, y el órgano es del siglo XVIII; hay una acústica increíble donde tocó Víctor Urbán con el trompetista Alfredo Ruiz”) El musicólogo peruano Aurelio Tello participó en la Basílica de la Soledad con un programa de música del archivo musical oaxaqueño, con el coro Capilla Virreinal de la Nueva España, y el holandés Jacques van Oorstmerssen estuvo el sábado 20 de noviembre en Tlacochahuaya y Zautla, ejecutando al final improvisaciones de la Canción mixteca En marzo se espera a Tagliavini con el norteamericano Robert Bates “Este año tuvimos un presupuesto muy reducido, entonces fue un gran reto financiarlo con apoyos de amigos de la comunidad, de ahí que aparezcan muchos logotipos en el cartel y, sin embargo, hubo gran entrega de la comunidad oaxaqueña, y la respuesta fue inmediata, llena de generosidad Los conciertos han sido grabados por los jóvenes ingenieros Juan García y John Dickie; esperamos que en marzo publiquemos ya el primer disco compacto de algunos de los registros en los últimos festivales”

Comentarios