Minimiza Bush vulnerabilidad de EU ante ataques terroristas

martes, 7 de diciembre de 2004
* Asegura que el atentado en el consulado de Jiddah tiene como fin intimidar a Washington Washington, 6 de diciembre (apro)- El presidente de Estados Unidos, George W Bush, minimizó el nivel de alerta y vulnerabilidad de su país ante el terrorismo por el ataque al consulado estadunidense en Jiddah, Arabia Saudita, y señaló que ese no es más que un acto para intimidar a Washington con afán de revertir su política en el Oriente Medio “Los ataques en Arabia Saudita son un recordatorio de que los terroristas todavía siguen operando, quieren que dejemos Arabia Saudita, quieren que dejemos Irak, quieren que tengamos miedo y preocupación ante su determinación de seguir asesinando al azar y matando a gente inocente”, dijo Bush durante una breve sesión de preguntas y respuestas en su reunión con Ghazi Al-Yawer, presidente del gobierno interino de Irak La Casa Blanca, el Departamento de Estado y el de Defensa, reaccionaron con mucha calma al incidente del consulado en Jiddah, donde militantes extremistas islámicos lograron traspasar las medidas de seguridad y en un intercambio de fuego con rifles de alto poder y granadas, lograron matar a ocho civiles, todos empleados locales, antes de que los cinco asaltantes fueran asesinados por los guardias que vigilan las 24 horas del día el complejo estadunidense “Entiendo que murieron varios de los atacantes, pero otros fueron capturados por el gobierno saudita y tengo la confianza de que ellos compartirán la información con nosotros”, apuntó el presidente Bush Al ataque al consulado en Jiddah, aunque fue noticia en todos los medios de comunicación de Estados Unidos, fue un incidente al que no se le dio mucha cobertura ni seguimiento después de que se oficializara que ningún estadunidense pereció como resultado del ataque de los extremistas islámicos que duró unas tres horas Los detalles sobre el ataque al consulado estadunidense no se dieron a conocer de inmediato, por lo que la Casa Blanca, a través del Departamento de Estado, solicitó al gobierno saudita un informe completo sobre lo que ocurrió Sobre todo para explicar de qué manera los asaltantes pudieron burlar el cerco de seguridad del edificio que resguardan fuerzas especiales de ese país El incidente, sin embargo, volvió a prender el sistema de alerta del gobierno estadunidense, porque demostró que los grupos terroristas continúan fraguando todo tipo de estrategia para atacar a Estados Unidos, ya sea dentro o fuera de la territorialidad de la Unión Americana El Departamento de Seguridad Interior, todavía bajo el mando de Tom Ridge, ya había advertido al público estadunidense que durante este mes de diciembre aumentaba el nivel de alerta sobre posibles ataques terroristas, a nivel local y en el extranjero Una de las cosas que salieron a la luz con el ataque al consulado en Jidahh, es la gran vulnerabilidad de Estados Unidos ante cualquier acción terrorista, sobre todo fuera de sus fronteras, y la ineficacia de sus agencias de inteligencia o espionaje para prevenir cualquier acción de grupos extremistas contra sus intereses Así mismo, lo ocurrido en Arabia Saudita encuadra totalmente la reciente amenaza que hizo Osama bin-Laden, presunto líder de la agrupación terrorista al-Qaeda, de que continuarán los ataques contra Estados Unidos, mientras su gobierno no retire a sus tropas de Arabia Saudita, deje de apoyar incondicionalmente al gobierno de Israel, retire a las fuerzas de ocupación en Irak; y cambie radicalmente su política intervencionistas en toda la región del Medio Oriente Bush reincidió en manejar este tipo de incidentes como un intento para intimidar a su país; y subrayó una vez más que se mantendrá a la ofensiva

Comentarios