El narco ahoga Michoacán

domingo, 1 de febrero de 2004
Más de 100 ejecuciones marcan los primeros dos años de gobierno de Lázaro Cárdenas Batel, producto de disputas por el control territorial entre cuatro organizaciones criminales que han penetrado todas las actividades económicas y políticas del estado COSTA SIERRA NAHUA, MICH- El narcotráfico, el lavado de dinero y hasta la narcopolítica tendieron sus redes en Michoacán, en donde operan cuatro cárteles con estructuras bien organizadas que se disputan las rutas y el dominio de la plaza Las confrontaciones entre bandas que lo mismo operan en Michoacán, Jalisco, Colima o Sinaloa, es la causa de que en los dos años de gobierno de Lázaro Cárdenas Batel se hayan perpetrado cerca de 100 ejecuciones, según documentan organismos independientes defensores de derechos humanos Entrevistado el sábado 24 de enero en la casa de gobierno, Cárdenas Batel, quien pronto rendirá su segundo informe de gobierno, reconoce que la violencia, el tráfico y el consumo de drogas están a la alza en Michoacán, pero afirma: "Yo recibí el estado con las redes del narcotráfico enquistadas desde hace varios años" También acepta que, aunque es difícil probarlo, resultan preocupantes los escándalos de narcopolítica en el estado, pues existen casos de alcaldes o autoridades municipales menores que están bajo sospecha por haber sido financiados con dinero del narcotráfico: "Es un asunto que tenemos que revisar" Recuerda que cuando era candidato, "hubo campañas municipales y locales que por excesivas resultan sospechosas Llama la atención que aunque en muchos lugares el PRI ya no tiene el poder, sigue contando con mucho más recursos que el resto de los partidos" Si bien uno de los mayores escándalos que vivió Michoacán fue el hallazgo, en 1985, del cuerpo del agente de la DEA Enrique Camarena Salazar y de su ayudante, el piloto Alfredo Zavala Avelar -ambos encontrados cerca del rancho El Mareño, y que significó el enfrentamiento del entonces gobernador Cuauhtemoc Cárdenas, su padre, con la federación-, desde hace varios años los reflectores están centrados en José Antonio García Torres, actual senador por Michoacán Por lo menos desde 1998, García Torres es mencionado en informes de inteligencia como presunto contacto de los hermanos Valencia y del cártel de Tijuana, que se asentaron en Michoacán durante el gobierno de Víctor Manuel Tinoco Rubí En ese entonces, García Torres era secretario general de gobierno En el informe titulado Conjunto de irregularidades y desvíos de recursos del gobierno de Michoacán, con la clave V-1 1996-1998, se afirma que García Torres, quien pretendió ser gobernador, "buscó patrocinio económico de la familia Valencia en la pasada campaña y que éstos aceptaron a cambio de no ser molestados" García Torres fue subprocurador general de la República con Jorge Carpizo y es el mismo personaje que, según el abogado José Antonio Sánchez Ortega, defensor del cardenal Juan Sandoval Íñiguez, aparece registrado en las bitácoras de varios vuelos que personal de la PGR realizó a la ciudad de Guadalajara antes y después del crimen del cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo y que no se han investigado Durante el gobierno de Tinoco Rubí, García Torres fue, durante cuatro años, secretario general de gobierno, época en la que Armando y Luis Valencia Cornelio operaban el narcotráfico a gran escala, y sus ganancias eran "lavadas" mediante ranchos y múltiples empresas exportadoras de aguacate, uno de los principales negocios de la familia Valencia, las cuales están aseguradas por la PGR En la entidad son conocidas las compañías Avoperla, La Tregua, así como otras empresas dedicadas al giro de los bienes raíces que fueron señaladas como instrumentos para el blanqueo de dinero proveniente del narcotráfico, las cuales florecieron en la gestión de Tinoco Rubí La PGR tuvo conocimiento de las operaciones de los hermanos Valencia en 1998, luego de la aprehensión de Guillermo Moreno Ríos -actualmente sujeto a extradición-, representante de un cártel colombiano y principal abastecedor de droga del cártel del Milenio Ahora bajo el liderazgo de Luis Valencia, quien asumió el control del cártel tras la aprehensión de su hermano Armando, la organización continúa sus operaciones asociado con Joaquín El Chapo Guzmán, quien a su vez está ligado a Ismael El Mayo Zambada, exlugarteniente de Amado Carrillo La lucha Sin embargo, el cártel del Milenio ya no goza de pleno dominio en Michoacán, pues el cártel del Golfo encontró la forma de penetrar en esa entidad a través de Carlos Rosales Mendoza, exsocio de los Valencia, quien según la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO), domina la producción de mariguana en una parte de Guerrero y Tierra Caliente, Michoacán De acuerdo con esos mismos informes, en Michoacán operan cuatro cárteles que tienen bien establecidas sus rutas y sus zonas de influencia El de Tijuana, por ejemplo, domina el tráfico de cocaína, mariguana y metanfetaminas, y controla los municipios de Lázaro Cárdenas -donde está el puerto del mismo nombres-, Coahuayana, Aguililla, Arteaga y Tumbiscatio Los Cawboys, célula que tiene su base en Sinaloa y que domina la venta de heroína, cocaína y metanfetaminas, cubre las demarcaciones de Tinguindín, Tocumbo, Los Reyes, Sahuayo, Jiquilpan, Purepero, Peribán y La Piedad El cártel de Juárez, ahora encabezado por Vicente Carrillo Fuentes, opera en Morelia, Zitácuaro, Huetamo, Jungapeo, Tiquicheo, Tuzantla, Benito Juárez y Susupuato Algunas ramificaciones del cártel de Sinaloa tendieron sus redes en Carácuaro, Tacámbaro, Nocupertaro, Villa Madero, Acuitzio y Turicato, en tanto que los hermanos Amezcua Contreras, llamados Los reyes de las metanfetaminas, tienen su base en Colima, pero cuentan con aliados en Apatzingán, Tafetán, Tepalcatepec, Ario de Rosales, La Huacana, Buenavista, Tancítaro, Santa Clara del Cobre y Nuevo Trecho Así, las disputa por el dominio de las plazas ha provocado cerca de 100 ejecuciones en Michoacán en los últimos dos años, particularmente en la costa que colinda con los estados de Colima y Jalisco La confrontación más fuerte la enfrentan los Valencia con Carlos Rosales, su antiguo socio El pleito surgió luego de que Rosales asesinó a un primo de los Valencia, tras una disputa por droga Posteriormente, Carlos entró en contacto con Osiel Cárdenas y empezó abrir la ruta Michoacán-Golfo La PGR confirmó que, para su seguridad personal, Osiel Cárdenas le asignó a Rosales tres exmilitares que forman parte del grupo conocido como Los Zetas, y desde entonces la PGR y el Ejército empezaron a buscar a ese grupo armado en Michoacán Luego de romper relaciones con Rosales, los hermanos Valencia, a su vez, se aliaron con El Chapo Guzmán y la banda conocida como Los Chachos -operadores del cártel de Juárez en Tamaulipas-, a quienes se les atribuyen cerca de 200 "levantones" en Nuevo Laredo y las balaceras y ejecuciones suscitadas tras la caída de Osiel Cárdenas Carlos Rosales, conocido como Carlitos o El Prieto, de acuerdo con las investigaciones de la PGR, resultó una pieza clave en el violento operativo que realizaron Los Zetas el 5 de enero último en el penal de Apatzingán, en donde fueron liberados cinco personas, de quienes la PGR ignoraba sus vínculos con el narco, pues fueron encarcelados por homicidio, asociación delictuosa y portación de arma de fuego A menos de un mes de los hechos, la PGR y la Procuraduría de Justicia de Michoacán aún no logran armar el rompecabezas del operativo, pero trabajan sobre la hipótesis de que Los Zetas pudieron haber recibido apoyo oficial, particularmente de elementos de la Policía Federal Preventiva; que se refugiaron en algún rancho de la costa michoacana, donde habrían sido apoyados con armamento Para conocer más detalles sobre cómo y dónde se refugiaron Los Zetas antes del operativo de Apatzingán, la PGR y el Ejército investigan, desde 2003, las operaciones de varios ranchos ubicados en la costa de Michoacán que están bajo sospecha por servir como almacenamiento de drogas y refugio de Los Zetas Uno de los predios bajo investigación se llama Lindavista, está ubicado en la carretera Playa Azul-Manzanillo, y su propietario es Mario Alberto Caballero Valencia, presunto socio de los Valencia Muy cerca de ese rancho, en un lugar conocido como Cerro Verde o Hacienda Tupitina, en la costa michoacana, la PGR realizó un cateo el 3 de abril del año pasado y detuvo a tres personas que, de acuerdo con la averiguación previa PGR/UEDO/148/03, resultaron ser presuntos miembros de Los Zetas También fue desmantelado un laboratorio de drogas que estaba instalado en una bodega donde se almacenaba papaya y que presuntamente era operado por los Caballero, una de las familias más prósperas de Aquila Contra los detenidos también se integró la averiguación 56/2003, que se consignó al Juzgado Duodécimo de Distrito adscrito al reclusorio Oriente, por los delitos de posesión de arma de fuego y utilización de placas y engomado para identificar vehículos de procedencia extranjera Los ranchos Durante un recorrido de poco más de 300 kilómetros que el reportero realizó desde Lázaro Cárdenas hasta el municipio de Coahuayana, es común ver fastuosos ranchos a la orilla del mar que contrastan con la pobreza que rodea a la región Según el gobernador Cárdenas, la pobreza extrema de los habitantes de esa región provoca que muchas personas trabajen para el narcotráfico: "Es una región con una ubicación privilegiada, pero pobre El lavado de dinero es un problema que se ha dado desde hace mucho tiempo en esa zona y en otros puntos del estado, como en Tierra Caliente, igual que ocurre en otros estados de la República" Reconoce: "La costa es una zona poco poblada, que por muchos años ha estado aislada en sus comunicaciones Ahí está ubicado el municipio de Aquila, quizás uno de los más marginados del país, que tiene población indígena, está bien ubicado geográficamente y resulta ideal para quienes se dedican al narcotráfico Por ello, se ha reforzado mucho la presencia de la PGR y del Ejército" -¿Comparte la opinión de que la economía de Michoacán depende, en gran parte, del lavado de dinero? -No, en absoluto Seguramente se dan casos, pero Michoacán tiene otras fuentes de ingreso, como los más de mil 300 millones de dólares que cada año envían los migrantes No dudo que haya dinero del narcotráfico, pero seguramente lo están lavando en otra parte Pobladores de la región de Buena Vista y Aquila señalan que en los pueblos es común la compra de ganado viejo o de desecho, que los narcotraficantes utilizan para introducirles paquetes de cocaína en el vientre Algunos pescadores que disponen de lanchas rápidas son contratados para recoger la droga que aviones procedentes de Sudamérica arrojan al mar, para luego ser enviada a Estados Unidos Cárdenas dice que otro problema preocupante es el llamado "narcomenudeo", que no sólo está presente en las ciudades grandes, como Morelia, sino en comunidades pequeñas, donde existen vínculos de las autoridades municipales o de la policía con el narco Según Cárdenas, un caso reciente que ilustra lo anterior fue el asesinato del síndico y del comisariado ejidal del municipio de Islán, quienes fueron ejecutados por denunciar la venta de drogas -Frente a este problema que crece cada vez más y que la federación no combate, ¿usted siente que, como gobernador, está rebasado por los grupos de narcotraficantes? -El combate del narco es difícil porque esos grupos tienen mucha movilidad y, en efecto, es un problema que le corresponde a la autoridad federal A nosotros nos impacta mucho, pero no tenemos los elementos jurídicos ni materiales para combatirlo a fondo Ya está demostrado que el actual marco jurídico no es competente y se está planteando una reforma para que los estados y los municipios, donde se conoce mejor cómo operan los grupos de narcotraficantes, puedan tener facultades legales y herramientas para su combate Este esfuerzo tiene que ser conjunto, de lo contrario resultaría una batalla perdida

Comentarios