Impunidad militar, con aval del gobierno

domingo, 1 de febrero de 2004
El caso de Guatemala que el pasado 20 de enero condenó al coronel retirado Juan Valencia Osorio por participar en un complot para matar a la antropóloga guatemalteca Myrna Mack en 1990 debe servir de ejemplo al presidente Vicente Fox, cuyo gobierno mantiene el fuero del ejército y sus miembros son juzgados en cortes militares, publica Proceso este domingo 1 de febrero Myrna Mack era una antropóloga e investigadora que documentaba las brutales operaciones del ejercito en las comunidades indígenas guatemaltecas hasta que el gobierno, enfurecido por su trabajo la mandó asesinar, pero su hermana logró que los ejecutores de Myrna fueran condenados Esto gracias a que en 1996 el Congreso de Guatemala aprobó una ley que reducía muchísimo el poder de los tribunales militares, que ahora sólo pueden juzgar faltas disciplinarias y otras violaciones del Código Militar Pero en México el sistema de justicia militar sólo refuerza la impunidad, pues su Código maneja conceptos tan amplios que dejan sin sentido lo que establece la Constitución, situación que deja al país muy atrasado respecto a los del resto del hemisferio Guatemala se ha sumado ya al grupo de países que han cambiado con éxito las leyes para limitar la jurisdicción militar, dice el texto de Proceso y cuestiona: si el presidente Fox está en verdad comprometido con la transparencia ¿por qué sigue permitiendo que un sistema de injusticia, oscuro, de secretos, sobreviva después de la transición política? Los mexicanos vinculados con casos de asesinatos, desaparición y violación de los derechos humanos también sufren intimidación y violencia; los testigos han sido asesinados Comunidades enteras han sido amenazadas por el aumento repentino de la presencia militar o policial Por eso el presidente Fox debe asumir una firme postura pública Pero llevar a los criminales militares ante la justicia es una tarea difícil, un trabajo de valientes, cita el reportaje que publica Proceso en su edición de este domingo 1 de febrero

Comentarios