Análisis político: Reelección en San Lázaro, negocio redondo

martes, 10 de febrero de 2004
México, D F, 9 de febrero (apro)- Hace una semana, el PAN puso sobre la mesa de discusión la posible reelección de los legisladores en el Congreso de la Unión, los principales partidos, PRI y PRD, vieron la iniciativa con buenos ojos, y votaron para que la Comisión de Puntos Constitucionales la dictamine lo más pronto posible, mientras que temas tan urgentes, como el investigar los recursos públicos que utiliza Marta Sahagún para promoverse y publicitar su fundación, Vamos México, se enviaron a la congeladora Para la ciudadanía, la urgencia no tiene otro objetivo más que proteger los intereses de todos los diputados y seguir abonando la impunidad con que la esposa del presidente de la República, en un país con más de 40 millones de pobreza extrema, derrocha el dinero del pueblo Germán Martínez, diputado del PAN, fue quien lanzó el 4 de febrero la propuesta para reelegir a diputados y senadores; el mismo que defendió desde el Instituto Federal Electoral (IFE) a Vicente Fox en campaña; el mismo que al triunfo foxista decidió ausentarse del país por tener alguna idea de las irregularidades cometidas por el exobernador guanajuatense Es el mismo joven abogado que prometía mucho cuando estaba en el IFE y aún antes, cuando en el Comité Ejecutivo Nacional del PAN operaba como abogado adjunto de la dirigencia nacional, que encabezaba en ese entonces Felipe Calderón Hinojosa Germán Martínez ha formado parte del grupo de michoacanos que rodean a Calderón Hinojosa, como César Nava, exdiputado federal en la primera Legislatura de Fox, y después abogado de Pemex Así, Martínez lanzó la convocatoria para discutir la reelección; su tesis es que los diputados que sirven se mantengan en el poder, mientras que los que no, se vayan a su casa Cómoda resulta su propuesta, pues no hay parámetros establecidos para medir el nivel de eficacia de un legislador, pero más que nada, resulta una burla O no lo es cuando sabemos que un diputado federal gana en promedio 120 mil pesos mensuales entre salario, compensaciones, comisiones, vales de despensa y un sinnúmero de canonjías, bueno, hasta boletos de avión les paga la ciudadanía Y de esos 500 diputados, podría usted decirlo o el propio Germán Martínez: hay por lo más una decena que trabaja en favor de la Patria, en favor de la ciudadanía Más tiempo han pasado discutiendo posiciones de poder entre los mismos partidos, o defendiendo políticas tan nocivas para la población como las que lleva el gobierno foxista en materia social, energética y ya no se diga laboral Un ejemplo del pobre trabajo que realizan los diputados --que buscan su reelección-- fue la intervención de esta joven promesa de la política durante la comparecencia de su jefe, Felipe Calderón Hinojosa, secretario de Energía Martínez, en lugar de cuestionar los altos sueldos, las prebendas que se otorgan los funcionarios, como aquel millonario crédito que se autorizó el mismo Calderón para comprar una lujosa residencia cuando aún estaba en Banobras, o la anuencia que dan a empresas extranjeras para que exploten el sector energético, se puso a defender la política energética del gobierno y que aplica su jefe; a insistir en la privatización y en cuestionar a quienes se oponen a ella Para Germán Martínez, la única manera de modernizar este estratégico sector es abriéndolo al mercado internacional, dejar que llegue cada vez más capital extranjero Para él no existe la posibilidad de tapar primero los huecos que evitan una buena recaudación de impuestos y que le significarían al país millonarios ingresos, con lo que resultaría innecesario abrir a la privatización uno de los sectores estratégicos Para este diputado, la solución más fácil, la que no mide las consecuencias a futuro --como el perder lentamente el control del sector energético-- es lo mejor Desde la tribuna defendió a su jefe de siempre, Calderón Hinojosa, y desde ese espacio impulsó nuevamente la política privatizadora de Vicente Fox ¿A este tipo de legisladores es a quienes hay que someter a una nueva votación? Es la pregunta, eso sin contar que, como él, la mayoría de los 500 diputados no hacen nada para siquiera ser dignos de volver a ser reelectos Y si de reelección forzada se tratará, porque al ser un asunto que concierne a todos los partidos políticos --que no quieren perder un ápice de poder--, seguramente se aprobará, pues que año con año se haga un plebiscito para ver si pueden seguir o no en su ociosa curul Que no se esperen a concluir el periodo de tres años antes de ser botados por la ciudadanía al no obtener los votos suficientes Imagínese usted si al año cada diputado se lleva casi un millón y medio de pesos y, en especie, cuatro y medio por el periodo de tres años, ¿cuánto se llevarán en caso de ser reelectos por otros tres años? Y todo lo paga la población ¿Es justo reelegir a gente como la farsa de boxeador que encarna Jorge Kahwachi, del PVEM; la favorita de Los Pinos, Elba Esther Gordillo, del PRI; el gángster del sindicato del Metro, Fernando Espino Arevalo, también del PVEM; el excontralor que nunca encontró los famosos ‘peces gordos’ sino charales de la corrupción, Francisco Barrio, del PAN; al acomodaticio de Jaime Moreno Garavilla, que ayer fue diputado por el tricolor y hoy lo es por Convergencia, o al joven Inti Muñoz, del PRD, que hasta ahora no ha tenido una intervención memorable en tribuna que desquite lo que gana? La posibilidad de rechazar la reelección es mínima, pues en ello muchos legisladores ven hoy un futuro más que prometedor: vivir de nuestros impuestos por tres años más

Comentarios