Fuenteovejuna en San Cristóbal

miércoles, 11 de febrero de 2004
México, D F, 10 de febrero (apro)- Lo sucedido el fin de semana último en el rancho San Cristóbal de la familia del presidente Fox en Guanajuato, muestra una vez más el gran desbarajuste que existe en el gobierno federal Como se sabe, cerca de 2 mil personas, pertenecientes a uno de los grupos de exbraceros y familiares de los que ya fallecieron, entraron por la fuerza al rancho de la mamá de Vicente Fox, apenas resguardado por una docena de miembros del Estado Mayor Presidencial –por cierto, ridículamente disfrazados como si fueran integrantes de un conjunto grupero, con pantalones de mezclilla, camisas a cuadros y sombreros blancos-- y unos cuantos policías municipales Eso sucedió el sábado 7, y el lunes 9, en la mayor parte de los diarios de la Ciudad de México, se publicó que habían fallado los sistemas de inteligencia nacional, principalmente el Cisen, dependiente de la Secretaría de Gobernación, por no haber detectado o advertido sobre la concentración que se llevaría a cabo en San Cristóbal, previamente anunciada por sus organizadores Sin embargo, después de una reunión del Gabinete de Seguridad Nacional realizada en Los Pinos, el secretario de Gobernación, Santiago Creel, aclaró que esa dependencia sí proporcionó la información pertinente a las demás instancias de seguridad nacional, incluyendo a la Secretaría de Seguridad Pública federal y el Estado Mayor Presidencial Y el secretario de Seguridad Pública, Alejandro Gertz Manero, confirmó que había recibido esa información, pero también aclaró que en todo lo relacionado con la seguridad de la Presidencia, sus fuerzas sólo pueden actuar por petición expresa del EMP, y que en ésta ocasión no fueron requeridas De esa manera, toda la responsabilidad de lo sucedido en San Cristóbal recaía en el EMP Pero este martes el mismo presidente Fox se encargó de elogiar la labor que lleva a cabo el jefe del EMP, general Armando Tamayo Casillas Así, ahora resulta que los sistemas de seguridad nacional funcionaron bien y nadie cometió errores Aunque también se podría pensar en todo lo contrario: que todos son responsables, y como en Fuenteovejuna, prefieren tapar las fallas mutuas Finalmente falta ver si en verdad, como dijo el presidente Fox, se aplica la ley y se castiga a quienes invadieron el rancho de su madre Entonces veríamos en la cárcel a miles de personas que lo único que reclaman es que les paguen el 10 por cientos de sus salarios que les fue retenido como una forma de pensión cuando ellos o sus parientes trabajaron en Estados Unidos en la década de los 40, y que después se esfumó

Comentarios