País de escándalos

jueves, 12 de febrero de 2004
México, D F, 11 de febrero (apro)- Uno de los fenómenos que ha sufrido el país en los últimos años ha sido una oleada inmensa de escándalos que ha inundado a la opinión pública, haciendo a un lado la solución de los graves problemas que tenemos como la pobreza en más de 50 millones de connacionales Y de este fenómeno nadie se escapa, lo mismo cae un deportista, que la gente del espectáculo, los políticos y los periodistas Es, algo así como la “casa del jabonero” donde el que no cae, resbala Al principio todo parecía divertido Causaba ironía --o tristeza dependiendo del estado de ánimo-- ver cómo La Tigresa saltaba sobre el político más desprevenido para dejarlo, literalmente, sin calzones, como tituló uno de sus libros Sin embargo, lo que antes era una situación excepcional, ahora parece la regla y las portadas de las revistas del corazón y de espectáculos compiten con las de los diarios y revistas políticas y financieras por los mismos escándalos Podría parecer exagerado decirlo, pero ha sido tan cotidiana y ruidosa la secuela de escándalos en los últimos años que el público lector o televidente ya se siente abrumado de la forma en que los medios de comunicación –prensa, radio, televisión e Internet-- repiten una y otra vez la misma nota Así, el caso de Lucerito y su guardaespaldas bien puede competir con las finanzas de Marta Sahagún y su fundación Vamos México; los errores de la Selección Mexicana de fútbol con los del equipo de gobierno del presidente Vicente Fox; el salario de Nico, el chofer de Andrés Manuel López Obrador, con los sobresueldos de los secretarios de Estado; el fraude del Paraje San Juan, con el también fraude de Ricardo Salinas Pliego en Estados Unidos con la venta de Unefon; el nieto de Fox con el hijo de Gloria Trevi; la venta de la imagen de la Virgen de Guadalupe con el retrato del Papa Juan Pablo II en las bolsas de Sabritas; y la riqueza de Elba Esther Gordillo con la de Jorge González Torres con el Partido Verde Hoy a los políticos y a los artistas les da lo mismo aparecer en las portadas de espectáculos que en las primeras planas de la sección policial Quizá como nunca, los políticos y sus familias son los personajes favoritos de los paparazzi y de las secciones de espectáculos Por ejemplo, a Jorge Castañeda igual se le puede encontrar por el día en el Tecnológico de Monterrey y en la noche en el aniversario de Fashion TV, el canal de moda de Latinoamérica El escándalo y el espectáculo han sido parte de la política En Italia, por ejemplo, hay estudios en donde han analizado comparativamente los elementos histriónicos que desarrollan los cantantes de ópera con los de los políticos en los recintos legislativos, y la similitud es muy cercana Pero en México nunca antes se le habían sobrepuesto estos elementos de espectáculo a la actuación política como ahora En los medios ocurre una situación similar Hoy el que grita más la nota, el que publica la foto más sangrienta o la imagen más comprometedora es quien vende más En esa dinámica han entrado los medios de comunicación y los actores políticos sin ningún empacho Quizá habría que recordar la forma en que se manejó Marta Sahagún con los escándalos originados con las publicaciónes del libro “La jefa” de Olga Wornat y el reportaje del Financial Times O también el espectáculo que dio el presidente Fox con la grabación de la salida de Fidel Castro de la Cumbre de Monterrey hace casi dos años Así mismo, el escándalo que generó con la golpiza que dio al gerente de un restaurante en Polanco el coordinador de los diputados del PVEM, Jorge Kawagi, quien meses después se presentó en una arena de pelea profesional donde fue abucheado por fraude por la mayoría de los asistentes Cómo olvidar al exdiputado guerrerense Félix Salgado Macedonio que lo mismo cantaba, actuaba y legislaba, y emulando a Pedro Infante en “A toda Maquina” intentó hacer de las suyas en su motocicleta adornada con cuernos en un estado de ebriedad bastante peligroso La lista de los escándalos en los medios es larga y en ella están también la familia Salinas de Gortari que se ha llevado las primeras planas dentro y fuera del país Pero todo cansa y quizá habría que proponer un pacto de paz y tranquilidad por varios días o semanas, para quitar el ruido del medio ambiente y la polvareda del horizonte; y que cada quién haga su trabajo: el presidente Fox a gobernar, Marta a su labor social en Vamos México, los legisladores a crear leyes, los periodistas a informar y los deportistas a ganar Comentarios jgolmos@procesocommx

Comentarios