Análisis políticos: Las cifras de la pasión

sábado, 14 de febrero de 2004
México, D F, 13 de febrero (apro)- Con motivo del “Día de San Valentín”, al INEGI se le ocurrió dar a conocer las estadísticas un día antes del 14 de febrero y que, según los responsables de ese organismo, tenían que ver con el “día del amor y la amistad” pero que, en conjunto, configuran un rostro actualizado de la sociedad mexicana, en cuanto revela el número de solteros, divorciados, suicidios relacionados con el amor o desamor, como se quiera ver Al 2001, dice el INEGI, se registraron 422 intentos de suicidios (170 hombres y 252 mujeres), y 3 mil 89 suicidios (2 mil 534 varones y 555 mujeres), en el país “Las causas por las que se realizan este tipo de actos son diversas: problemas amorosos y disgustos familiares”, serían dos de ellas La frialdad de las estadísticas se contrapone con la pasión de los enamorados Es el Distrito Federal en donde ocurre el mayor número de suicidios por razones amorosas, luego le sigue Guanajuato, Sonora y Veracruz “La causa amorosa fue motivo de casi 10 de cada cien intentos de suicidio: 94% de los intentos de hombres y 10% de mujeres Así mismo, por disgustos familiares, casi 33 de cada cien personas intentó quitarse la vida; 265% de los varones y 37 de mujeres” En el 2000 había más hombres solteros que mujeres, y los estados en donde hay más mujeres solteras son Aguascalientes, Distrito Federal, Guanajuato, Jalisco, Michoacán, Querétaro y Zacatecas En el país crecen los números de divorcios y las mujeres deciden casarse más jóvenes que los hombres, y también son más jóvenes las mujeres que se divorcian que los hombres, y los matrimonios tienen una duración promedio de diez años Evidentemente hacen falta análisis de todo tipo para interpretar dichas cifras, pero lo que sí queda claro es que se está configurando un nuevo rostro de la sociedad mexicana La pareja también está teniendo otra referencia, como es el caso de la pareja presidencial, en donde el rol del hombre lo está marcando la mujer, activa, audaz, con aspiraciones hasta de ser presidenta del país y que no despierta ningún celo en el hombre, en este caso del presidente de la República ¿Qué tanto se está imponiendo este perfil en la sociedad? Aún no se puede medir, pero no falta mucho tiempo para comprobar los resultados

Comentarios