"El último presidente de la revolución"

miércoles, 18 de febrero de 2004
México, D F, 17 de febrero (apro)- Autoconsiderado como “el último presidente de la Revolución”, José López Portillo opinaba en 1992 que el PRI, partido al que pertenecía, debía renovarse En una amplia entrevista concedida a Proceso, en noviembre de ese año, consideraba también en aquel entonces que “el país vive cambios que van a contrapelo de nuestros antecedentes revolucionarios" A continuación reproducimos la entrevista realizada por Elías Chávez que en aquel entonces publicó Proceso en su edición 836, del 9 de noviembre de 1992, fechada en Posadas, Argentina, a donde había asistido a un congreso internacional de arte e historia: *** José López Portillo, "el último presidente de la Revolución", reconoce que en México "las minorías no tienen salidas institucionales satisfactorias"; dice que el PRI "debe revisarse y renovarse"; indica que "el futurismo ya está en el ambiente"; y espera que el presidente de la República "siga siendo el fiel de la balanza" Revela que Miguel de la Madrid, ya siendo presidente electo, le pidió que no denunciara a los sacadólares Posteriormente –recuerda–, De la Madrid dejó al país sin estabilidad monetaria, sin estabilidad de precios y con débil estabilidad política En esas circunstancias, "a Carlos Salinas de Gortari le entregaron una tarjetita que decía: Eres presidente de la República y hazte bolas" Actualmente –analiza–, México vive modificaciones –como las del artículo 27 Constitucional– que "van a contrapelo de nuestros antecedentes revolucionarios" Pero si mediante la justicia social el país no sale adelante, la reprivatización de la banca constituirá, además de un acto lamentable, un "sacrificio institucional" López Portillo informa que protestó –"ante la autoridad competente"– por el contenido de los nuevos libros de texto Advierte que el Tratado de Libre Comercio puede ser la puesta en práctica de la Doctrina Monroe ("América –empezando por México– para los americanos") Nuevamente, como cuando era presidente, sale en defensa de Cuba, "víctima de la arbitrariedad de la fuerza y la soberbia estadunidenses, que son el pecado de Satanás" Teoría del Surf Apasionado, vehemente hasta en sus titubeos, López Portillo rechaza que el neoliberalismo económico sea "la respuesta final que ponga quieta a la historia", y da a conocer, en entrevista con el reportero, su Teoría del Surf: "Así como en el surf–explica– hay que aprovechar la fuerza de la ola para impulsar la tabla sobre la que vamos en difícil equilibrio y a riesgo de hundirnos, en este momento Estados Unidos se ha convertido, ya sin el contrapeso del socialismo real, en una gran ola neoliberal que nos mueve sin que tengamos capacidad para remontarla Sólo tenemos la posibilidad de aprovechar la fuerza de esa ola para darle el relativo sentido que las nuestras propician "Queramos o no –continúa–, tenemos que subirnos a la tabla, mantener el equilibrio y tratar de llegar a la playa para, ahí, esperar acontecimientos, aprovechar la fuerza de otra ola y buscar una dirección diferente a la que nos impone el neoliberalismo" Esta analogía –la Teoría del Surf– también la aplica López Portillo al Tratado de Libre Comercio: "El triunfo pírrico –dice– del capitalismo sobre el socialismo real, lleva a Estados Unidos a buscar una integración regional, casi de área geográfica Para ello alarga la Doctrina Monroe Y obviamente empieza con México, pero con la idea de extender sus redes a toda América Latina" López Portillo dice que, en este momento, dada la situación económica de México, no tenemos otra salida, por lo menos en el corto plazo, que subirnos a la ola, guardar el equilibrio e incorporarnos a una economía poderosa que también se esfuerza por sobrevivir ante la competencia con otros centros regionales, uno europeo, otro asiático El expresidente de México participó aquí, en la frontera argentina con Paraguay y Brasil, en el Primer Congreso Internacional de Historia y Cultura "El V Centenario desde América Latina" Al término del congreso, el 1 de noviembre, López Portillo aceptó la entrevista Pecado de satanás Después de que expuso su Teoría del Surf, el reportero le recordó una frase de cuando era presidente: "Lo que le hagan a Cuba se lo hacen a México" Y ahora, ante la llamada Ley Torricelli y las entrevistas del presidente Salinas con dirigentes anticastristas, el expresidente dice: "Ahora yo ya no tengo voz pública Pero tengo voz personal y puedo repetir que lo que le hagan a Cuba me dolerá profundamente a mí, lo sentiré como si me lo hicieran a mí y a mis convicciones La del pueblo cubano es la lucha heroica de las convicciones y la dignidad frente a la arbitrariedad de la fuerza y la soberbia estadunidenses, que son el pecado de Satanás" Esbelto, atlético, López Portillo tiene 72 años de edad Confía que padece una diabetes incipiente que no le impide beberse una cerveza y comer de todo durante la cena-entrevista Controla y supera la enfermedad con ejercicio físico: más de 2,000 abdominales y "lagartijas" al día Hace diez años, cuando dejó la Presidencia de la República, eran inimaginables las reformas a los artículos 27 y 130 de la Constitución O libros de texto como los recientemente editados Se le pide su opinión al respecto Responde: "Mi opinión sobre los libros de texto la expresé, de viva voz y por escrito, a las autoridades competentes De algún modo asumí el compromiso de no hacer pública mi opinión, pero puedo afirmarle que protesté contra el contenido de los libros, tanto en lo que se refiere al régimen de Díaz Ordaz, al que serví, como al de Luis Echeverría, con el que colaboré, y con el mío propio Protesté porque no estoy de acuerdo con los contenidos" En cuanto a las reformas al artículo 27 constitucional, López Portillo acepta los cambios y declara su lealtad al sistema: "Le digo como decía Chesterton: las cosas suceden y cambian Estamos viviendo tiempos de cambios Unos nos sorprenden, otros los esperábamos, pero todos los admitimos como consecuencia de los nuevos tiempos, que exigen nuevas soluciones Dado nuestro sistema, sistema al que soy leal, cada presidente tiene derecho a su oportunidad Cada presidente tiene información que le permite tomar decisiones Y a mí, como expresidente, me corresponde tratar de entender al presidente Salinas y esperar que las decisiones que tome sean las correctas "Las reformas al 27 constitucional son decisiones de una gran responsabilidad histórica, pero de una responsabilidad que yo respeto, porque están tomadas por quien ahora es lo que yo fui "Yo, en el tiempo que serví en el puesto de presidente, para resolver los problemas de producción en el campo, inicié una ley que se llamó de Fomento Agropecuario y que llevaba el mismo propósito de las modificaciones al artículo 27" Alimentar al hambriento –Evidentemente, no funcionó ¿Por qué razón? --No lo he estudiado Pero el hecho es que esa ley no fue suficiente y quedó de manifiesto, para el país, que 80 millones de mexicanos tenían que obtener de su propia tierra su alimentación Y todo esfuerzo que se haga, de cualquier tipo, para lograr ese propósito, es bienvenido "Si con esas modificaciones al 27 constitucional, que van a contrapelo de nuestros antecedentes revolucionarios, se logra alimentar al pueblo de México, en buena hora El imperativo fundamental es darle de comer al que tiene hambre" Las reformas al 130 constitucional, el expresidente las considera benéficas, tanto para la Iglesia como para el Estado: "Se formalizó –indica– algo que ya operaba en ese sistema de pactos tácitos que ha funcionado muy bien en la política mexicana, pero que extraña a quienes no están al tanto de sus secretos: son una serie de pactos, de concesiones, que nos han permitido avanzar Gracias a ese sistema, donde otros han tenido conflictos nosotros hemos encontrado soluciones, desde terminar prácticamente el aspecto armado de la Revolución Mexicana "Estimo que con las modificaciones al 130 se logra un doble beneficio: para la Iglesia, el rescate de su personalidad jurídica y, en consecuencia, la posibilidad que tiene de recuperar, de adquirir o de formalizar su patrimonio Y de parte del Estado, el beneficio es que será auxiliado en el proceso educativo, que se ha vuelto muy costoso y que requiere ciertos desahogos para darle maniobrabilidad al presupuesto educativo de la Nación Este es el doble efecto práctico que tiene esa formalización de algo que en la realidad era una cosa y en la norma otra" Saqueadores sin enmienda Cuando el reportero le pregunta si los "saqueadores" ya se enmendaron, puesto que ya les regresaron los bancos, López Portillo ríe, casi se carcajea, pero no rehuye el tema: "Bueno, mire usted: ese es un tema que tiene especial significado para mí, puesto que en mis circunstancias yo consideré fundamental el culminar el impulso al proyecto revolucionario y agotar las posibilidades de nuestras nacionalizaciones con el propósito de ver si con esa decisión, la de nacionalizar la banca, se podían resolver los problemas nacionales Quiero ser muy claro: "Con toda intención quise llevar el esquema revolucionario hasta su última consecuencia Si con ello hubiera yo resuelto los problemas nacionales, fundamentalmente de trabajo para los mexicanos, que es el único o por lo menos el principal camino que tenemos de justicia social, me hubiera yo dado por bien servido "Pero ni con la nacionalización de la banca –medida de última hora que por su gravedad sólo podía ser así, de última hora– ni con el control de cambios logré, en el período de tiempo que me quedaba, resolver los problemas del país "En consecuencia, si así sucedió, había el legítimo derecho de mis sucesores de buscar otros caminos viables que sirvieran al mismo propósito Si por esos caminos se logra conjugar libertad con respeto a la soberanía y con justicia social, justicia social que empieza con el trabajo y el salario, en buena hora "Si no se conjugan esos valores, toda habrá sido un sacrificio, un sacrificio institucional y de otras índoles y yo, pues lo lamentaría, porque quiero que el país salga adelante con el esquema que fuere, dentro de nuestra tolerancia ideológica, pero con eficiencia para satisfacer esos principios y valores a los que he aludido" Prudencia generacional –¿Por qué nunca dio a conocer la lista de sacadólares? –Por una que pudiéramos llamar prudencia en la sucesión generacional Me explico: el sistema toma la decisión de renovar los mandos institucionales con generaciones mucho más jóvenes En esas condiciones, se designa como candidato del partido al licenciado Miguel de la Madrid, y éste, ya Presidente electo, me pide que para no ahondar las diferencias en la sociedad civil, para que él reciba al país en condiciones de restablecer la armonía, no extreme yo mis decisiones y no formule una denuncia a la opinión pública "Un presidente de la República –sigue explicando López Portillo– tiene como una de sus obligaciones fundamentales transmitir el poder en las mejores condiciones Hubiera sido un gesto de egoísmo, de soberbia o de vanidad, no sé cuál calificativo emplear con más propiedad, el que por satisfacer a plenitud un proceso conflictivo que me estalló en las manos, hubiera yo formulado la denuncia, con la petición del presidente electo de que no lo hiciera para que le diera la oportunidad de armonizar el gobierno con los intereses particulares y no ahondar la diferencia de clases Esas fueron las razones por las que no denuncié a los sacadólares" –Muy pocos, usted entre ellos, todavía hablan de justicia social ¿Podría haber sido usted el último presidente de la Revolución? –Así lo considero Fui el último presidente de la Revolución, por lo menos en el esquema estatista que buscaba la solución de los problemas con una economía mixta Hicimos el máximo esfuerzo para lograrlo con ese esquema y fracasamos Y frente al fracaso no hay argumentos Hay que reconocer que debe haber nuevas oportunidades y hacerse uno a un lado con independencia de propósitos y calificativos "Yo me hice a un lado, soporté toda una campaña de desprestigio, suponiendo que con eso podía servir al país porque facilitaba yo el arranque de un régimen –el de Miguel de la Madrid– que estaba en condiciones de desventaja para cumplir su propósito" Estabilidad coja Al respecto, López Portillo explica la forma en que otros expresidentes "se han hecho a un lado" luego de haber transmitido a su sucesor el "trípode de la estabilidad" del país: "Díaz Ordaz le transmitió al presidente Echeverría, dentro de un sistema inercial todavía poderoso, el trípode de la estabilidad: estabilidad política, estabilidad de precios y estabilidad monetaria "En esa época se había perdido la estabilidad política por los sucesos del 68 Pero Echeverría lo que tenía era un oficio político extraordinario y desde la campaña electoral enfrentó esa cuestión, la condujo con gran talento y la absorbió en su régimen "La inflación que de fuera llegó, y en esto –dice López Portillo– soy muy enfático porque se le imputa al presidente Echeverría una inflación que no provocó, sino que sufrió, una inflación que resultó de la sobreabundancia de dólares y eurodólares en la economía mundial: fue la pérdida de la estabilidad que siguió a los tratados de Bretton Woods Todo el mundo era estable, incluido México Fue la época de la estabilidad económica, monetaria y política que culmina, que llega de hecho hasta Díaz Ordaz A esa estabilidad del mundo correspondió la estabilidad de México y de los países en desarrollo "Pero la pérdida de la estabilidad de precios en el mundo, provocada por la sobreabundancia de dólares, impactó a México, que no estaba acostumbrado a manejar ese fenómeno después de 20 años de estabilidad post Bretton Woods "Echeverría tomó sus decisiones y al final de su sexenio me transmitió a mí el trípode, con estabilidad política, pero perdidas la estabilidad de precios y la estabilidad monetaria "Yo resulté un presidente legitimado, entre otras razones, porque fui candidato único Echeverría me transmitió la estabilidad política que me permitió planear, por bianualidades, un proyecto: primero, de estabilización; segundo, de consolidación, y tercero, de crecimiento Se me juntaron las etapas, pero por cuatro años tuvimos un crecimiento extraordinario, que nos permitió duplicar la planta industrial y crear más de 4 millones de empleos "Pero también volvieron una serie de complejas razones de nuestro entorno económico: alza de intereses del 7 al 21%, sin que pudiéramos manejar la situación ni oponernos Bajaron los precios de las materias primas, fundamentalmente el petróleo, lo que nos significó lo que yo llamaba las dos hojas de una tijera, que cortan un impulso muy acelerado del país y que nos causan un déficit de 10,000 millones de dólares provenientes de esos propósitos que, sumados a la fuga de capitales, nos significaron un problema inmanejable para un gobierno que iba terminando "Yo le pasé a De la Madrid el trípode, otra vez perdida la estabilidad de precios y la estabilidad monetaria, pero fortalecida la estabilidad política, porque le entregué un Estado con mayores instrumentos: la banca nacionalizada y el control de cambios que absorben la responsabilidad política y que resuelven o podían resolverle los planteos de sus decisiones "De la Madrid toma las decisiones que le parecen pertinentes, de acuerdo con el derecho a su oportunidad, y le transmite al presidente Salinas un país con la estabilidad monetaria perdida, con la estabilidad de precios perdida y sin una fuerte estabilidad política, porque el proceso electoral fue muy conflictivo Se le entrega al presidente Salinas una tarjetita que dice: 'Eres presidente de la República y hazte bolas' "Y con esa tarjetita, el presidente de la República, a base de sus decisiones, legitima adentro y afuera su gestión, y puede abrirse un espacio político que le ha permitido, después, asumir las decisiones de cambio que ya no califico: son las que a su responsabilidad corresponden y que en su oportunidad ha aprovechado" Cada quién su oportunidad El reportero le pide que opine respecto al gobierno del presidente Salinas, pero López Portillo insiste: "Yo no debo calificarlo" No lo critica pero, contrariamente a la costumbre, tampoco lo elogia Cuando mucho, el expresidente dice: "El presidente Salinas está actuando en un mundo en el que se ha derrumbado el parámetro de la izquierda y sólo queda la referencia capitalista Él está impulsando su liberalismo, sus decisiones económicas que tienden a la globalización: esa ola a la que nos referíamos hace rato" López Portillo se muestra alegre, animoso Ordena salpicón para cenar y cita, de memoria, lo que dice Cervantes que comía don Alonso Quijano (una olla algo más vaca que carnero, salpicón las más veces, duelos y quebrantos los sábados, lentejas los viernes y algún palomino de añadidura los domingos) Meseros y comensales reconocen al expresidente y hacen fila para pedirle autógrafos Y él comenta, festivo: "Cuando ando solo, a mí me piden autógrafos Pero cuando voy acompañado de mi mujer, a mí me ignoran, y es a ella a quien se los piden Y es que, como en el póquer: belleza mata política" "Malo y perverso" Lejos están los días de congoja El reportero le recuerda una de sus frases amargas, expresada en “Mis Tiempos”, su autobiografía: "Mis compatriotas me han creído malo y perverso" El rostro de López Portillo cambia, se entristece y comenta: "Esa fue una impresión subjetiva Mire usted Al tocar estos temas vacilo porque pudiera dar apariencias paranoicas Pero yo sé cuál es la verdad En mi fuero interno sé lo que hice, cómo lo hice, y puedo afirmar, a la cara de mis compatriotas y del mundo, que actué con buena fe y que nunca aproveché mi puesto para nada que fuera medro personal o sangre injustamente derramada "A mí se me ha calumniado brutalmente Por esa razón tuve esa expresión subjetiva, ese desahogo que me permitió mantener mi equilibrio psicológico en medio de los ataques más fuertes que se le han hecho a un presidente reciente de la República Y pude sobrevivir por el desahogo que me significó escribir "Yo sentía un cierto delirio de persecución por las acusaciones que me hacían Se me atacaba y se me satanizaba Me desahogué diciéndolo Así mantuve mi equilibrio mental Claro, el análisis histórico dirá si fui o no perverso Evidentemente, uno se califica a sí mismo por sus intenciones, pero los demás lo califican a uno por sus acciones Y esto lo admito" Reforma incompleta En el sexenio de López Portillo se inició la llamada reforma política Se le pregunta ahora si esa reforma ha avanzado o retrocedido Así responde: "Cuando tuve la responsabilidad presidencial, sentí la necesidad de resolver un problema que todavía no ha sido resuelto: que las minorías tengan salidas institucionales satisfactorias Este problema no ha tenido solución, ni siquiera en el ámbito mercantil, jurídico El régimen mexicano ha estado genialmente organizado para manejar las mayorías y lo que significan, lo mismo en la política que en las sociedades mercantiles o en las asociaciones civiles Pero las minorías no tienen salidas institucionales satisfactorias "En mi tiempo, vivía yo el problema de que las izquierdas organizadas, sin salidas electorales, concentraban su acción en los grandes sindicatos para tener expresión, fuerza y ámbito político Esto complicaba las decisiones políticas con las necesariamente jurídicas Había una confusión de intereses "Muchas decisiones que pudieran haber sido resueltas en forma jurídica tenían implicaciones políticas, porque las tensiones estaban causadas, precisamente, en ese ámbito Los sindicatos eran presionados por fuerzas políticas, fundamentalmente de izquierda, en las universidades, en los maestros, en el ámbito de los energéticos, etcétera "Esta falta de manejo de los derechos o de las oportunidades de las minorías me llevó a impulsar la reforma política Con ella se trataba de resolver, dialécticamente, la integración de los contrarios minoritarios por la vía institucional "La reforma política fue un gran desahogo para las presiones políticas De alguna manera, permitió transitar, sin grandes complicaciones ni presiones, una época muy conflictiva que para otros países no tuvo manejo institucional y que México pudo desahogar con talento político "Esta reforma abrió espacios que estaban cerrados, sacó de los nichos muchas de las presiones no institucionales y permitió el sucesivo avance del proceso de reforma, tal como lo dijimos en aquel tiempo: la reforma política, dijimos, es un proceso, no una culminación "Es un proceso que seguramente seguirá renovándose conforme las circunstancias lo exijan y sirvan al país Y estimo que esa apertura, ese cambio que me tocó establecer, ha sido útil al país" López Portillo recuerda que durante su campaña electoral "el PRI estaba rigidizado (sic), estaba viejo, casi esclerótico" La reforma política "lo ayudó a fortalecerse, pero todavía tiene que revisarse, tiene que renovarse El PRI pertenece a un sistema que ha durado ya más de 60 años y que, por lo mismo, exige cambios" Lo importante –advierte el expresidente– es que "los cambios se produzcan desde dentro del PRI, como una evolución, no como una involución que lo lleve al fracaso y a la ruptura Nuevas circunstancias exigen nuevas respuestas" El reportero le pregunta si son correctas las respuestas que el sistema ha dado a los conflictos en Guanajuato, Michoacán y San Luis Potosí Y el expresidente dice: "En ese tema no me gustaría participar con una opinión, por la razón que ya le di: no me corresponde, como expresidente, analizar la conducta de uno de los que me han sucedido en esa responsabilidad "El presidente de la República dispone de una información y tiene sus expectativas que le permiten tomar sus decisiones No sé cuál sea la información de que disponga el sistema piramidal que concluye en la responsabilidad del presidente Tampoco sé qué expectativas maneje el presidente para justificar sus decisiones Lo que se es que ya manifestó el compromiso de que las excepciones no se convertirán en regla" Futurismo en el ambiente A dos años de que el presidente Salinas concluya su sexenio, el futurismo está desatado Al respecto, López Portillo comenta: "El futurismo ahora esta modalizado (sic) por una expresión terminante de que no habrá reelección Pero independientemente de esa aclaración, el futuro ya está en el ambiente Es la propia sociedad civil la que, interesada en lo que va a pasar, va forzando las cosas Y los grupos de interés, que implícitamente se organizan en torno de los que pudiéramos llamar prospectos, van modalizando (sic) esa etapa tan vital, tan interesante, tan rica en la historia política de México, porque permite vivir una época de informaciones cruzadas que orientan mucho al sistema para tomar sus decisiones Es una época apasionante en la que el político-político vive a plenitud" El expresidente explica que en esta época de futurismo, "la tarea política se populariza Llega lo mismo a la cocina que al salón de belleza A todos los lugares Y esto me parece que es una de las manifestaciones más interesantes, inclusive diría yo que sabrosas, de nuestra vida política Y todo lo que se comenta va desahogando instancias, va aclarando personajes y va contribuyendo a que el sistema se acomode y tome una decisión Es una de las características de la vitalidad política del país, que a mí me asombra y me satisface" –Pero al margen de lo que haga la sociedad civil y de que la política se popularice, ¿el presidente sigue siendo el fiel de la balanza? –El presidente de la República sigue siendo el fiel de la balanza mientras las circunstancias no cambien Y espero que lo hagan Uno de los secretos de la tranquilidad política, del mantenimiento de la paz en el país, está en el sistema piramidal de toma de decisiones que culmina en el presidente de la República Nuestro sistema, en última instancia, es un sistema de toma de decisiones que se facilita en tanto que unifica, que se dificulta en tanto se bifurca o polifurca Decía Santo Tomás de Aquino que el binario era un número infame La unidad de mando en las organizaciones tanto políticas como castrenses es fundamental Las bifurcaciones no propician la estabilidad Defensa del presidencialismo Esa mañana, en el congreso en el que participaba López Portillo, otro de los ponentes, el doctor Franco Montoro, presidente del Instituto Latinoamericano de Sao Paolo, había criticado el régimen presidencialista de su país No era correcto, dijo Montoro, que un solo hombre tuviera tanto poder y tantas responsabilidades Por tal motivo, y añadió, a principios del año próximo los brasileños decidirán, mediante un plebiscito, si continúan en el presidencialismo o adoptan un régimen parlamentario El reportero pregunta si el parlamentarismo sería viable en México, y el expresidente contesta: "Nosotros tenemos una experiencia presidencialista tomada originalmente de las instituciones norteamericanas y modalizada (sic) por nuestra propia idiosincrasia y por nuestra historia El presidencialismo mexicano concentra la responsabilidad en un solo hombre, pero este hombre preside un Estado de derecho en el que las instituciones funcionan y permiten tamizar, en las diferentes instancias, la toma de decisiones "Las decisiones que toma el presidente, si bien en todas las ocasiones son su responsabilidad, nunca son de tal naturaleza que el presidente no pueda manejar las alternativas En rigor, en México el presidencialismo tiene soportes institucionales que propician la toma de decisiones "Por supuesto, el presidencialismo tiene sus ventajas y también sus riesgos Todo es opinable Pero yo estimo que un régimen parlamentario en México inhibiría mucho la acción política "Tenemos una tradición, desde la época indígena y por la vertiente española, de la concentración de responsabilidades en un solo hombre que se supone suficientemente capaz para resolver, con apoyo en las instituciones y en sus colaboradores, los problemas que los tiempos plantean "En estos momentos yo no creo que México avanzaría políticamente con un régimen parlamentario Podría depurar su democracia, fortaleciendo la división de Poderes y la función de los partidos políticos que ya es crítica y vigilante Pero creo que México debe seguir cultivando el presidencialismo No creo en un cambio, y menos en estos momentos" Curarse en salud Durante el sexenio de López Portillo, el expresidente Luis Echeverría fue acusado de intentar un "minimaximato" Quizá por eso el nacionalizador de la banca ahora reprivatizada dice algo que podría ser una cura en salud: "Dado el temperamento del pueblo mexicano, un expresidente de la República es una ficha que se jugó y agotó su potencial político Hay la costumbre, en algunos países latinoamericanos, de conceder a los expresidentes la condición de senadores vitalicios Pero esto, en México, recuerda mucho el Supremo Poder Constituyente del 36, que fue un estorbo para los presidentes en ejercicio "Todo lo que sea facilitar la toma de decisiones a quien tiene que tomarlas, en ocasiones en forma comprometida, es positivo para el presidencialismo mexicano Y los expresidentes somos eso: expresidentes "Tuvimos nuestra oportunidad histórica, cumplimos o no nuestras intenciones Pero una vez que se agotó nuestra oportunidad, debemos dejarle la responsabilidad plena a quien está a cargo de ella, darle la oportunidad que uno tuvo y hacernos a un lado Esta es mi posición" Sin embargo, López Portillo reconoce que cada presidente puede manejar a su arbitrio el consejo o la asesoría de los expresidentes Y advierte: "Eso se hace con discreción, pues el celo del pueblo mexicano, sí lo sabe, ni lo permitiría ni le gustaría Al pueblo mexicano le gusta que su presidente tome sus decisiones y se responsabilice Porque sabe que al término de su mandato lo va a responsabilizar" Antes de llegar a Posadas, el expresidente hizo escala en Buenos Aires y aprovechó –confía al reportero– para alimentar una nostalgia: fue al mismo restaurante donde hace 50 años los veinteañeros amigos Luis Echeverría y José López Portillo comieron un bife y soñaban comerse al mundo –¿Ha vuelto a ver a Luis Echeverría, al que usted consideró su mejor amigo? –Muy esporádicamente La vida política conlleva riesgos y las reglas implícitas del sistema nos apartaron Pero mantengo mi admiración y, por qué no decirlo, un gran cariño a Luis Echeverría –¿Y a Miguel de la Madrid? –El expresidente Miguel de la Madrid fue discípulo mío, no mi amigo Fue mi colaborador y nunca hubo costumbre de frecuentarnos En el caso de Echeverría, sí nos frecuentábamos cotidianamente Con el licenciado De la Madrid, que es dos o tres generaciones más joven que la mía propia, no llevaba yo amistad –¿Con el Presidente Salinas tiene alguna relación? –Sí: la que él determina y hasta donde él la quiere –¿Cómo es su vida de expresidente? –Vivo feliz Escribo Actualmente estoy escribiendo ‘Génesis y Teoría Particular del Estado Mexicano’, para explicarme, desde nuestras raíces y nuestra realidad vigente, lo que está ocurriendo en México y por qué está ocurriendo Además, pinto y hago una vida física muy activa, de muchas horas de ejercicio Y me dedico al amor de mi familia

Comentarios