Tumbas zapatistas en el panteón San Marcos

lunes, 23 de febrero de 2004
* Tras una década, ONG exigen se informe sobre 47 de estos sepulcros * Demandan a Sedena y PGR la entrega de restos a sus familiares Tuxtla Gutiérrez, Chis , 23 de febrero (apro)- Defensores de derechos humanos exigieron a Sedena y PGR informen sobre 47 tumbas de presuntos miembros del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) que se ubican en el panteón San Marcos de esta ciudad Así mismo, a diez años de los enfrentamientos entre el Ejército Mexicano y el EZLN, reclaman que los restos sean entregados a sus deudos, bases de apoyo del grupo indígena que se alzó en armas en enero de 1994 La Secretaría de la Defensa Nacional y PGR realizaron el levantamiento de los cuerpos de rebeldes y civiles muertos en los combates de los primeros doce días de enero de 1994, por eso ambas dependencias son las que deben informar el proceso que se siguió en cada caso”, dijo Miguel Ángel de los Santos Cruz, de la Red de Defensores Comunitarios de los Derechos Humanos En el panteón San Marcos de esta ciudad –tal como lo reseñó Proceso en su más reciente edición especial sobre el levantamiento armado-- se encuentran 110 criptas, de las cuales 51 fueron ocupadas inicialmente por los caídos en los combates, y de ellas sólo cuatro cuerpos fueron reclamados por su familiares, entrega que hizo de manera discreta Sedena y PGR Abandonados sus restos en nichos rústicos de concreto, la mayoría son miembros de aquellos regimientos de rebeldes --al mando del capitán Hugo o de la mayor Yolanda-- que cayeron por el fuego del Ejército Mexicano en los combates de Ocosingo y Rancho Nuevo Hace diez años, bajo la presión del Ejército Mexicano, en un rincón del extremo norte oriente del panteón municipal, albañiles y panteoneros construyeron a marchas forzadas y en poco menos de 36 horas, una estructura de concreto de 24 metros de largo por dos de ancho Donde ahora se ubica esa pequeña mole de concreto gris, hace diez años no había más que matorrales Ahí, trabajadores y militares –en camiones de donde bajaron los cuerpos en bolsas negras-- tuvieron que abrirse paso a machete, y con maquinaria pesada después Aunque se construyó en la zona más apartada del panteón, apenas desde hace unos años unas pequeñas tumbas empiezan a rodear la morada de los rebeldes zapatistas no identificados Justo construyeron 110 nichos, de tal manera que pudiera caber en cada uno de ellos una bolsa negra con los restos de los rebeldes Numerados, al menos 51 de ellos fueron ocupados por los cuerpos de quienes nunca fueron identificados ni reclamados Otros 59 espacios están vacíos De manera discreta, de los 51 nichos, cuatro tienen señales de que fueron extraídos los restos: los numerales 1, 6, 8, y 18 Por lo que sólo 47 de ellos permanecen todavía ocupados Custodiada por dos jóvenes árboles, la estructura de concreto guarda celosamente la identidad de estos insurgentes que se alzaron en armas en enero de 1994 En otros años, dicen los panteoneros, algunos indígenas de los que venden flores fuera del panteón entraban a dejarles de manera discreta algunos manojos que les sobraban El ayuntamiento tuxtleco, la Procuraduría local, la PGR, el Cisen, el Ejército Mexicano y otras dependencias estatales y federales guardaron hermético silencio sobre el tema La memoria Apenas el 14 de febrero pasado el EZLN dio a conocer públicamente la lista de sus muertos y desaparecidos en los combates de 1994 Primero señaló que en los combates de Ocosingo, el 3 y 4 de enero de 1994, el EZLN tuvo 34 bajas de combatientes (muerto en combate, MEC), de ellas dos zapatistas murieron en los hospitales de campaña y los otros 32 están como desaparecidos en combate (DEC) “En los combates de Las Margaritas tuvimos un muerto en combate Además, en días posteriores a la toma de Las Margaritas por las tropas zapatistas, y ya con la plaza de nuevo en manos de los federales, el oficial del Ejército federal, mayor Terán, secuestró, torturó y ejecutó a los milicianos Eduardo Gómez Hernández y Jorge Mariano Solís López, en la colonia Agua Prieta del municipio referido A los compañeros les habían cortado las dos orejas y la lengua”, dijo el subcomandante Marcos Ahí también murió un mando zapatista fundador del grupo armado, la muerte más sentida del EZLN, la del subcomandante insurgente Pedro, originario de Michoacán También reseña que sufrieron bajas en los combates de Altamirano y Rancho Nuevo Cuerpos sin familia De los Santos Cruz señaló que en diversas ocasiones y a través de los medios, trabajadores del panteón San Marcos han denunciado que en las fosas anónimas se encuentran los restos de zapatistas muertos en los primeros días de 1994 De los Santos recordó que, a la fecha, los restos de 4 de las 51 tumbas han sido exhumados, según versión de los mismos panteoneros, por familiares de los muertos, indígenas que sólo mostraron a los trabajadores la orden girada por un Ministerio Público del fuero federal y la Dirección de Panteones Municipales de esta capital Estas personas llevaban señalado el lugar donde se encontraban los restos que se deberían llevar; sin embargo, estas tumbas carecen de toda identificación El abogado sostuvo que ahora que el propio EZLN ha dado a conocer la lista de sus caídos durante los enfrentamientos, 32 de los cuales se mantienen en calidad de desaparecidos, “es muy factible que estas personas sean las que estén sepultadas en las fosas de San Marcos” Por ello, dijo que la Red de Defensores Comunitarios exige a Sedena y PGR proporcionen informes sobre quiénes son las personas que se encuentran sepultadas en ese lugar

Comentarios