Envía la CNDH recomendación al procurador militar

miércoles, 25 de febrero de 2004
* El organismo acreditó que fueron violados los derechos humanos del sargento segundo Alejandro Costeño * Fue detenido y torturado para declararse culpable de un fraude en contra de un general México, D F, 24 de febrero (apro)- Por la detención y torturas infligidas a un sargento segundo de la Policía Militar, a manos de cuatro elementos de la Policía Judicial Federal Militar para que aceptara haber cometido un fraude en contra de un general, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos emitió su Recomendación 08/2004, dirigida al Procurador General de Justicia Militar, Jaime Antonio López Portillo Robles Gil El organismo nacional precisó que, además de que no se respetó la integridad personal y la dignidad humana del quejoso al haberlo torturado, se le retuvo ilegalmente por un lapso de 11 horas que transcurrió desde el momento de su detención hasta cuando se dictó el acuerdo de detención correspondiente Como resultado de una amplia investigación, la CNDH observó y acreditó la omisión en que ha incurrido la Procuraduría General de Justicia Militar para investigar el agravio y tortura en contra del quejoso, hace ya 19 meses, pese a estar plenamente documentada la violación a los derechos humanos de legalidad, seguridad jurídica y a la integridad física del militar agraviado En su queja, el sargento segundo Alejandro Costeño Rivera refirió que a las 13:30 horas del 21 junio de 2002, en la puerta 8 del Campo Militar 1-A sufrió esa detención Con palabras altisonantes lo bajaron de su vehículo y lo trasladaron a las instalaciones de la Policía Judicial Federal Militar, donde fue torturado para admitir el fraude, para lo cual en unas cartulinas le escribieron lo que tenía que decir cuando rindiera su declaración ante el agente del Ministerio Público Militar Señaló fue golpeado en el cuerpo y la cara, con el objeto de que aceptara haber ejecutado acciones delictivas, y fue amenazado que si declaraba en otro sentido nuevamente sería golpeado De la revisión realizada por peritos de esta Comisión Nacional, se desprende que las marcas fueron causadas de manera intencional por terceras personas (ya que son contemporáneas a la fecha de su detención), y que comprenden maniobras compatibles con la tortura La CNDH acreditó que se violaron los derechos humanos del sargento segundo de la Policía Militar, Alejandro Costeño Rivera, ya que aunque era investigado por la policía militar por estar relacionado con la averiguación previa SC/175/2002/III (y por la cual a la fecha permanece detenido), esto no justifica que se vulnere lo previsto en las leyes mexicanas y convenciones internacionales en torno a la tortura, en las cuales se establece que está prohibida toda incomunicación, intimidación, tortura y que la confesión rendida ante cualquier autoridad distinta al Ministerio Público o el juez sin la presencia de su defensor carece de valor probatorio La CNDH comprobó que hubo omisión de los peritos médicos que expidieron dictámenes, en los que se abstuvieron de describir las lesiones que presentaba el quejoso como consecuencia de los golpes que recibió; la gravedad de las lesiones ameritaba una atención especializada de la que careció el quejoso; conductas con las cuales no sólo participaron pasivamente en el evento, sino que violaron leyes mexicanas y acuerdos y protocolos pactados con otros países que las califica como violaciones graves de la ética en materia de atención médica Por todo ello la CNDH recomienda la intervención de la Inspección y Contraloría General del Ejército y Fuerza Aérea, para que inicie una investigación administrativa en contra del personal de la propia Procuraduría General de Justicia Militar que intervino en los hechos violatorios mencionados, así como de los peritos médicos que omitieron describir lesiones visibles y acreditables, a los que recomienda emitir dictámenes con apego a los códigos éticos y de imparcialidad

Comentarios