ATUENDO: La lengua y el cerebro

domingo, 29 de febrero de 2004
* "Se creía Dios, dice que es Dios y eso era lo que nos molestaba": Cuauhtémoc Blanco sobre LaVolpe México, D F, 29 de febrero (apro)- Para algunos expertos del futbol, Cuauhtémoc Blanco Bravo (un segundo apellido que lo caracteriza) es el mejor futbolista que juega en el país Y, sin embargo, desde que Ricardo LaVolpe está en la Selección Nacional no lo ha tomado en cuenta para ninguna convocatoria, así fuera para disputar algún amistoso contra las Islas Chirimboyas del Caribe Dando un repaso a su pasado, bien podríamos encontrar en sus declaraciones algunas compras gratuitas de broncas que luego le revientan Quien siembra vientos --ahora Cuauhtémoc lo sabe perfectamente--, cosecha tempestades En el Torneo de Invierno 98, Cuauhtémoc habló rabioso de una caída del América y dijo sobre el árbitro en turno, Jorge Eduardo Gasso Flores: "Es bastante malo Primero debe aprender a arbitrar y luego ya que se ponga el traje de árbitro" Gasso le cobra la factura cada vez que puede Este jueves fue determinante en las dos expulsiones drásticas de Álvaro Ortiz y Reinaldo Navia, que dejaron en desventaja al América y propiciaron la caída 3-1 ante el Atlas El mismo Ricardo LaVolpe, aunque diga lo contrario, le está cobrando la factura por aquellas declaraciones realizadas cuando el argentino fracasó como técnico en el América El "Cuauh" de Tepito había declarado: "No sé por qué lo han de haber corrido aquí del América, simplemente que le faltó mucho el respeto al jugador Se creía Dios Él dice que es Dios y la verdad eso es lo que nos molestaba a nosotros Alguna vez me dijo que era un jugador fracasado, que había visto pasar muchos jugadores mejores que yo y que yo no existía Sin embargo, se lo he demostrado, como a muchas personas" Cuando LaVolpe estaba en Atlas las batallas verbales y en la cancha eran épicas contra Cuauhtémoc En una ocasión metió un gol, fue cerca de la banca del Atlas, se recostó en el pasto, con la mano deteniendo su cabeza y se burló de LaVolpe Al terminar ese partido golpeó a un aficionado del Atlas en el mismo estadio Y en otro juego contra el Atlas, cuando América ganó 3-1 en el Invierno 98, se refirió así a Héctor López, exdefensa rojinegro, quien ahora milita en el Santos, y al cual le hizo una gran maniobra personal antes de anotar: "Estoy bastante contento porque lo arrastré como es, un gato, que como perro lo dejé y estoy bastante contento" También a la afición de Monterrey le recetó su frase, luego de ser abucheado en un partido de México contra Ecuador, en 1999: "Pinches rancheros", les dijo Gran parte de las broncas de Cuauhtémoc se las ha ganado con su boca No ha conectado el cerebro con la lengua También han sido célebres sus pleitos personales Desde uno en casa, donde golpeó a la esposa, con una disculpa posterior a través de Televisa, hasta el último lío, cuando golpeó a dos reporteros gráficos en Polanco, cuando lo encontraron con su novia, la conductora de televisión Galilea Montijo Así, mientras en la cancha Cuahtémoc se gana un lugar en la Selección, fuera de ella está pagando las facturas de su comportamiento En el caso de LaVolpe hay que agregar un elemento más: el ego exaltado de ambos Dos egos así no se soportan, por eso LaVolpe prefiere mantenerlo a prudente distancia, aunque lo critiquen Y seguirá ensayando con más delanteros, tratando de encontrarle al sustituto que difícilmente hallará

Comentarios