El autosecuestro, ¿deporte en Veracruz?

sábado, 7 de febrero de 2004
* Consignan a dos hermanos que fingieron el ilícito * Pretendían cobrar millón y medio de pesos Jalaja, Ver , 6 de febrero (apro)- Por fingir un secuestro, los hermanos Dennis Ulises y Edwin Ignacio López de la Cruz, de Minatitlán, fueron puestos a disposición de la agencia del MP de Coatzacoalcos, a fin de deslindar responsabilidades por pretender cobrar, por su “rescate”, un millón y medio de pesos Al respecto, el titular de la Secretaría de Seguridad Pública, Alejandro Montano Guzmán, informó que los hechos ocurrieron el 4 de febrero, luego que la señora Linda Wilson Joachín se presentó a las oficinas de la Subprocuraduría de Justicia en Coatzacoalcos, a fin de notificar el secuestro de su yerno Edwin Ignacio López, de 29 años De acuerdo con la versión de la denunciante, su yerno salió el día 2 de su domicilio, ubicado en la calle 18 de Marzo número 24, de la colonia Hidalgo de Minatitlán, rumbo al Club Petrolero de esa misma localidad, “para hacer ejercicio, pero ya no regresó Al día siguiente, en tres horas distintas, la señora recibió llamadas telefónicas, en las que una voz masculina desconocida le informó que su yerno se encontraba secuestrado, y le exigió la cantidad de un millón y medio de pesos para su liberación El 4 de febrero recibiría otra llamada, en la que la misma voz le reclamaba que juntara, a la brevedad, el dinero Alrededor de las 21:30 horas del día 3, señaló, al entrevistarse con Ulises, hermano del supuesto secuestrado, le comentó que estaba dispuesta a pagar la cantidad exigida por los plagiarios y, por tanto, “no requerir el apoyo de las autoridades” Así, el hermano del supuesto secuestrado no permitió que ningún elemento policiaco permaneciera dentro de su domicilio para las “negociaciones” Incluso insistió en que se reuniera la cantidad exigida, la que se consiguió vía préstamos entre familiares Ello con el fin de “evitar que congelaran sus cuentas bancarias”, según lo ordena la reciente adición a la ley respectiva Y de plano confesó que se había presentado la denuncia ante la insistencia de la esposa de la “víctima”, Selene Guzmán Wilson, “porque él no tenía la intención de hacerlo” Mencionó que por instrucciones del presunto secuestrador, saldría a la cinco de la mañana, del 5 de febrero, para dirigirse a la carretera libre a Veracruz, donde esperaría indicaciones en celular para la entrega del rescate Sin embargo, Montano Guzmán explicó que ya se había montado un operativo de vigilancia, en coordinación con la Policía Ministerial del Estado Alrededor de las siete de la mañana de ese día, arribó a su domicilio el supuesto secuestrado Llegó “a bordo de un taxi con placas de la ciudad de Jáltipan, y su hermano lo condujo al domicilio de su esposa, y hasta las 930 decidieron presentarse ante las autoridades” Ahí el supuesto secuestrado hizo toda una “historia”, e inventó que después de haber salido de su casa el día del ilícito, cuando iba caminando “repentinamente un vehículo le cerró el paso y se bajó un sujeto, que iba al volante y con la cara cubierta con una media De manera violenta lo subió al asiento trasero, donde otros dos sujetos lo tiraron al piso, le vendaron los ojos, para después salir rumbo a la carretera federal, por la que viajaron por dos horas hasta llegar a una casa, donde lo mantuvieron atado a una silla” La insólita historia –por la serie de contradicciones en que incurrieron ambos hermanos—fue desechada por las autoridades judiciales, por lo que hoy fueron puestos a disposición del MP, a fin que se les finque responsabilidad al pretender obtener, mediante engaños, un millón y medio de pesos a través de sus propios familiares

Comentarios