Amalia García: Luces y tropiezos

lunes, 9 de febrero de 2004
Zacatecas, Zac , 9 de febrero (apro)- Militante comunista en sus inicios, primera mujer en presidir el PRD y con el antecedente de haber arrasado con la elección federal del año pasado, Amalia García Medina mantiene una historia de claroscuros en la política Integrante de una familia con tradición política, la ahora candidata del sol azteca al Gobierno de Zacatecas cuenta con antecedentes de un padre priista que gobernó el estado y una “hermana incómoda”, que fue acusada de desvío de recursos cuando presidió el municipio de Guadalupe En su expediente también aparece una permanente lucha desde las corrientes de izquierda, así como sus enfrentamientos con el mandatario Ricardo Monreal Ávila, por la elección del aspirante a la sucesión Hija de un exgobernador zacatecano, Francisco García, Amalia cortó de inmediato cualquier vínculo con el partido oficial, al que siempre ha pertenecido su padre En su juventud, fue parte de un grupo de estudiantes de la Universidad Autónoma de Zacatecas que luchó por la reforma a la Ley Orgánica de esa casa de estudios En ese tiempo conoció a militantes del Partido Comunista Mexicano (PCM), al cual se afilió cuando ese organismo todavía trabajaba en la clandestinidad Unos años antes, Amalia había leído “La noche de Tlateloco”, el libro de Elena Poniatowska, que le brindó una visión diferente del país: “Se me derrumbó la imagen idealizada que tenía de México y del gobierno también () En Zacatecas hubo quienes llegaron a pedirme que fuera priista, porque yo era hija de un exgobernador y decidí que no” (Proceso 1016) Luego del PCM, Amalia transitó por el Partido Socialista Unificado de México (PSUM), donde fue candidata a una diputación, y mantuvo su tendencia en la izquierda con la formación del Partido de la Revolución Democrática (PRD), en donde alcanzó curules, tanto en la Asamblea de Representantes del Distrito Federal, la Cámara de Diputados y la de Senadores En 1996, la zacatecana contendió por la presidencia del sol azteca, pero fue superada ampliamente por Andrés Manuel López Obrador Tres años después, nuevamente presentó su candidatura La contienda en la cual enfrentó a Jesús Ortega Martínez generó numerosos cuestionamientos hacia el PRD, cuando salieron a relucir mecanismos de fraude que tanto habían denunciado los perredistas, como el acarreo o robo de votos, lo que provocó que los comicios fueran anulados y motivó una negociación que, finalmente, llevó a Amalia a la presidencia de su partido Durante su periodo, García Medina le tocó dirigir al PRD en los comicios del 2000, donde Cuauhtémoc Cárdenas naufragó en su tercer intento por alcanzar la Presidencia de la República En octubre de 2001, Amalia fue duramente criticada por el llamado líder moral del perredismo, cuando éste la censuró por participar en la firma del Acuerdo Político Nacional al lado del presidente Vicente Fox Padre priista y “hermana incómoda” Los antecedentes políticos de Amalia García se remontan a su padre, Francisco García, quien fue gobernador del estado, y se han extendido a su hermana Laura, exalcaldesa del municipio de Guadalupe Su padre fue mandatario priista durante el periodo 1956-62, después, en un “exilio disfrazado” por diferencias con Gustavo Díaz Ordaz, inició una carrera diplomática por Guatemala, Filipinas, Polonia y República Dominicana De regreso en su tierra, fue magistrado del Tribunal Superior de Justicia de Zacatecas A pesar de la militancia de su hija en el Partido Comunista y después en el PRD, el exmandatario tricolor nunca puso el grito en el cielo En una entrevista con el reportero Álvaro Delgado, para la edición 1198 de la revista Proceso, García expuso: “Hay un respeto mutuo Yo tampoco intente que (mis hijas) militaran en el PRI” Controversia aparte es la hermana Laura, quien fue presidenta municipal de Guadalupe durante el periodo 1998-2001 En febrero de 2001, el diario local Imagen publicó información que involucraba a la entonces alcaldesa con “desvío de recursos, abusos de subalternos y ocultación información al Cabildo”, lo cual fue desmentido de inmediato por García Medina El 20 de noviembre de 1999, los entonces regidores perredistas, Joel Morales y Ángel Soto, se declararon independientes, por considerar que la presidenta de Guadalupe traicionó “sus convicciones respecto a la relación entre pueblo y gobierno” La lucha porla candidatura Desde 1998, Amalia García había mostrado sus aspiraciones para gobernar su estado natal En aquel año, declinó por el expriIsta Ricardo Monreal, quien finalmente ganó los comicios para el sol azteca En las elecciones federales intermedias, la exdirigente nacional se registró como candidata a una diputación por el III Distrito local, con sede en la ciudad de Zacatecas; en aquella ocasión, el PRD arrasó con los comicios en los cinco distritos del estado y Amalia retornó al Congreso de la Unión, aunque fracasó en su intento de ser elegida coordinadora de la bancada; nombramiento que recayó en Pablo Gómez Desde entonces, se le volvió a tomar en cuenta como una de las cartas fuertes del PRD para conservar la gubernatura del estado El 30 de marzo de 2002, el Laboratorio de Estadística de la Universidad Autónoma de Zacatecas realizó un sondeo entre las preferencias electorales, en el cual García Medina se ubicó con una preferencia del 14 por ciento El apoyo de Ricardo Monreal hacia su secretario general, Tomás Torres Mercado, ocasionó diferencias entre la diputada federal con el mandatario zacatecano por la decisión del método para elegir al candidato al gobierno El 16 de agosto anterior, Amalia y el todavía precandidato Raymundo Cárdenas acusaron al gobernador “de impulsar una elección de Estado” en favor de su funcionario El 20 de noviembre pasado, el mismo líder nacional del PRD, Leonel Godoy, hizo una exhortación “al diálogo” para García, Monreal y el Comité Estatal Finalmente, antes de terminar el 2003 se llegó a un acuerdo entre ambas partes para apoyar a la expresidenta nacional como una “candidata de unidad” Ayer domingo 1 de febrero, Amalia García tomó protesta como candidata, con la promesa de “luchar contra la pobreza y la marginación”, de cara a las elecciones estatales del 4 de julio

Comentarios