El espionaje inglés: Carpetazo en México, tempestad en Londres

lunes, 1 de marzo de 2004
Londres — Katharine Gun, exempleada del servicio secreto británico que denunció una operación de espionaje a delegaciones de países miembros Consejo de Seguridad de la ONU –México incluido--, salió libre de la Suprema Corte de Justicia de Inglaterra el pasado jueves 26 La razón: El gobierno británico retiró los cargos en su contra Su liberación fue suficiente para que el gobierno mexicano –que había enviado notas diplomáticas de extrañamiento y pidiendo información a Washington y Londres— diera por concluido el asunto del posible espionaje a la delegación de México en la ONU “Si no hay juicio (contra Gun) no habrá por tanto ninguna verificación de si hubo o no espionaje”, declaró el jueves 26 el canciller Luis Ernesto Derbez En Londres, en cambio, la liberación de Gun no apagó el debate sobre el espionaje y la legalidad de la guerra en Irak Por el contrario: aumentó las sospechas Espionaje a Annan Los abogados de la defensa de Gun afirman que la Suprema Corte suspendió el caso para evitar que se hiciera público el consejo que el ministro de Justicia, Lord Goldsmith, dio al Primer Ministro, Tony Blair, sobre la legalidad de la guerra La asesoría de Goldsmith influyó en la decisión de invadir Irak el año pasado Los abogados habían demandado a la Corte revelar el contenido tal asesoría, petición que rechazaron repetidamente los ministros de Blair Ello provocó sospechas entre analistas políticos y medios de prensa Goldsmith insistió que el caso Gun se suspendió por razones de “interés público” Las razones del ministro de Justicia británico no convencieron a Clare Short, una de las voces políticas más fuertes del país Short --exsecretaria de Desarrollo Internacional y quien renunció a su puesto en marzo de 2003 por no estar de acuerdo con la invasión a Irak— provocó el más reciente escándalo contra Blair Declaró que estaba “absolutamente segura” que agentes ingleses habían conducido una superoperación de espionaje dentro de la ONU en los días que antecedieron a guerra en Irak Ella misma, cuando era todavía miembro del gabinete de Blair, había leído transcripciones de conversaciones privadas del Secretario General de la ONU, Kofi Annan Las declaraciones de Short cayeron como una bomba sobre el gobierno En una entrevista con la radio BBC, confirmó que espías ingleses fueron instruidos para operar dentro de la ONU y que de ello no escapó el propio Annan “Esas cosas son hechas y la gente de gobierno lo sabe Desde hace algún tiempo Annan ha sido espiado”, declaró en vivo El jueves 26, durante su conferencia mensual de prensa, Blair no quiso confirmar o negar las declaraciones de Short Argumentó que esto quebraría la regla del gobierno británico de no comentar sobre asuntos del servicio secreto Durante su entrevista con la radio, Short comentó que tenía interés en saber la repercusión que la conclusión del caso Gun tendría en las delegaciones diplomáticas de Latinoamérica que habían sospechado ser sujetas a espionaje, pues –señaló-- el fin del juicio no significa que el espionaje no existió Gun trabajaba como traductora en el GCHQ, el centro de escucha electrónica del gobierno británico Durante las dos semanas que antecedieron la guerra en contra Sadam Hussein –cuando el Consejo de Seguridad de la ONU todavía consideraba una segunda resolución para autorizar la ofensiva--, Gun reveló que la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos (NSA, por sus siglas en inglés) estaba pidiendo ayuda al gobierno británico para realizar espionaje ilegal en contra de las seis delegaciones diplomáticas que se mantenían indecisas en apoyar dicha resolución del Consejo de Seguridad México, sin pruebas Gun presentó al periódico The Observer un documento escrito por un funcionario de la agencia estadounidense en donde se leía claramente el pedido de ayuda en las operaciones de espionaje Las delegaciones eran las de México, Chile, Angola, Camerún, Guinea y Pakistán A pesar de que el documento emitido por la NSA no mencionaba por su nombre a México, analistas de servicios de inteligencia tenían pocas dudas de que dicho país estuviera excluido de una operación tan ostensiva Había prisa en anticipar los planes de estas delegaciones para que se pudiera hacer el cabildeo diplomático de modo estratégico, con el fin de influenciar en ellas para apoyar la invasión a Irak La diplomacia estadounidense estimaba que las delegaciones serían disuadidas Pero internamente la Secretaria de Relaciones Exteriores del Reino Unido (Foreign and Commonwealth Office) era pesimista, especialmente con relación a México y a Chile “Fue increíble que una persona como Katharine estuviera amenazada de ir a la cárcel por exponer el hecho de que nuestro gobierno había recibido el pedido de Estados Unidos para actuar ilegalmente y para minar las deliberaciones del Consejo de Seguridad de la ONU Es importante destacar que todavía no sabemos si el pedido de Estados Unidos fue puesto en práctica por el Reino Unido”, dice James Welsh, el abogado de Gun En caso de que el Gran Bretaña hubiera ayudado a Estados Unidos, las embajadas de los países indecisos fueron espiadas Contactada por Apro, la embajada de México en Londres no quiso comentar al respecto Pero el espionaje en la ONU fue un hecho, a pesar de no saberse quién y cómo exactamente lo hizo A principios de febrero, el exembajador en la ONU de Chile, Juan Valdés, declaró a la prensa española e inglesa que tenía evidencias de aparatos de escucha electrónica en la oficina de la delegación de su país en la ONU en las dos semanas que antecedieron la guerra Un vocero del gobierno chileno en Londres, Patricio Santamaría, confirmó a la prensa que a principios de 2003, cables electrónicos para escuchar conversaciones fueron encontrados en casi todos los aparatos telefónicos de la misión chilena en la ONU En la misma semana en febrero, el exembajador de México en la ONU, Aguilar Zínser, declaró a la prensa inglesa su espanto hacia la supuesta grabación de una conversación privada durante una reunión encabezada por él con otros representantes del Consejo de Seguridad Contó que menos de 24 horas después de dicha conversación secreta, Aguilar Zínser recibió una llamada de la misión estadounidense para disuadirlo de cualquier intento de seguir adelante con los planes debatidos en dicha reunión En febrero, después de las declaraciones de Chile, el gobierno de México envió notas diplomáticas para Estados Unidos y Reino Unido pidiendo aclaraciones sobre las revelaciones de Gun Al respecto, el canciller mexicano Ernesto Derbez declaró el miércoles 26 que "si no hay juicio (contra Gun), seguramente no habrá ninguna verificación de si hubo o no espionaje, pues no tenemos ninguna verificación con la que pudiéramos decir aquí está: encontramos un microfonito (…) Eso no se dio y no existe en nuestro caso" Pero el Secretario General de la ONU, parece no estar convencido y ordenó una investigación en busca de evidencias de espionaje en la organización Gun salió de Inglaterra y no le puede contactar “Esta de vacaciones”, dijo su abogado a Apro Pero la polémica sobre el espionaje inglés todavía no termina

Comentarios