Análisis: Ministerio del exorcismo...

miércoles, 3 de marzo de 2004
México, D F, 2 de marzo (apro)- El obispo de Querétaro, Mario de Gasperín Gasperín, acaba de hacer un insólito anuncio que, de entrada, suena a broma: creará en su diócesis un Ministerio del Exorcismo, mediante el que un grupo de sacerdotes especializados –llámense exorcistas-- prestarán sus servicios a las personas que sean víctimas de una posesión demoníaca De Gasperín explicó que la medida se debe al “aumento de fenómenos relacionados con posesiones diabólicas y de personas con supuestos maleficios acreditados a las supersticiones” Dejó en claro –en su circular 11/04-- que esta difícil tarea no la podrá desempeñar laico alguno, sino que tendrá que ser un sacerdote nombrado específicamente para esa función “En caso de una verdadera posesión diabólica, únicamente pueden intervenir los sacerdotes nombrados, nunca un laico”, ordenó tajante el obispo de Querétaro Por increíble que parezca, la disposición del prelado no es ninguna tomadura de pelo, puesto que, desde hace varios años, la jerarquía católica mexicana ha tenido a sus propios exorcistas, algunos de ellos gozan de alto prestigio a nivel nacional, como es el caso del sacerdote José Luis Guerrero Rosado, quien actualmente colabora en la Basílica de Guadalupe, y de Ramón Godínez Flores, actual obispo de Aguascalientes y quien fuera, nada menos, que el secretario general de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) Esta añeja práctica del exorcismo, sin embargo, no ha sido regulada hasta ahora por el Episcopado Mexicano No se sabe con cuántos exorcistas cuenta cada obispo del país, cuál es el número total de los exorcistas acreditados, a cuántos posesos han apoyado, etc Una de las razones que explican esta cortina de humo sobre los exorcismos que se realizan en México, es, sin duda, la confidencialidad que acompaña a esta práctica, pues siempre se evita dar a conocer el nombre del poseso, para salvaguardar su honra y dignidad De ahí que el mismo Gasperín haya prohibido que asistan “personas ajenas” al hecho, y también que se tomen grabaciones en audio o en video Para el Vaticano, los exorcismos no son ninguna superchería que haya quedado sepultada por los tiempos modernos, con sus avances científicos y psiquiátricos De ninguna manera Siguen siendo vigentes y ajustados a la ortodoxia romana Hasta la máxima legislación que rige a la Iglesia, el Código de Derecho Canónico, regula y pone las condiciones sobre los exorcismos Dice, por ejemplo, el canon 1172: “Sin licencia peculiar y expresa del Ordinario del lugar (obispo), nadie puede realizar legítimamente exorcismos sobre los posesos El Ordinario del lugar concederá esta licencia solamente a un presbítero piadoso, docto, prudente y con integridad de vida” En México, los exorcistas acreditados por la Iglesia católica tienen una dura competencia Tienen que vérselas con hechiceros nativos, chamanes, curanderas y toda una variedad de practicantes de la santería mexicana Éstos también tienen entre sus funciones expulsar al diablo del cuerpo de sus víctimas ¿Cuáles son los principales recursos de los exorcistas eclesiásticos? ¿Qué oraciones utilizan en su tarea? En los años sesenta, al término del Concilio Vaticano II, la Santa Sede promulgó un ritual de exorcismos para que con él se rigiera esta antiquísima práctica Sin embargo, los exorcistas se dieron cuenta que les era más efectivo el viejo método, conocido por ellos como el Ritual Romano, promulgado en 1614, por el Papa Paulo V El Ritual Romano sigue utilizándose en México Es una larga oración compuesta por letanías, salmos, imprecaciones a Satán y trozos del Evangelio en los que se narra el poder de Jesús sobre los demonios Usa con frecuencia oraciones a San Miguel Arcángel, considerado el príncipe de la milicia celestial, el sonrosado ángel de la espada que lucha contra el demonio y finalmente lo vence, hasta tenerlo de bruces bajo sus pies Desde hace tiempo, la jerarquía mexicana está preocupada por el auge de las sectas satánicas en el país La consideran una vertiente del llamado New Age que viene de Estados Unidos, proclive a la astrología, al ocultismo, al diálogo con los espíritus, al llamado rock satánico y a ofrendar víctimas al Diablo mediante misas negras, que quedan en la reseña de las páginas de nota roja En otros países, este fenómeno ha provocado que la Iglesia habilite a todo un ejército de exorcistas, a instancias del propio Papa Juan Pablo II Pero también ha provocado que las autoridades judiciales pongan cuerpos policíacos especiales para investigar, exclusivamente, los crímenes satánicos En este contexto, Mario de Gasperín resulta pionero en México Sus esfuerzos van encaminados a sistematizar, a organizar un viejo oficio al grado de crear una institución que lo regula; su llamado Ministerio del Exorcismo, que está integrado, por lo pronto, con cinco sacerdotes a los que habilitó como exorcistas

Comentarios