El enigma nocturno de Kukulkán

sábado, 10 de abril de 2004
* La serpiente emplumada desciende por las escalinatas de El Castillo en Chichén Itzá también por la noche Mérida, Yuc , 9 de abril (apro)- La serpiente emplumada que los mayas llamaron Kukulkán, que bajaba a la Tierra en el inicio de la primavera y que hasta hoy se admira en todo su esplendor en El Castillo de Chichén Itzá el 21 de marzo, también lo hace por la noche con la primera luna llena después del equinoccio Eran las primeras horas del martes cuando la luna llena lucía majestuosa, y en el mismo sitio donde el pasado 21 de marzo la serpiente emplumada hizo una fugaz estancia para los miles de espectadores, de nuevo, Kukulkán a la luz de la Luna, bajó para bendecir a los hijos del planeta Ahora lo hizo sola Al igual que en el día con la ayuda del sol, se fueron formando uno a uno los seis triángulos isósceles de luz que fueron reflejados por la posición de la luna con la pirámide maya y que rematan en la cabeza serpentina de Kukulcán Para el astrónomo del Instituto Tecnológico de Mérida, Eddie Salazar Gamboa, esto indica un dualidad de pensamiento maya, así como existe un dios de día existe un dios de noche, como debería ser Dice que el fenómeno arqueoastronómico representado por la luna, es la parte femenina del sol, que los griegos llamaban Selene y que su función es fertilizar la Tierra desde el cielo La serpiente emplumada lunar se forma con seis triángulos de luz, a diferencia de los siete que conforman el equinoccio de primavera Sin embargo, los únicos datos que se tienen sobre este fenómeno maya, son los informes del investigador Víctor Segovia Pinto, quien dejó inconclusos sus trabajos debido a su muerte en 1995 Segovia Pinto decía que el descenso de la serpiente lunar tiene que ver con la cosecha, puesto que es la primera luna llena después del equinoccio de primavera Este fenómeno también se observa en la zona arqueológica de Dzibilchaltún, ubicada al norte de Mérida, donde el resplandor de la luna (al igual que el sol) atraviesa el Templo de las Siete Muñecas A este sitio se le conoce con ese nombre porque en su interior fueron encontradas siete figuras de barro El acceso a ambas zonas arqueológicas para observar el fenómeno lunar que fue descubierto hace más de una década por el investigador Segovia Pinto, continúa restringido a todo el público, sin que tampoco haya avances en las investigaciones de este fenómeno arqueoastronómico que los mayas veneraban

Comentarios