La red michoacana

domingo, 11 de abril de 2004
El empresario argentino Carlos Ahumada y el gobernador Lázaro Cárdenas Batel convirtieron a Michoacán en la cueva de Alí Baba y lo que está por verse es si sólo son 40 ladrones quienes se repartieron el botín, afirma el líder estatal del PAN, Benigno Quezada Naranjo, en la edición de Proceso que circula a partir de este domingo 11 de abril Y es que en el gobierno de Lázaro Cárdenas Batel, Ahumada tejió toda una red de corrupción, de la cual legisladores y dirigentes protestaban desde finales de 2001, pero es hasta ahora, cuando Ahumada está detenido en Cuba que empiezan a esclarecerse las “componendas”, “amarres” y “corruptelas” del empresario en Michoacán Un reporte elaborado entonces por el Grupo Lince, conformado por elementos de la Procuraduría General de Justicia de Michoacán, habla de la intervención de la empresa Quart, de Rosario Robles y de Carlos Imaz en la campaña de Cárdenas Batel El empresario apoyó la campaña del ahora gobernador a cambio de que le dieran contratos de obras a sus empresas El presidente estatal del PRI, Jesús Reyna García, señala que se empezaron a dar cuenta del favoritismo a las empresas de Ahumada en las licitaciones de obras importantes en Michoacán a raíz de las quejas de los constructores que se vieron desplazados con la entrada de Cárdenas Batel al gobierno estatal, dice el reportaje que publica Proceso en su edición de este domingo 11 de abril

Comentarios