Chile: el desfalco minero

lunes, 12 de abril de 2004
Santiago de Chile - Este largo y angosto país sudamericano posee menos del 05% de la superficie del planeta Pero en él se encuentra el 38% de las reservas conocidas de cobre y la mitad de las económicamente viables de ser explotadas del mundo El “metal rojo” es una de las materias primas fundamentales para el funcionamiento de la industria mundial, sobre todo debido a su importancia en la transmisión de electricidad, de la cual es el más eficaz conductor Durante décadas ha generado la principal entrada de divisas a Chile, representando hasta no hace mucho tiempo, más de la mitad de sus exportaciones y un tercio de sus ingresos fiscales Lamentablemente, las ganancias del Estado chileno por las exportaciones de cobre se han reducido dramáticamente en los últimos 14 años, los que coinciden exactamente con la llegada al poder de la Concertación por la Democracia, alianza política que de la mano de Patricio Aylwin, relevó del poder al dictador Augusto Pinochet Chile produce hoy, tres y media veces más cobre que en 1989, último año del gobierno militar, y, sin embargo, los ingresos fiscales por la venta de este mineral se han reducido de 2 mil 200 millones de dólares a sólo 700 millones Este aumento espectacular de la producción lo han realizado fundamentalmente empresas transnacionales, a las que Pinochet les abrió las puertas, pero que una vez inaugurada la transición a la democracia empezaron a funcionar a toda maquina Estas transnacionales producían en 1989, 212 mil toneladas de cobre fino al año, siendo actualmente su producción de 3 mil 800 toneladas, o sea, 18 veces más Pero esta inmensa producción no le reporta a Chile ningún ingreso, debido a que dichas empresas prácticamente no pagan impuestos, al declarar pérdidas operacionales y así quedar eximidas de dicha obligación De hecho, de las 47 grandes empresas privadas mineras que operan en Chile, sólo dos declaran ganancias: Escondida y Mantos Blancos Otra de las causas de la disminución de la rentabilidad de las exportaciones cupríferas: la enorme baja de precio del metal rojo, que hasta hace un año registraba los precios más bajos de último siglo, situación que sólo en el último tiempo se ha revertido, debido al explosivo aumento de la demanda China Estos bajos precios, se originan en la sobreproducción chilena que saturó los mercados mundiales, lo que provocó un aumentó muy grande de los stocks del metal rojo, y por ende, una baja dramática de su valor Esta baja no afectó a las transnacionales, como Mitsubishi, Phelps Dodge, BHP Billiton, Exxon y Anaconda, ya que ellas lo extraen en calidad de concentrado, o sea como sub materia prima, fundiéndolo e industrializándolo en terceros países, tras lo cual lo venden en varias veces su valor original Sin embargo en Chile esta baja de los precios ha tenido enormes consecuencias sociales, además de las económicas, puesto que determinó la cuasi desaparición de la pequeña minería Con costos de producción más altos, los precios ínfimos a los que llegó el cobre, no le permitieron seguir produciendo Más de 40 mil personas quedaron sin empleo Despertar a la realidad Este conjunto de situaciones, era hasta hace un par de años totalmente desconocido para la opinión pública chilena, y probablemente lo sería aún, de no ser por lo llamativo que resultó la venta a fines del 2002 de la Compañía Disputada de las Condes, realizada por su propietaria, la Exxon Mobil Minerals En sus 25 años de ejercicio, Disputada nunca pagó impuestos, al declarar pérdidas operacionales año tras año, aplicando los mismos subterfugios que el resto de las transnacionales, como vender su producción a precios más bajos que los internacionales, el pagar altísimos intereses por prestamos realizados por filiales, o simplemente realizando ventas a futuro a precios irrisorios Con todo lo anterior consiguió su objetivo de dejar sus pérdidas en Chile, trasladando al exterior las ganancias Lo más impresionante de la operación, fue que Exxon, pese a no haber obtenido ganancia alguna en todo su ejercicio, vendió su filial chilena a la sudafricana Anglo American en mil 300 millones Desde entonces han empezado a crecer como bola de nieve las denuncias acerca de los graves perjuicios que esta teniendo el país debido a la ausencia de una política minera En un principio estas voces eran levantadas por un pequeño grupo de economistas y dirigentes políticos, encabezados por el senador democratacristiano Jorge Lavandero Pero en la actualidad constituyen un gran arco de fuerzas políticas y sociales, a las que se han sumado los cuatro partidos que forman la coalición de gobierno: el Radical, el Socialista, la Democracia Cristiana y el Partido por la Democracia Tal es el escándalo, que a mediados del año pasado, se creó una comisión especial en el Senado –presidida por el senador Lavandero-, que estudió acuciosamente la contribución de las transnacionales mineras a la economía chilena, y cuyos resultados serán conocidos a mediados de esta semana, pero que Apro adelanta en exclusiva La Comisión Lavandero Al ser consultado respecto de los alcances y las conclusiones a la que había llegado la citada comisión, Lavandero manifestó a Apro que después de varias decenas de reuniones con autoridades gubernamentales, economistas, expertos en diversas dimensiones del tema minero, se había almacenado un cúmulo de información de “invaluable importancia para el país” Entre los logros de la Comisión, destaca el hecho de que pudo calcular la rentabilidad promedio que están teniendo al precio actual las transnacionales mineras, que se estimaron en un 588%, lo que para Lavandero constituye en sí mismo un escándalo Además, “Chile y México son los únicos países del mundo que no cobran royalty a la producción minera” Y Chile tiene la tasa de impuestos más baja del planeta a la producción minera Lavandero manifestó que “resulta absurdo e insultante a nuestra dignidad como país que, teniendo las mejores condiciones geológicas y tributarias del planeta para la explotación minera, estas empresas tengan pérdidas, y que estas mismas empresas en otros países, donde las minas son de inferior calidad, donde pagan regalías y donde las tasas impositivas son mucho mayores a las de Chile, sí tengan ganancias, y, por tanto, paguen impuestos” En paralelo al trabajo de la Comisión Lavandero, la Concertación presentó al Congreso Nacional un proyecto de ley, que establece la figura del royalty, que aún no cuenta con el apoyo del gobierno, el cual dice estar estudiándolo El tema del royalty se ha convertido, junto a los problemas limítrofes con Bolivia, en el principal tema de debate político en Chile Los gremios empresariales, y la prensa, controlada casi en su totalidad por la derecha económica, se han opuesto tajantemente a la aplicación de dicho cobro, acusando a sus promotores de intentar la expropiación de recursos privados y de fomentar “un cambio ilegítimo de las reglas del juego” Sin embargo para Lavandero “ya no hay vuelta atrás” en esta materia “En Chile va haber royalty, y las empresas tendrán que pagar lo que corresponde por la explotación de este recurso no renovable que es el cobre”, afirma El trabajo de la mencionada Comisión develó también, que en los últimos 13 años, las trasnacionales han exportado 31 millones de toneladas de cobre, por un valor de 43 mil millones de dólares, pagando por ello solamente mil 500 millones de dólares en impuestos, los “que se reducen a la nada si se considera que el Estado de Chile les adeuda en crédito fiscal por las pérdidas obtenidas, 2 mil 600 millones de dólares, lo que implica que por las utilidades futuras tampoco pagaran impuestos”, agrega Lavandero La Comisión Lavandero, propondrá un conjunto de medidas que intentarán revertir la estructura jurídica que hace posible que las transnacionales no contribuyan al Estado de Chile Es importante mencionar, que a los ritmos actuales de extracción y considerando las reservas estimadas, en 30 años prácticamente no quedará nada de este mineral Entre las medidas que propondrá la Comisión, está la derogación de la ley 18940 del 22 de febrero de 1990 (dos semanas antes del fin del gobierno militar), que quitó las facultades que tenía el Ministerio de Minería de fiscalizar el funcionamiento de la gran minería, reduciendo su rol al control de la estatal Codelco, que pese a la irrupción de la minería privada, continúa siendo la empresa de cobre más grande del mundo y la principal fuente de ingresos del Estado de Chile También se propondría, aunque aún esta por ser votado este punto, la derogación de la ley 19137 de mayo de 1992, que permitió que Codelco pudiera asociarse con empresas extranjeras para explotar sus yacimientos, y que en la práctica ha significado el traspaso de enormes reservas mineras a transnacionales Es el caso de Abra, que en sus 10 años de funcionamiento ha declarado pérdidas, gastando entre 30% y 40% de sus ingresos en pagos de intereses, no habiendo aportado desde el inicio de sus operaciones, ningún dólar al Estado de Chile Asimismo se propondrá la derogación de la ley 19389 dictada durante el gobierno del democratacristiano Eduardo Frei Ruiz Tagle, que eximió a las trasnacionales de la obligación de hacer público sus balances, lo que a la larga permitió el ocultamiento de sus maniobras tributarias Además se respaldará la propuesta de aplicación de un royalty, junto con un conjunto de medidas que incentiven que el cobre sea fundido y refinado en Chile El libro negro del cobre Lo que no ha podido aclarar esta Comisión, son las razones que tuvieron los diversos gobiernos democráticos para “regalar” parte importante de la más grande riqueza chilena El economista Julián Alcayaga, quien descubrió en 1994 que las transnacionales no pagaban impuestos, parece tener una explicación En su Libro negro del metal rojo, donde revela las formas con que han operado las transnacionales para desfalcar al Estado de Chile, señala que los principales impulsores de la entrega del cobre, como el senador designado Edgardo Boeninger, ministro de la presidencia en la época de Frei y actual senador, o el exvicepresidente de Codelco, Ivan Valenzuela, trabajaban para las transnacionales mineras, lo que quedaría evidenciado por el hecho de que tras abandonar sus ocupaciones en el gobierno, pasaron a ocupar inmediatamente puestos directivos en las transnacionales a las que habían favorecido Armando Uribe, profesor de derecho minero, exembajador y destacado poeta, señala a Apro que todo el daño causado a Chile “es responsabilidad de los gobiernos de la Concertación, porque bajo la dictadura de Pinochet hubo sólo dos proyectos de inversiones privadas en el cobre, pero en estos gobiernos, los proyectos se realizaron con ventajas inauditas y vergonzosas Esto afectó los intereses de todo el pueblo chileno, porque si Chile hubiera recibido lo correspondiente por las exportaciones de cobre, que se calcula en casi 16 mil millones de dólares, se habrían podido solucionar los problemas de salud, educación y vivienda” El cobre ha sido clave en el desarrollo económico y político de Chile Y fue su nacionalización en 1971, con el respaldo de la unanimidad del parlamento, el principal legado del presidente Salvador Allende Aunque también fue lo que empujó la intervención estadunidense en Chile, que acabó con la vida de Allende selló la suerte de la democracia de este país

Comentarios