Ambiguo, el marco legal internacional contra las drogas

sábado, 17 de abril de 2004
* Guarda una zona de penumbra, refiere el especialista Rodrigo Uprimny Mexico, D F, 16 de abril (apro)- Rodrigo Uprimny, magistrado auxiliar de la Corte Constitucional de Colombia, afirmó que “el derecho internacional relativo a las drogas ilegales es ambiguo, ya que, a pesar de que especifica claramente sus aspectos prohibidos, guarda una zona de penumbra” Explicó: “Por ejemplo, si vengo con una maleta con 80 kilos de cocaína y digo que quiero venderla en México pueden aprehenderme sin discusión, pero si un enfermo de cáncer terminal pide que le apliquen morfina y el médico lo recomienda, es legal hacerlo” Además, se preguntó si los gobiernos tienen la obligación de sancionar a los pequeños distribuidores Al participar en el Tercer Seminario Internacional de “Expertos en drogas y exclusión social grave; preguntas al marco legal desde las nuevas prácticas y contextos”, realizado en el Centro de Educación Continua de la Escuela Nacional de Trabajo Social (ENTS) de la UNAM, el magistrado señaló: “La Convención de Viena de 1988 establece el deber de los Estados de penalizar el tráfico de drogas, pero también señala que se tomarán en cuenta las particularidades del asunto, para no criminalizar ciertas conductas” Afirmó: “En el caso específico de las prácticas innovadoras de reducción del daño causado por estas sustancias y el derecho internacional que las regula, como la legalización de las salas de consumo, se observan contradicciones y ambigüedades “Dichas modalidades se fundamentan en que, para enfrentar el consumo, se deben elaborar políticas sociales cada vez más incluyentes En cambio, la jurisdicción se funda en una regulación excluyente, que elimina incluso alternativas culturales Por ejemplo, la Convención de 1961 fijó 25 años para erradicar totalmente el consumo de coca, incluso la de uso tradicional entre los indígenas “Por ello, sería un error esperar soluciones novedosas en las normas supranacionales Hay que aprovechar, aun en contextos jurídicos difíciles, las autorizaciones expresas para impulsarlas Los errores de la política legal se fundan en temores y las prácticas de reducción del daño pueden mostrar alternativas posibles”, añadió Para profundizar o, incluso, radicalizar las estrategias, Uprimny sugirió “repolitizar el tema: entender que no son sólo un conjunto de situaciones puramente locales y aisladas, sino que pueden encarnar el surgimiento de un paradigma opcional para abordar este conflicto” El también profesor de la Universidad de Colombia agregó: “Por tanto, se enfrentan varios desafíos El primero es armonizar las iniciativas locales con discusiones nacionales y articulaciones globales El segundo, vincular lo pragmático-terapéutico con la inevitable confrontación ideológica-política y, finalmente, sistematizar la documentación científica sobre las nuevas prácticas con una necesaria movilización social para defender los nuevos enfoques” A su vez, Gregor Burkhart, del Observatorio Europeo de Drogas de la Unión Europea (UE), dijo que, “hasta los sesenta, había pocos conflictos graves respecto de las drogas ilícitas en el mundo Ahora, su uso y consumo son considerados crímenes” Agregó que, “como resultado de la política represiva de la UE, más de 50% de las denuncias en este ámbito se dan por uso y posesión, y no por tráfico, que en realidad se debería combatir” Por su parte, Renate Walter Hamman, miembro de Cáritas Alemania, señaló que “en la mayoría de los estados alemanes hay reglamentos donde se establece la legalización de salas de consumo Quienes no apoyan esta medida es porque tienen una opinión más crítica al respecto” En su opinión, “esto demuestra que debe hacerse una política de paso a paso; sólo de esa manera se podrá avanzar en su control”

Comentarios