Miserias de la PGR

viernes, 23 de abril de 2004
México, D F, 22 de abril (apro)- En el escándalo en el que Sócrates Campus Lemus metió a la PGR y a su amigo, el procurador Rafael Macedo de la Concha, puso nuevamente los reflectores en la Procuraduría por una probable infiltración de personajes con antecedentes turbios que siguen dañando la imagen y la mellada credibilidad del Ministerio Público federal Desde que la PGR entró, según Macedo de la Concha, en una etapa de reestructuración, se anunció públicamente que la institución sería estrictamente rigurosa en la selección de su personal, a fin de evitar que ingresaran personas con antecedentes negativos que afectaran a la imagen de la dependencia Sin embargo, en el caso de Sócrates Campus Lemus --uno de los llamados “traidores” del movimiento estudiantil de 1968 y quien aparece fotografiado en un brindis junto con Juan N Guerra y Juan García Abrego– no ocurrió así: el procurador Macedo de la Concha dijo que este personaje fue contratado en el área de Comunicación Social de la PGR por su “fama pública” Hábil para adelantar juicios, prejuzgar y vaticinar condenas o exoneraciones, según convenga, el procurador Macedo de la Concha asumió en esta ocasión una defensa abierta en favor de Sócrates Campus, al afirmar que fue contratado en la PGR “porque tiene una fama pública como periodista, como analista, y esta fue la virtud que le vimos “En la Dirección de Comunicación Social había exigencias de analistas en el tema, y siendo una persona pública, así ingresó, obviamente siempre considerando como lo es, en base a sus aportaciones periodísticas, en sus vastos conocimientos y en base a su tarea profesional” En la conferencia de prensa ofrecida el miércoles 21, se le preguntó al titular de la PGR qué delitos se podrían desprender de la nota y de la fotografía que publicó el diario Reforma ese mismo día, y no quiso responder, pues dijo que no se trata de especular” Pero en más de dos años de estar al frente de la PGR, si algo ha caracterizado a Macedo de la Concha y a su colaboradores ha sido, precisamente, la especulación, rompiendo con ello lo que dicen respetar y, en los hechos, jamás lo hacen: el principio de inocencia En todos los casos que ha investigado, la PGR se ha caracterizado por las “filtraciones” de información, por el adelanto de juicios y la colocación de datos, en entrevistas y boletines, que permitan a los reporteros darle forma a una nota informativa, que aliente el morbo y hasta una sentencia, aun cuando los expedientes ni siquiera están en manos de un juez Así se hizo en el caso del llamado Pemexgate, y así lo está haciendo en la investigación del fraude perpetrado, presuntamente, por el argentino Carlos Ahumada en contra del Gobierno del Distrito Federal (GDF) Para la PGR, el logro por alguna detención o por un auto de formal prisión se convierte prácticamente en una condena: lo festinan como si se tratara de una sentencia bien lograda Siempre y en todo momento se rompe el principio de inocencia Porque recientemente, el procurador Macedo fue criticado por adelantar exoneraciones –aunque esa facultad no le compete, es exclusiva del juez– a favor del gobernador panista de Morelos, Sergio Estrada Cajigal, al afirmar que no había elementos para investigarlo por narcotráfico, aun cuando el mandatario estaba involucrado en un escándalo por protección al narcotráfico y por una probable relación sentimental con la hija del narcotraficante Juan José Esparragoza, El Azul No se vale, señor procurador Cuando se trata de personas no afines al partido que gobierna el país, el principio de inocencia se rompe y se socava, pero cuando gente ligada a su dependencia, como Sócrates Campus, que aparecen fotografiados en convites con narcotraficante, ese principio básico del derecho si se acta con estricto apego a la ley Y aún con todas estas maniobras, Macedo pide a la gente que le tenga confianza a la PGR, cuando su peor mal es depender del Ejecutivo Sin duda alguna, el presidente Vicente Fox no pudo encontrar a nadie mejor que Macedo de la Concha para encabezar a la PGR: Fue el más obediente procurador militar, integraba averiguaciones contra militares por órdenes del secretario de la Defensa Nacional Y ahora, sigue ese mismo patrón de conducta: obedece, porque como buen militar, sólo eso sabe hacer en su función como titular de la PGR

Comentarios