Llama obispo a resolver tema de las autonomías en Chiapas

martes, 27 de abril de 2004
* Si no se soluciona, persistirán los conflictos en la zona zapatista, advierte Tuxtla Gutiérrez, Chis , 26 de abril (apro)- Aunque las más de 100 familias desplazadas de sus comunidades en el municipio de Zinacantán ha retornado ya a sus poblados, mientras los legisladores locales y federales no resuelvan el tema de las autonomías, los conflictos en la zona zapatista continuarán, advirtió el obispo de San Cristóbal Felipe Arizmendi Esquivel En conferencia de prensa en esta ciudad, donde acompañó al nuncio apostólico Giusepe Bertello, el obispo Arizmendi Esquivel dijo que le preocupa todavía que en algunos lugares de la región que comprende su diócesis “siga habiendo enfrentamientos al interior de las propias comunidades” En el caso de la Zinacantán, dijo, el problema se dio porque hay dos municipios: “el autónomo y el constitucional”, por lo que las personas tienen que definirse por uno u otro, y al hacerlo entran en confrontación con el otro municipio “Esto no sólo se refleja en la disputa por el agua, sino también por los cargos o nombramientos, a veces por la posesión de la tierra, en tiempos de elecciones por la negativa a que haya comicios “En el fondo es que no hemos resuelto el problema de las autonomías, es decir cómo poder convivir con los municipios autónomos; y ese es un trabajo que hay que hacer de educación en las comunidades, porque hay lugares que conviven con mucha tranquilidad; prueba de ello es en el municipio constitucional de San Andrés Larráinzar, ahí están los dos municipios en la misma cabecera, e incluso han llevado a cabo obras o acciones de manera conjunta, el tiempo en que se confrontaron mucho, (eso) quedó atrás, ahora tratan de convivir con mayor armonía”, dijo Arizmendi Esquivel Pidió que ojalá y los grupos indígenas confrontados se eduquen para la convivencia, el respeto, la tolerancia, el diálogo y para saber vivir siendo diferentes entre sí Expuso que en la mayoría de los lugares donde hay zapatistas y gente que no simpatiza con el movimiento, en general se va logrando una cierta convivencia, aunque admitió que “hay tensiones todavía, y en el fondo estos problemas legales todavía afectan” En este contexto, no sólo está trabajando la diócesis en ello, sino también otras religiones; el gobierno en sus diferentes niveles, y hasta los mismos zapatistas para tratar de resolver el problema Recordó que la creación de los Caracoles y las llamadas Juntas de Buen Gobierno en agosto del 2003, tiene como finalidad ayudar a resolver los problemas en los lugares donde se presentan, porque antes tenían que ir hasta la comandancia general del EZLN y no había forma de resolver pronto un conflicto “Por eso con las Juntas de Buen Gobierno, de lo que se trata es de encontrar mecanismos dentro del movimiento zapatista para que de ahí pueda encontrarse soluciones inmediatas para los problemas y no tengan que estar dependiendo de la comandancia general del EZLN”, dijo Arizmendi Esquivel Específicamente dijo que le preocupa mucho que en la comunidad de Zinacantán haya habido un enfrentamiento con heridos y con golpeados; y aunque se ha restablecido el conflicto del agua, “en el fondo hay que seguir manejando estos problemas que, incluso, llegan a las legislaturas federal y local, para que se encuentren soluciones más de fondo en el tema de las autonomías” --¿Podríamos hablar de algún nuevo estallido social en la zona del conflicto? –se le preguntó --Lo que se ha dado son pequeños problemas puntuales que han estado sucediendo y que han sucedido en otras ocasiones, ni el zapatismo está a punto de provocar un enfrentamiento bélico, no se ve, ni el Ejército Mexicano quisiera hacer algún tipo de represión, se ve que se está tratando de encontrar soluciones para ir en paz unos con otros --¿Quiere decir que el Ejército ya no ha caído en violaciones a los derechos humanos en las comunidades indígenas? --He dicho muchas veces que se tiene que revisar su actuación, pero se entiende que ha mejorado Pero habrá ocasiones que en todos somos pecadores, no sólo los militares también los zapatistas, y nosotros como religiosos a veces podemos fallar

Comentarios