La operación video, planeada con antelación con fines políticos: Ahumada

jueves, 29 de abril de 2004
* Las revelaciones de la cancillería isleña, inadmisibles: SRE México, D F, 28 de abril (apro)- Con la súbita decisión del gobierno de Cuba de deportar a México a Carlos Ahumada, las piezas del rompecabezas de los video-escándalos comienzan a ordenarse Minutos antes que el empresario de origen argentino fuera puesto en el avión que lo trajo de regreso a México, para ser juzgado por un presunto fraude de 31 millones de pesos cometido en perjuicio del erario de la delegación Gustavo A Madero, la cancillería cubana soltó una bomba En un comunicado de poco más de dos cuartillas de extensión, el Ministerio de Relaciones Exteriores de la isla dijo que durante su reclusión, Ahumada declaró que el uso de los videos que exhibieron a Gustavo Ponce, René Bejarano y Carlos Imaz –exsecretario de Finanzas del Gobierno del DF, expresidente de la Comisión de Gobierno de la Asamblea Legislativa y exjefe delegacional en Tlalpan, respectivamente– fue una acción “planeada con meses de anticipación”, y “calculada deliberadamente para alcanzar objetivos políticos” Además, aseguró que la investigación realizada en Cuba demostró que los hechos relacionados con Ahumada y el escándalo público desatado en torno de ellos “tienen una incuestionable carga de connotación política”, y que afectan de un modo u otro a funcionarios y autoridades del gobierno de México La cancillería mexicana salió al paso de las declaraciones del gobierno cubano, y dijo que resultan inadmisibles En un escueto comunicado de prensa, añadió que compete única y exclusivamente a la justicia mexicana determinar si la investigación tiene una connotación política Aclaró, así mismo, que el viceministro para América Latina y El Caribe de Cuba, Bruno Rodríguez Padilla, informó anticipadamente a la embajadora de México en la isla, Roberta Lajous, que Carlos Ahumada sería deportado a México Desde el pasado 1 de marzo, cuando Televisa dio a conocer el primero de los tres videos de la corrupción que involucran a personajes políticos ligados al jefe de GDF, Andrés Manuel López Obrador sostuvo que todo había sido producto de una acción concertada desde el gobierno federal, con el propósito de afectarlo políticamente Con la opinión pública en contra, López Obrador comenzó a tratar de recabar las pruebas que apoyaran su dicho, y pronto logró amortiguar el golpe: con información obtenida de distintas fuentes, pudo probar que Carlos Ahumada, Diego Fernández de Cevallos y personal del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen) y de la Procuraduría General de la República (PGR) coincidieron el 20 de febrero último en el hotel Intercontinental, ubicado en Paseo de la Reforma Ese día, Ahumada presentó en un salón del hotel una denuncia penal contra funcionarios del GDF por el presunto delito de extorsión, cuyo alquiler fue pagado, por cierto, por el Cisen Descubierta esa inusual audiencia judicial, López Obrador se encargó luego de buscar las pruebas del supuesto complot en su contra, y con información proporcionada por la propia PGR, se sacó otro as que tenía bajo la manga: Con declaraciones de los choferes de Ahumada, demostró que el empresario de origen argentino y el expresidente Carlos Salinas de Gortari se habían reunido al menos dos veces en los meses previos a la difusión de los videos Según López Obrador, en esos encuentros participaron también Fernández de Cevallos y los abogados de Salinas, los hermanos Juan y Antonio Collado, quienes actualmente llevan también la defensa de Ahumada López Obrador cerró el círculo del supuesto complot el 15 de abril último Con los resultados de la investigación que llevaron a cabo el Departamento del Tesoro estadunidense y la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) sobre Gustavo Ponce, el exsecretario de Finanzas del GDF, el funcionario capitalino trató de demostrar que la Secretaría de Hacienda y la PGR utilizaron la información obtenida de manera “facciosa”, con el único propósito de golpearlo políticamente Y es que, en su opinión, Hacienda sabía desde 1997 que Ponce andaba en malos pasos y no hizo nada hasta el pasado 4 de marzo, cuando presentó en la PGR una denuncia formal en su contra, por el presunto delito de lavado de dinero López Obrador acusó también a Hacienda de haber filtrado la información de las andanzas de Ponce en Las Vegas a Televisa La televisora difundió las imágenes el pasado 1 de marzo, dos días antes que Hacienda formulara la querella Antes de que Ahumada fuera deportado, la PGR todavía no había podido configurar el delito de lavado de dinero López Obrador no quiso hablar sobre el asunto, y prometió que este jueves, en su conferencia de prensa mañanera, lo hará

Comentarios