Defiende obispo a sacerdote acusado de violación

viernes, 9 de abril de 2004
* Entre tanto, Sandoval Iñiguez demanda para la Iglesia católica curas “puros, humildes y santos” Guadalajara, Jal , 8 de abril (apro)- Mientras que el cardenal Juan Sandoval Iñiguez demandaba para la Iglesia católica en la Misa Crismal de hoy celebrada en la Catedral Metropolitana sacerdotes “puros, humildes y santos”, en Tepatitlán, el obispo de San Juan de los Lagos, Javier Navarro, defendía a un clérigo acusado de violar a una menor Junto con más de cien sacerdotes, el obispo Navarro celebró en Tepatitlán --donde tiene lugar el proceso en contra del sacerdote Rafael Córdoba-- la Misa del Santo Crisma, donde declaró: "Tengo la certeza absoluta de que el padre Rafael Córdoba es inocente de violación" La celebración del acto litúrgico en que se bendicen los óleos que se aplicarán en varios sacramentos que realiza la Iglesia, como el bautismo, la confirmación, la ordenación sacerdotal y la unción de los enfermos en peligro de muerte, se efectuó precisamente en Tepatitlán y no en la catedral de San Juan de los Lagos, como un acto de solidaridad hacia el sacerdote detenido, porque, además del prelado Navarro, el resto de su presbiterio dice estar cierto de que a Córdoba Esparza se le acusa en falso Según denuncia de familiares de la presunta víctima, el padre detenido habría abusado de una menor con síndrome de Dawn en el poblado de Temacapulín, pero hasta el momento no se ha comprobado esa participación, sin embargo, el acusado sigue detenido y se le ha iniciado un proceso Sandoval Iñiguez dijo en la celebración eucarística en una Catedral atiborrada de fieles y ante cerca de mil curas de la diócesis, que la Iglesia demanda sacerdotes castos, santos y humildes para que puedan cumplir su misión, siempre al servicio de los demás Ahí expresó el arzobispo tapatío: "Hoy renovamos, queridos hermanos sacerdotes, nuestras promesas sacerdotales con un sentido muy especial: indulgencia de purificación y santificación porque estamos preparándonos al 48 Congreso Eucarístico Internacional

Comentarios