La orquesta de Medina Plascencia

viernes, 9 de abril de 2004
México, D F, 8 de abril (apro)- Al grito oportunista de “ahora es cuando”, título que le impuso a un libro que tardó ocho años en dictar y que omite más cosas de las que dice, un nuevo aspirante a “servir a México” desde la Presidencia de la República ha hecho su aparición: Carlos Medina Plascencia La maniobra mediante la cual el exgobernador interino de Guanajuato se incorpora al elenco de presidenciables por el Partido Acción Nacional (PAN) tiene como base la “Fundación 2020”, cuyo financiamiento para los sueldos de 60 mil pesos mensuales del personal que emplea y las actividades que promete realizar es oscuro Lo que es muy transparente es el grupo que lo acompaña en esta nueva aventura política, luego de cuatro sonoras derrotas consecutivas --la coordinación del grupo parlamentario del Senado, la presidencia nacional del PAN, la estrategia electoral en el 2003 y su enfrentamiento con Diego Fernández de Cevallos: Se trata del sector de extrema derecha de ese partido y de más allá No es de extrañar Desde que se hizo del gobierno estatal de Guanajuato mediante el arreglo entre Carlos Salinas y el PAN, en 1991, Medina se convirtió en uno de los paladines de la ultraderecha, al punto de que fue comparado con Dios por Marco Antonio Adame, el presidente del Movimiento Testimonio y Esperanza que organiza las peregrinaciones al Cerro del Cubilete, nombrado luego diputado federal y ahora senador Cosa curiosa: En la última página de su libro, la 352, Medina Plascencia anota: “Ahora es cuándo (sic), mexicanas y mexicanos, tenemos la oportunidad para (resic) hacer a un lado fundamentalismos y extremismos de cualquier tipo, ser generosos para comprometernos en un nuevo pacto social” Pero los “fundamentalismos y extremismos” de derecha fueron acogidos en la ceremonia de presentación de su libro, el miércoles 31 de marzo, en el Palacio de Minería de la Ciudad de México Ahí estuvieron personajes de la talla de Ramón Muñoz Gutiérrez, el influyente asesor de Vicente Fox cuyo seudónimo es “Julio Vértiz”; el diputado Fernando Guzmán Pérez-Peláez, jefe de los cruzados del cardenal Juan Sandoval Iñiguez, y la directora del DIF, Ana Teresa Aranda, quien ha propalado la versión de que ya no milita en “El Yunque”, conocido entre ellos como “La Orquesta”, porque “no podía pensar por mí misma” El libro de Medina es pura generosidad, un llamado “a volver a nuestras múltiples (sic) raíces, a nuestras tradiciones y creencias”, a “reconciliarnos con el pasado”, aunque no explique a lo largo de todas sus páginas por qué el PAN aprobó el saqueo del Fobaproa sin sancionar a nadie, como a Guillermo Ortiz, tal como prometió En el libro, que en realidad es la autobiografía de un hombre perfecto --casi Dios--, no hay más que justificaciones políticas sobre toda su carrera, defensa permanente del gobierno de Fox, pese a las críticas que en privado solía hacer sobre la falta de “cambio”, omisiones sobre el corporativismo y la corrupción panista, como en Guanajuato Eso sí, al menos hay un claro acto de deshonestidad personal: Las 38 fotografías que ilustran el volumen no reconocen a sus autores, entre ellas la que corresponde a la respuesta que como diputado dio al informe de gobierno de Ernesto Zedillo, en 1999, tomada por Germán Canseco, fotógrafo del semanario Proceso Existen, sí, agradecimientos a sus amanuenses y colaboradores, como Alfredo Anda Páez, fundador en Guanajuato del membrete Juventud Inconforme Positiva, y a Héctor Moreno, autor junto con Alberto Villasana, de “Sangre de mayo”, la versión derechista del asesinato del cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo Por cierto, Villasana de plano dijo eso día que Medina debe ser el candidato presidencial del PAN --¿Y Santiago Creel? --No, jamás lo apoyaríamos Comentarios: delgado@procesocommx

Comentarios