La apuesta europea

sábado, 1 de mayo de 2004
Berlín (apro) - Con moderada alegría, no exenta de una gran incertidumbre ante lo que deparará el futuro, la Unión Europea celebra su ampliación a 25 miembros a partir de este 1 de mayo Las fronteras de la Unión Europea (UE) se trasladan, básicamente, hacia el Este, con el ingreso de Polonia, República Checa, Hungría, Eslovenia, República Eslovaca, Lituania, Estonia, Letonia, Malta y el sector de Chipre perteneciente a Grecia El nuevo mercado común, conformado por 450 millones de personas, se convierte así en el mayor espacio económico del mundo Menos escéptica que sus ciudadanos, la Comisión Europea estima que la ampliación va a abrir significativas posibilidades económicas y un crecimiento adicional de la economía de un 1% en los antiguos países miembro Supone que los consumidores van a apreciar los beneficios de una oferta acrecentada y de una reducción en los precios Pronostica, así mismo, que las nuevas inversiones impulsarán la creación de empleos y con ello un aumento en el nivel de vida de los habitantes, tanto en los viejos Estados miembros como en los que ahora se suman En Alemania, según expertos, tan sólo los negocios con Polonia, Hungría y las repúblicas Checa y Eslovaca propiciarán la creación de hasta 77 mil puestos de trabajo Los alemanes, fieles a su naturaleza, reciben estos anuncios con escepticismo Un cauto 57% apoya el ingreso de los diez nuevos países Sólo en Francia es mayor el rechazo Mientras que en Grecia el apoyo comprende a cuatro de cada cinco encuestados Sin embargo, los alemanes siguen aceptando la importancia de la UE en lo que respecta al desarrollo político, social y económico La Unión es vista como garante, así mismo, de la paz entre los Estados miembros, y también dentro del mundo En Polonia, país que con sus 38 millones de habitantes será pieza clave del nuevo trazado regional, mucha gente piensa que van a aumentar los precios, pero no así los salarios “La gente tiene menos miedo a perder el trabajo a que sus ingresos no compensen el aumento del costo de vida”, dice Jerzy Franczak a Apro Escritor polaco residente en Cracovia, Franczak señala que entre las generaciones de edad intermedia se ha extendido una idea no del todo hostil, pero sí tendiente a no aceptar el ingreso de Polonia a la UE “La esperanza con respecto del ingreso viene sobre todo del lado de los jóvenes, por el hecho de tener la posibilidad de viajar y de que se terminen las limitaciones para estudiar o trabajar en un país extranjero” Migración La llegada de una migración indiscriminada desde el Este, en busca de nuevas posibilidades laborales, es el miedo más extendido entre los alemanes “No se registrará una ola migratoria dramática”, dice a Apro Hebert Brücker, experto del Instituto Alemán para la Investigación Económica con sede en Berlín (DIW) Las normas de transición, en países como Alemania y Austria, impedirán la llegada masiva de inmigrantes en los primeros años “En los próximos 25 años, se registrará una migración de 3 o 4% de la población de países del Este europeo, es decir, entre 3 y 4 millones de personas, si se toma en cuenta a Rumania y Bulgaria, que a más tardar ingresarán en la Unión Europea en 2007”, sostiene Brücker El experto agrega que la cifra pronosticada para Alemania es mucho menor a la que sería necesaria para mantener estable la población activa, teniendo en cuenta el bajo nivel de natalidad y el envejecimiento de la población germana “La gente no va a salir corriendo de Polonia”, confirma, por su parte, el escritor Franczak, del otro lado de la frontera “La posibilidad de trabajar en Alemania, Italia o Francia, aunque fuera de manera ilegal, existía antes y existe ahora Los que quieren trabajar en esos países, ya lo hacen desde hace tiempo” El promedio de gente con alto nivel de calificación es mayor en los países del Este que en Alemania Es justamente esta gente la que se estima que emigrará hacia el Oeste, con la consiguiente pérdida para los países donde se formaron Pese a la alta desocupación en Alemania, existe necesidad de fuerzas de trabajo especializadas en determinados sectores y regiones Los emigrantes de Europa del Este se dirigen sobre todo a regiones prósperas, como Baden Württemberg y Baviera Esto contribuye a elevar el nivel de producción y al mismo tiempo impide una reducción de los salarios, lo que no sucede en el caso del sector de prestación de servicios, como el de limpieza, donde los ajustes se hacen mediante salarios más bajos La parte germano-oriental, por el contrario, no se beneficiará de los efectos positivos de la migración, ya que los propios alemanes orientales emigran al Oeste para conseguir empleo Se cree que la migración tenderá a perder peso en la medida que las economías del Este eleven su nivel de ingresos, tal como ocurrió en Portugal, España y Grecia, países con una fuerte emigración hacia Alemania y Francia, en los setenta En cuanto al ingreso de los nuevos Estados miembros en la zona del euro, éste deberá esperar al menos hasta el 2006, dado que las condiciones en el sector financiero son todavía muy diferentes Igual sucede con sus niveles inflacionario y de endeudamiento Criminalidad Un prejuicio histórico alemán asocia los países del Este con la criminalidad De ahí el temor de que a partir de ahora ésta aumente Quizá justamente por eso sean los alemanes en este punto muy europeístas: El 72% está de acuerdo en unificar la política de seguridad y defensa “Los temores de la gente no son justificables, ya que las fronteras están abiertas desde hace varios años, y los polacos o rumanos no necesitan una visa y viajan a nuestro país de forma libre”, opina Brücker A su juicio la ampliación hacia el Este europeo no dará un impulso a la criminalidad sino, por el contrario, ésta podría disminuir La posibilidad de tener un permiso de trabajo podría ser un incentivo, así mismo, para que muchos emigrantes se registren de forma oficial Los ciudadanos de los diez nuevos países miembro tienen derecho a desplazarse de forma libre dentro del territorio de la UE Sin embargo, necesitan su pasaporte o identificación personal para atravesar las fronteras hacia el Occidente Los controles fronterizos dejarán de existir una vez que las fronteras externas de la UE hacia el Este sean tan seguras como las ya existentes En Alemania, la oposición democristiana propone que los controles en la frontera entre Polonia y Alemania permanezcan hasta el 2012, cuando las fronteras de la UE con Bielorrusia y Ucrania estén aseguradas logísticamente y con el personal necesario, para que entonces Polonia ingrese al Acuerdo de Schengen La eventual pérdida de terreno a nivel comercial, en favor de los países que se suman a la UE, causa preocupación en Latinoamérica Muchos políticos europeos y latinoamericanos coinciden, no obstante, en que la ampliación de la UE incrementará las oportunidades “Durante el periodo de negociación de entrada de los nuevos miembros, sí hubo, si no una desatención, al menos una pérdida de la prioridad que representa América Latina”, dice a Apro Porfirio Muñoz Ledo, embajador de México ante la Unión Europea y organizador de la próxima Cumbre América Latina y El Caribe-Unión Europea, que se celebrará en Guadalajara, México a fines de mayo “Si nos interesa la relación con Europa, por su tamaño y su peso en la economía y la política mundiales, pues mejor tratar con una Europa más grande”, sostiene Muñoz Ledo, quien califica de inmensas las perspectivas de comercio que se abren en Europa del Este

Comentarios