Madres de la muertas de Juárez: El calvario (Primera de dos partes)

lunes, 10 de mayo de 2004
* El Día de la Madre ha quedado reducido a recuerdos de sus hijas masacradas Ciudad Juárez, Chih , 10 de mayo (apro)- El asesinato de sus hijas marcó su presente y arrancó de ellas una fuerza superior para poder no sólo enfrentar a las autoridades, sino a un futuro incierto Son las madres de las mujeres asesinadas o desaparecidas en Ciudad Juárez y Chihuahua que con dificultad se levantan todos los días para proseguir con su demanda de justicia tras una década de complicidades y silencio en torno al feminicidio en medio de un clima de persecución Para ellas, los festejos del Día de la Madre, han quedado reducidos a recuerdos de sus hijas masacradas Ahora son ellas quienes son las responsables de las hijas e hijos de las víctimas de Juárez obligadas brutalmente asumir de nuevo la maternidad Desde 1993 se han registrado en Juárez alrededor de 350 asesinatos violentos de mujeres, ciudad considerada capital de la industria maquiladora, cuya población fluctúa en un millón 319 mil habitantes, según datos de la Presidencia Municipal, y, de acuerdo con cifras del gobierno estatal, ha crecido 12 veces en los últimos 40 años El mismo Gobierno de Chihuahua –reticente a asumir el problema-- reconoce 330 crímenes a la fecha, 90 de ellos bajo el rubro de crímenes sexuales, es decir, aquellos que han despertado el horror de la comunidad internacional por su violencia En la capital estatal, Chihuahua, desde 1999 la organización Justicia para Nuestras Hijas, documenta y da seguimiento a nueve asesinatos y siete desapariciones de jóvenes trabajadoras o estudiantes que guardan similitudes con los crímenes en Ciudad Juárez Provenientes de la clase trabajadora y tras vivir el unánime maltrato del aparato de justicia en el estado, muchas madres pronto renunciaron a la búsqueda de justicia o de sus propias hijas Algunas de ellas se mudaron a otras entidades Otras, cerraron la puerta La vida de las que optaron por seguir buscando es una cuerda floja La salud de todas ellas es frágil: abunda la diabetes, sufren estrés postraumático, los ataques de pánico, dermatitis o, simplemente “un peso en el corazón” A su precaria condición económica –con varios hijos, ningún compañero, quizá desempleadas y con casas a medio construir-- se suman hoy los gastos en salud, abogados, terapia y otras nuevas necesidades que las hacen vulnerables a ser atacadas por recibir una supuesta ayuda gubernamental y por enriquecimiento Todas ellas lamentan que la sociedad juarense –informada por las autoridades y los medios locales— califiquen a sus hijas de haber sido “vaguitas”, de andar “muy sueltitas” o incluso, de haberse prostituido Han recibido, además, desplantes de las autoridades policiales locales, especialmente en la década de los 90 Esther Luna, es la madre de Brenda Alfaro Luna, quien salió una mañana de octubre de 1997 –tenía de 15 años de edad-- a su primer día como trabajadora doméstica y nunca regresó Pocos meses antes vivía cómodamente con su familia en El Paso, Texas pero un problema familiar las obligó a regresar, sin dinero, a este lado de la frontera Por los medios de comunicación su hermana Lorena se enteró que había aparecido un cuerpo por los campos de Pemex que podría corresponder a su hermana, ante lo cual acudió a identificarlo Lamentablemente las ropas correspondían a Brenda, pues curiosamente ella se las había prestado No obstante, le negaron ver el cuerpo por el grado de descomposición en que se encontraba Fue hasta el año 2001 cuando la familia pudo recuperar el cuerpo En esos años, la policía dijo a Esther en alguna ocasión: “Váyase a su casa, nosotros le hablamos ¿Qué no tiene nada qué lavar?”, según refiere la señora Luna desde su casa ubicada cerca del centro de Ciudad Juárez La auditoría del Instituto Chihuahuense de la Mujer lo consigna como un caso aún sin resolver “Quien resulte responsable” asienta Lejos de su vida diaria, la escena política generada a raíz de la persistente denuncia de los crímenes por las organizaciones locales de mujeres, de familiares de las víctimas y derechos humanos en el estado, el país y el mundo pide una revolución al corrupto sistema judicial de Chihuahua “Tenemos que idear nuevas formas jurídicas para saldar la deuda del país con las mujeres de Juárez”, invita la comisionada para prevenir y erradicar la violencia contra las mujeres en Ciudad Juárez, Guadalupe Morfín, a quienes han dirigido una campaña en contra del organismo que preside por considerarlo una instancia cara y sin resultados

Comentarios