Análisis político: Fox, dudoso optimismo

martes, 11 de mayo de 2004
México, D F, 10 de mayo (apro)- “Ya se ve mejor el panorama” En qué estaría pensando Vicente Fox cuando dijo esa frase: ¿En la crispada relación que su gobierno mantiene con Cuba? ¿En el rompimiento del diálogo entre las dos principales fuerzas políticas y el Ejecutivo federal? ¿En el dólar que casi llega a los 12 pesos? ¿En la amenaza de que los brotes de sarampión se conviertan en epidemia? Pocos podrán explicar qué es lo que ve Vicente Fox cuando se atreve a decir tal cosa; quizá por tratarse de un hombre poco experimentado en política, es que Fox no entiende bien y no da lectura correcta a lo que tiene frente a sus ojos Ojalá alguien pueda explicar al presidente de la República que cuando un brote de sarampión aparece las luces de alerta deben encenderse, que se debe revisar la política económica y entender que ese tipo de enfermedades no es propia de países ricos, sino más bien de naciones pobres que empiezan a cosechar los frutos de la desnutrición Nadie puede culpar a Vicente Fox de los elevados niveles de pobreza que se viven en México, de la existencia de 40 millones de mexicanos en extrema pobreza, de la desnutrición, de la falta de oportunidades, de la migración del campo a la ciudad A Fox sólo podríamos acusarlo de no entender, a pesar de estar viviendo las consecuencias de ello, que gran parte de la pobreza y, por consiguiente, del brote de enfermedades como el sarampión tuvieron su origen en el tipo de política económica intensificada en la década de los noventa por Carlos Salinas de Gortari El mismo hombre que anunció el arribo de México al club de los ricos y gracias al cual estamos viviendo hoy enfermedades de pobres ¿Cuál primer mundo fue al que nos llevó Salinas? ¿Se dará cuenta de ello Vicente Fox? ¿Se habrá preguntado en los últimos días, en qué países “desarrollados” se dan tipo de enfermedades como el sarampión y que hoy amenaza con convertirse en epidemia? Los jóvenes que hoy tienen que vacunarse para evitar la infecta del virus nacieron en los noventa, cuando Salinas de Gortari anunció la inclusión de este país al club de los ricos La política económica de Salinas, implementada un sexenio antes, con Miguel de la Madrid, no fue la más acertada para un país subdesarrollado como el nuestro y parte de la posible epidemia que enfrentaría México es producto de esa economía, por eso hoy el tema del sarampión no puede ni debe verse como un asunto menor Cierto es que una parte de los adultos que podrían infectarse con el virus del sarampión obedecería a otras causas ajenas a la pobreza, como es el hecho de que durante su niñez no era obligatorio aplicarse la doble vacuna, pero otra gran parte, los más jóvenes sí son producto de la política económica de los noventa Si cualquier persona que sepa sacar cuentas lo puede ver, por qué Vicente Fox no, qué es lo que él ve como para atreverse a decir que “ya se ve mejor el panorama” Puede que no sea un político experimentado, pero eso no lo descarta en automático para tener un poco de sensibilidad y razonamiento para darse cuenta de que México puede estar en el umbral de una epigea que sólo se da en los países pobres El presidente de la República debe darse cuenta que en México sí existe pobreza, que no porque su mujer vista con la marca Chanel y sus hijas asistan a la boda de un príncipe y futuro rey de España, la pobreza no es una realidad en este país Si un problema doméstico su gobierno lo convirtió en un conflicto internacional, esperemos que un brote de sarampión en el Distrito Federal, Hidalgo y Estado de México, no se convierta en una epidemia nacional por impericia del sector salud Que no olvide el presidente de México que el sarampión es una enfermedad de la pobreza y entienda que eso no es un asunto de números, de ver cuántos pobres hay en este país, sino que es una urgencia de aplicar verdaderos programas sociales y económicos que detengan la otra epidemia que trae la desnutrición

Comentarios