Análisis político: Salinas y la mafia política

viernes, 14 de mayo de 2004
México, D F, 13 de mayo (apro)- Desde las tinieblas, como todos los perversos, y mediante los numerosos cómplices que hizo en todos los ámbitos de México, Carlos Salinas ha sido exhibido como el jefe de una conspiración cuyas implicaciones van más allá de liquidar políticamente a un adversario, Andrés Manuel López Obrador No hacen falta videos para acreditar la trama El semanario Proceso ha documentado, desde el momento mismo en que estalló el escándalo, iniciando marzo, la intriga encabezada por Salinas, quien ha tenido en calidad de cómplices al empresario Carlos Ahumada, el procurador general de la República, Rafael Macedo de la Concha, y los secretarios de Gobernación, Santiago Creel, y de Hacienda, Francisco Gil Díaz, así como al senador Diego Fernández de Cevallos No se sabe todavía qué tanto encaja en la intriga Vicente Fox, tan desinformado que está el ciudadano presidente de la República En su más reciente edición, Proceso informa de un conjunto de llamadas telefónicas hechas desde la Procuraduría General de la República (PGR) y del Centro de Información y Seguridad Nacional (Cisen), el órgano de espionaje del gobierno federal, a Las Vegas, Estados Unidos, donde fue videograbado el exsecretario de Finanzas del Gobierno del Distrito Federal (GDF), Gustavo Ponce, entregado al juego con recursos cuyo origen seguramente se encuentra en Ahumada Si de combatir la corrupción se trata, lo procedente era hacer del conocimiento de la autoridad esa información obtenida Pero ya se ve que no, que el propósito era otro Salinas articuló una estrategia con la complicidad de Fernández de Cevallos, Macedo de la Concha, agentes del Cisen y el diputado Federico Döring, en su calidad de patiño, con el fin de exhibir corrupción, sí, pero no para contrarrestarla No podía ser de otro modo, considerando al principal implicado Igual que se desbarató su imagen de hombre providencial construida a punta de dinero público que se allegó en el ejercicio de un cargo al que llegó mediante el fraude electoral, Salinas se mostró tal cual es Es cosa de remitirse a los hechos: Ahumada y Salinas se encontraron al menos dos veces antes de que el primero huyera a Cuba, y otras cuatro entre septiembre y diciembre del año pasado, según los escoltas Ricardo Torres de la Cruz y Julio Carrasco Romero En enero, Ahumada se reunió repetidas ocasiones con Fernández de Cevallos, tal como él mismo ha reconocido, y en tres ocasiones con los abogados Juan y Antonio Collado En esos encuentros se armó todo Y febrero fue el mes clave para lanzar el zarpazo El 19 de febrero, Ponce viajó a Las Vegas y un día antes la unidad responsable de la SHCP sobre lavado de dinero solicitó a la Unidad de Investigación contra Crímenes Financieros del Departamento del Tesoro estadunidense información sobre movimientos financieros del funcionario, con base en el acuerdo de cooperación La respuesta de la agencia de Estados Unidos llegó cinco días después de presentada, el 23 de febrero, en la que se documenta que Ponce realizó 36 viajes a ese país entre 1992 y diciembre del 2003, y 17 viajes entre abril del 2002 y febrero de 2004 a Las Vegas, parte de cuya información se hizo pública en el “Noticiero” nocturno de Televisa, el 1 de marzo El día 20, luego de presentar y ratificar Ahumada la denuncia por extorsión en el hotel Presidente Intercontinental, asistido por los delegados de la PGR y el Cisen, así como por Fernández de Cevallos, alcanzó a Ponce en Las Vegas, y lo videograbaron, al menos dos cámaras, en el casino del hotel Bellagio Hay en esta trama llamadas telefónicas clave, documentadas en la más reciente edición de Proceso: El 7 de febrero se emitieron dos llamadas desde el hangar de la PGR, en la Ciudad de México, a Las Vegas: una de 265 minutos y otra de 199, presumiblemente por el envío de documentos por fax La tercera llamada fue el 18, un día antes de que Ponce llegó a Las Vegas y el mismo día que la SHCP solicita información al Departamento del Tesoro Las últimas llamadas de la PGR se hicieron el 23 de febrero, donde todavía estaba Ahumada, quien el 25 de febrero voló a Cancún y, dos días después, huyó a La Habana, Cuba, tres días antes de la difusión del video, junto con la todavía perredista Rosario Robles De las consecuencias de la difusión de los videos, Salinas estuvo muy pendiente desde su domicilio de Londres El Cisen se encargó de informarle: el 8 y el 17 de marzo recibió dos llamadas de ese organismo de espionaje con duración de 21 y 14 minutos Los hermanos Collado --defensores de Raúl, el hermano “incómodo”-- también le dieron información a Salinas: recibió dos llamadas el 12 de marzo Alguien del PRI lo llamó, también dos veces, el día 15 Otra información es relevante: En el avión matrícula XA-CVE, en el que Ahumada viajó a Las Vegas, y luego a Cuba, se ha transportado Carlos Salinas, precisamente a La Habana; el más reciente, según las bitácoras de vuelo, fue a principios de febrero Y en ese mismo avión viajaron, también a Cuba, los abogados Collado en cuatro ocasiones, la más reciente 12 días después que Ahumada fue deportado, cuya decisión de Cuba desbarató la estrategia de protección a Ahumada, en un rosario de equívocos del gobierno federal que ha llegado a la virtual ruptura de relaciones con ese país Este conjunto de datos, plenamente verificados por el reportero Raúl Monge en Proceso no dejan lugar a dudas sobre la coordinación de Salinas en la conspiración, que es obvio que no busca atacar el robo del erario capitalino, sino quitar del camino a un adversario que podría liquidar los privilegios de los que goza él y su pandilla Y para eso el gobierno de Fox no ha escatimado el préstamo de los aparatos del Estado, que pasa por una protección descarada a Ahumada por parte, por ejemplo de la PGR, cuyas mentiras están quedando más que evidentes Comentarios: delgado@procesocommx

Comentarios