La verdadera injerencia CUBANA

domingo, 16 de mayo de 2004
Aproximadamente 200 entrenadores cubanos ignoran si podrán continuar su trabajo en México ante el deterioro de la relación diplomática entre los gobiernos de Vicente Fox y Fidel Castro La mitad de ellos forma parte de la estructura deportiva de alto rendimiento y algunos están vinculados a los principales prospectos de medalla olímpica en los cercanos juegos de Atenas El deterioro de las relaciones diplomáticas entre México y Cuba pone en riesgo la renovación de los contratos de aproximadamente 100 entrenadores cubanos que participan en el desarrollo del deporte de alto rendimiento en el país, así como de otro centenar que labora al margen de los órganos deportivos oficiales Pocos esperan que la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade) siga adelante con el viejo proyecto deportivo "a la cubana", que iniciara Mario Vázquez Raña -viejo amigo de Cuba y de Fidel Castro- hace 22 años, cuando el perpetuo presidente de la Organización Deportiva Panamericana (Odepa) conducía también el Comité Olímpico Mexicano (COM), como lo hizo durante casi tres décadas bajo el cobijo de gobiernos priistas Los entrenadores y especialistas cubanos (metodólogos, doctores e instructores) no son bien remunerados Por ejemplo, Omar Lorenzo Mendivia, el único psicólogo registrado en la nómina de la Conade, gana 4 mil pesos Entre los 48 entrenadores y 18 metodólogos contratatos por ese organismo oficial, la mayoría alcanza un sueldo de 7 mil 488 pesos, y sólo un privilegiado, el doctor Carlos Emilio Harris, del área de Medicina Deportiva, recibe la cuota más elevada del convenio: 18 mil 432 pesos Son, en total, 67 personas que representan para la Conade una erogación mensual de 637 mil pesos, es decir, 7 millones 644 mil 34 pesos anuales o un promedio mensual de 9 mil 507 pesos por cada profesional A ello se agrega que realmente cada especialista cubano recibe apenas 30% de sus percepciones en algunos de los casos, pues el acuerdo actual obliga a la Conade a entregar directamente el 70% restante al gobierno cubano Este porcentaje fue establecido desde los primeros convenios firmados por Vázquez Raña y el régimen castrista Los gobiernos de otros estados de la República, donde oficialmente trabajan unos 40 entrenadores cubanos, suelen depositar sus salarios mensuales a una cuenta del gobierno cubano y los especialistas únicamente reciben comida y sustento Aunque el futuro de decenas de entrenadores cubanos está en el aire, el proyecto podría caminar ya sin su presencia, a decir del director de alto rendimiento de la Conade, Valentín Yánez, cubano naturalizado mexicano "A lo mejor nos tardaríamos un poco más para alcanzar el nivel previsto, pero de todas formas llegaremos No creo que el deporte de México requiera de apoyo de una manera absoluta Esto va a caminar, quizá no tan rápido como caminaríamos con ayuda o con contrataciones de entrenadores de mayor nivel, pero vamos a andar, pues ya están sentadas las bases para que el deporte de México camine solo", afirma el directivo, que tiene casi 11 años de radicar en el país -¿Y México cuenta ya con entrenadores capaces para aterrizar el proyecto de desarrollo deportivo? -Se van formando En el deporte de alto rendimiento, no se hacen entrenadores olímpicos en ninguna escuela ni de una manera teórica El entrenador olímpico y campeón mundial se forma con trabajo, haciendo atletas olímpicos y llegando a las Olimpiadas Eso lleva su tiempo, un tiempo que ya ha iniciado Ya tenemos entrenadores de nivel olímpico, de nivel mundial todavía no suficientes, pero tenemos y van a seguir creciendo Sin embargo, la Conade, que preside Nelson Vargas, intenta definir una fórmula que haga posible la extensión del convenio con el Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación de Cuba (Inder), que finaliza el próximo 31 de julio y en el que se incluye a especialistas considerados de suma importancia en el proyecto, como el entrenador de la ciclista Belem Guerrero, Óscar Echeverría, de quien se desconoce si acompañará a la mexicana en Atenas 2004 En la actualidad, los entrenadores deportivos cubanos que trabajan en México son más de 200 y se distribuyen en todo el territorio La cifra es mínima si se compara con Venezuela, en donde la "cooperación" castrista llegó en forma de invasión, pues el número de entrenadores sobrepasa los 3 mil Tan sólo este año desembarcaron mil 500 especialistas En este aspecto, Cuba también extiende sus redes a Brasil, Colombia, algunos países de Centroamérica y de El Caribe, de África y de Asia A México le corresponde el segundo lugar en este peculiar balance de importaciones De acuerdo con un reporte de Radio Habana, en 1998 México fue el principal centro de operaciones de los 636 entrenadores y técnicos cubanos que laboraban en 33 países de cuatro continentes, con un total de 109 especialistas; seguido por Colombia, con 90; Venezuela, con 70, y Perú, con 63 También hay entrenadores cubanos en España, Italia, Sudáfrica, Ghana, Japón, Cabo Verde e Indonesia La entidad comercializadora que se encarga de la autosuficiencia financiera del Inder y de canalizar a los entrenadores mediante convenios con otros países es Cubadeportes, creada en 1992 Centro Olímpico Cubano La historia se remonta al 27 de enero de 1975, cuando Mario Vázquez Raña presidió, como máxima autoridad del COM, una comitiva integrada por 18 personas, que visitó a Fidel Castro en La Habana con la idea de conocer los programas de educación física y de preparación de alto rendimiento, las ciencias médicas aplicadas a éste, y para tratar algunos aspectos organizativos de los Juegos Panamericanos que se llevaron a cabo en México ese año El convenio se formalizó oficialmente en 1982 entre Vázquez Raña y Fidel Castro Al principio fue extremadamente reducido, pues a México apenas llegaron cinco entrenadores, entre ellos Raúl Barreda, actual adiestrador de la campeona mundial en 400 metros planos, Ana Gabriela Guevara, y Alfredo Rivera, entrenador de judo y ahora jefe de grupo de deportes de contacto (boxeo, judo, lucha, taekwondo, esgrima y karate) en la Conade Sin embargo, las expectativas crecieron de tal forma que las instalaciones del Centro Deportivo Olímpico Mexicano (CDOM) pronto se atiborraron de atletas y entrenadores cubanos Con las puertas abiertas de par en par, el desfile de cubanos parecía interminable, por lo que fue rebautizado por los deportistas nacionales, como el nuevo Centro Deportivo Olímpico Cubano "Hubo un momento en que llegaron muchos atletas y entrenadores de Cuba, parecía ya no haber más lugar para el atleta mexicano", recuerda el excampeón mundial de caminata en 20 kilómetros, Daniel García, quien pone en duda los beneficios de estos convenios para la parte local "Si realmente hubiera funcionado este intercambio, se habría notado en el deporte nacional, pero no se ha visto ese gran movimiento" Eran los días felices de las relaciones entre el comandante Fidel Castro y Vázquez Raña Pero en 1985, Castro se sintió ofendido porque su amigo, como presidente de la Odepa, jugó un papel importante para conceder a la ciudad estadunidense de Indianápolis la sede de los Juegos Panamericanos de 1987, que Cuba también pretendía realizar Castro acusó a Vázquez Raña de haber vendido la sede en 25 millones de dólares En 1986, de la noche a la mañana, desaparecieron los atletas y entrenadores cubanos del Centro Deportivo Olímpico Mexicano, en una especie de estampida sigilosa Este pleito quedó zanjado con la designación de Cuba para organizar la siguiente edición de los Juegos Panamericanos, cuatro años después Fidel Castro obtuvo lo que quería y reanudó los convenios deportivos con México en febrero de 1989 "Venimos en unas condiciones excelentes, con motivo de los Juegos Centroamericanos de México en 1990 Llegamos 10 entrenadores y un jefe de misión", recuerda Alfredo Rivera, el especialista cubano de mayor antigüedad en el país En aquel tiempo, el intercambio consistía en que Cuba enviaba especialistas, metodólogos y entrenadores, a cambio de que México recibiera a sus atletas en sus instalaciones deportivas y absorbiera los gastos generados por concepto de alimentación y hospedaje En entrevista, Rivera precisa que ambos países "salían a mano Para Cuba era magnífico mandar a sus mejores atletas a realizar campamento de altura Por eso estaba abierta la llegada de cubanos" Explica que hace unos 30 años, después de las Olimpiadas de México 68, se empezó a estudiar el entrenamiento de altura como uno de los elementos más importantes en la preparación de los deportistas, pues en esas condiciones el organismo del atleta se obliga a hacer un esfuerzo adicional que se revierte en el desarrollo de la resistencia Muchos atletas venían a México a "hacer altura", pero como el mexicano radica aquí, no le prestaba atención Rivera reconoce que el atleta mexicano se benefició del cubano en cuanto al nivel competitivo, "pero no respecto al desarrollo de su capacidad de trabajo, que es lo que venía a buscar el cubano en México" Y admite que el verdadero motivo de la presencia de entrenadores cubanos fue ayudar a que México realizara su mejor actuación de todos los tiempos en los Juegos Centroamericanos de 1990, lo cual "se logró" El convenio se extendió en 1991 y con ello se incrementó el flujo de cubanos en el otrora llamado CDOM, a tal grado que llegaron 25 entrenadores de la isla En cuanto a los competidores, todos los años venían equipos completos en las disciplinas de basquetbol, boxeo, canotaje, béisbol, atletismo, lucha, judo, remo y volibol, principalmente Algunos cubanos regresaban a su país únicamente en diciembre para pasar las fiestas con su familia, pues tenían la certeza de volver al año siguiente Cuba también sacó provecho de las largas estadías de sus atletas en México, a tal grado que en los Juegos Olímpicos de 1992 obtuvo su mejor actuación al conseguir el quinto lugar en la tabla general de medallas, triunfo que Alfredo Rivera atribuye a la preparación de los deportistas caribeños en México -¿A qué país favoreció más esta clase de intercambios? -A ambos -responde el entrenador-: a Cuba desde el punto de vista de su preparación, porque el mundo entero empezó a utilizar el sistema de entrenamiento de altura y nos hubiera costado muy caro ir a otro país, teniendo a México aquí al lado; además, con una altura ideal: la óptima se considera entre 2 mil y 3 mil metros, pero entre 2 mil y 2 mil 500 es la más adecuada, sobre todo para los que viven a nivel del mar, como los cubanos Turbia relación Después, los vínculos entre Mario Vázquez Raña y Fidel Castro Ruz fueron de mal en peor El nuevo pleito se produjo en pleno desarrollo de los Juegos Panamericanos de Winnipeg, Canadá, en octubre de 1999, a raíz de que el más ensalzado de los atletas cubanos y gran estrella del certamen, el saltador de altura Javier Sotomayor, dio positivo por uso de cocaína en la prueba de dopaje El anuncio del escándalo por el presidente de la Organización Deportiva Panamericana contra Sotomayor (campeón olímpico, monarca mundial de 1993 y 1997, y dueño de una marca mundial de 245 metros) provocó un nuevo enfriamiento de las relaciones entre Castro y Vázquez Raña, quien se aventuró a comparar al atleta cubano con el velocista canadiense Ben Johnson, también envuelto en un caso de dopaje: "En el mundo, Sotomayor es un señor, como muchos atletas que hay Para él, la situación es muy difícil Acuérdense de Johnson, el de Canadá, que quiso regresar, regresó y volvió a caer en el mismo problema" El 16 de octubre de 1999, Vázquez Raña fue calificado de "arrogante, autosuficiente y pérfido" por el diario oficial cubano Granma, ya que el máximo dirigente de la Odepa actuó, según esta versión, como un "perdonavidas con Cuba", decidida a defender a sus cuatro atletas que dieron positivo durante la competencia También esa vez, los cubanos desaparecieron del Centro Deportivo Olímpico Mexicano Antes de abandonar el cargo en el COM, a principios de 2001, tras 27 años arraigado en el poder, Vázquez Raña ya había disuelto todo vínculo deportivo con el gobierno de Fidel Castro En noviembre de ese año, ya con Raúl González al frente de la Conade, se reanudaron los convenios con el gobierno cubano, que llegó a contar hasta con 200 entrenadores y técnicos repartidos en el país Alfredo Rivera asegura que los estados de la República donde hay asesoría cubana "logran los mejores resultados en las Olimpiadas Nacionales, como Jalisco y Nuevo León" Sostiene que "uno de los logros importantes son estas Olimpiadas Nacionales, (donde) potencialmente hay una cantidad impresionante de atletas con calidad" que nunca se ha contabilizado, "ni la misma Cuba lo ha hecho, sobre el aporte que hace a México respecto del número de medallas y atletas promovidos a selecciones nacionales" en los que hay injerencia cubana En todo caso, afirma Rivera, el principal aporte de los especialistas cubanos "ha sido trabajar con métodos modernos de entrenamiento" En realidad, el modelo deportivo cubano no es exclusivo de la isla; está basado en experiencias soviéticas y la mayoría de los medallistas cubanos han sido entrenados por especialistas de lo que fue la Unión Soviética: A Héctor Milán, campeón olímpico en lucha grecorromana, lo entrenó Sergei Dimitrov; al medallista olímpico Alberto Juantorena -actual funcionario gubernamental en el ámbito deportivo- lo dirigió Zigmunt Zabierzowski, y el ciclista Rubén Companioni fue preparado por Igor Tarakano El congelamiento El pasado 3 de mayo, la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) comunicó que por ahora no existe ningún problema para que los más de 100 entrenadores cubanos que trabajan en más de 25 estados -sin contar otro centenar que trabaja de manera independiente- continúen laborando en el país El director de la Conade, Nelson Vargas, precisó que a finales de julio, cuando finaliza el contrato con los especialistas cubanos, se hará una evaluación a fin de determinar su posible continuidad, pero aceptó sin ambages que su organismo actuará conforme a lo anunciado por la SRE y la Secretaría de Gobernación, "respetando la decisión que adoptó el Ejecutivo federal de bajar el nivel de relación con el gobierno de Cuba", si bien por ahora "los acuerdos comerciales con Cuba no cambian en lo absoluto" A Vargas se le censura que se haya rodeado de personal de origen cubano que participa directamente en las decisiones del deporte de alto rendimiento y del sistema Compromiso Integral de México para sus Atletas (CIMA) "Ha habido reuniones de la federación de atletismo con la gente de caminata y, en lugar de que venga un mexicano, llega un cubano para saber las necesidades del deporte nacional Abajo del director de CIMA (Rodrigo González), está un cubano (Valentín Yánez), que ya se naturalizó, pero es también el que decide muchas cosas ¿Por qué un cubano tiene que decidir, por qué hay que irle a pedir el apoyo a un cubano en lugar de un mexicano? Desafortunadamente, eso sucede en nuestro país", acusa el marchista Daniel García, y con él coincide la exatleta Carmen Acevedo Valentín Yánez, director de Alto Rendimiento de la Conade, anticipa que "ya estamos trabajando para renovar el convenio deportivo con toda la disposición de México y Cuba Vamos a renovarlo conforme a los recursos de los que disponemos y que tenemos previstos para este año"

Comentarios