El nuevo bufón

martes, 18 de mayo de 2004
México, D F, 17 de mayo (apro)- El absurdo, la desproporción y la sinrazón son, sin duda, los activos más sobresalientes de un hombre llamado Jorge Kahwagi Macari El nuevo bufón de la política y del reality show televisivo Si no, cómo explicar que un “boxeador” --sin menos precio para los pugilistas--, haya sido, primero, propuesto como diputado y segundo, nombrado por quién sabe quién --hay quienes sostienes que por órdenes de Elba Esther Gordillo y Carlos Salinas de Gortari--, coordinador de la fracción de un partido político en la Cámara de Diputados Su nula experiencia como político la ha demostrado en estos nueve meses, durante los cuales ha cobrado 108 mil pesos mensuales en el Congreso de la Unión, pero eso no sorprende mucho a los mexicanos, lo que si parece ya no tener cabida fue su decisión última: participar en un programa tan insulso llamado Big Brother El joven Kahwagi ha mostrado sus múltiples facetas, es director general corporativo de un diario de circulación nacional, se presta a peleas simuladas en beneficio de la señora Marta Sahagún de Fox, ha protagonizado francachelas que terminan en excesos y prepotencia en restaurantes de la capital del país, y ahora se convierte en el nuevo bufón de “la casa más famosa” de México La sinrazón lo ha asaltado, es un legislador al que no le ha bastado el escenario de la Cámara de Diputados para mostrar su ignorancia, ha tenido un ring como otro escenario para burlarse de los aficionados y ahora ha decidido buscar la pantalla chica para ser blanco de nuevos ataques Él se lo ha buscado La pregunta es, qué hacen los legisladores para evitar este tipo de absurdos La política mexicana se ha convertido en un mal chiste y mientras, el país adolece de falta de empleos, pobreza, abusos de funcionarios, una política económica bastante cuestionada Los políticos mexicanos son una vergüenza nacional, salvo contadas excepciones Nadie se preocupa por dignificarla, por hacer un verdadero trabajo legislativo en beneficio de quienes les pagan Los escándalos políticos, de videos, de transas, están a la orden del día Sólo nos faltaba un legislador que, de motu propio, decidiera poner en evidencia nacional su estupidez Ese es el México en el que nos tocó vivir, es cierto, pero no es el México que debemos aguantar, que nos deben imponer nuestros políticos El pan y circo que siempre se nos ha dado esta vez ha rebasado todos los límites Mientras la ciudadanía no exija respeto nadie se la va a dar Esperemos que el caso de Jorge Kahwagi Macari sirva de experiencia para reformar la ley electoral, para que impida el paso a bufones como este El PRI propuso en una ocasión, no hace mucho, que cualquier candidato a un puesto de elección popular debería ser sometido a una especie de examen psicométrico; en su momento la propuesta causo hilaridad, pero en momentos como este es cuando más de uno piensa que a “políticos” como Kahawagi les debieron haber realizado una prueba similar, por lo menos para evitar el ridículo y la vergüenza nacional que hoy representa La trayectoria de este tipo de políticos debe llevar a una reflexión no sólo a la burla, porque es con dinero de la ciudadanía con el que se paga su salario, dinero que bien podría invertirse en el combate a la pobreza, la creación de bibliotecas o, ya como mínimo, para darles a nuestros “políticos” un curso intensivo de cuáles son las tareas que debe cumplir un legislador

Comentarios