PGR: Doble moral

miércoles, 19 de mayo de 2004
México, D F 18 de mayo (apro)- La línea de Los Pinos no puede ser más clara para la Procuraduría General de la República (PGR), cuya actuación ha llegado al descaro de convertirse en un instrumento de poder y de linchamiento de los enemigos del presidente, como ha quedado demostrado con los ataques y contraataques en contra del jefe de Gobierno del Distrito Federal, Andrés Manuel López Obrador Nuevamente se pone en evidencia la doble moral de la PGR, el doble discurso y el juego sucio del procurador Rafael Macedo de la Concha, quien ya no puede ocultar la cólera que motiva sus actuaciones al frente de una institución que él mismo se comprometió a transparentar para bien de la sociedad Demostrado como ha quedado el complot, cuyo plan ha sido acreditado pieza por pieza a lo largo de casi dos meses y medio de confrontaciones, la PGR ahora recurrió a otra maniobra perversa: la solicitud de desafuero del jefe de Gobierno, López Obrador, bajo el argumento de que violó la ley El lunes, el presidente de la República hacía un llamado a despolitizar la procuración y administración de justicia y casi al mismo tiempo el subprocurador general de la República en delitos federales, Carlos Javier Vega Memije, confirmó que se solicitó a la Cámara de Diputados el desafuero del político tabasqueño y pide que se inicie el juicio de procedencia, requisito previo para empezar el desafuero de cualquier funcionario Entre otros argumentos, Vega Memije esgrimió que el jefe de Gobierno violó un amparo de la justicia federal que se otorgó en favor de los dueños del predio El Encino –ubicado en la zona de Santa Fe– y que estaba obligado a paralizar las obras viales que lleva a cabo en ese terreno López Obrador dijo que no incurrió en violación alguna, ya que la persona que se ostenta como propietaria del terreno es un invasor que acaparó el terreno mediante la complicidad que tenía con otras administraciones Sin embargo, Vega Memije insistió en que el jefe de Gobierno sí violó la ley, dijo que incurrió en desacato al no respetar el amparo y que esos son elementos suficientes para solicitar el desafuero y proceder, después, al enjuiciamiento por abuso de autoridad Trastocada la credibilidad de la PGR, por su puesto que pocos, muy pocos creen esta nueva andanada contra López Obrador sea apegada a derecho, pues según ha dicho el secretario de Gobierno, Martí Batres, en el espacio de terreno que es motivo de la discordia ya volvieron a retoñar los matorrales, porque no se hizo ninguna obra, lo cual hubiera materializado la violación al amparo que la PGR utiliza como elemento contra el jefe de gobierno Es claro, dijo Batres, que el gobierno federal pretende ganar la Presidencia de la República en el 2004, pues con esta campaña de ataques no han podido tumbar a López Obrador del nivel de aceptación que le otorgan las encuestas y ahora tratan de sacarlo de la contienda tratando de meterlo a la cárcel Según Batres, el llamado delito de abuso de autoridad no se configura en este caso, pues para que este delito se conforme en todas sus partes tiene que haber dolo, mala fe y eso, dijo, nunca ha existido en el jefe de Gobierno respecto del predio El Encino ni sobre las obras que allí se desarrollan Sin embargo, señaló Batres, es claro que el gobierno ha puesto todo su poder político, toda la maquinaria jurídica a su alcance y toda su energía en destruir a un solo hombre, el posible candidato presidencial más fuerte en el 2006: Andrés Manuel López Obrador Mientras tanto, la PGR sigue congruente con su actitud perversa de actuar jurídicamente cuando todo este asunto tiene muchas más motivaciones políticas que legales Por ahora, presentó ya la solicitud de desafuero ante la Cámara de Diputados, donde los legisladores empezarán a analizar su procede y así iniciar el llamado juicio de procedencia Aun falta mucho por ver en este nuevo capítulo de la guerra del gobierno contra López Obrador Tiempo al tiempo

Comentarios