Urge una reforma en materia de medios de comunicación

jueves, 20 de mayo de 2004
* Critica Rolando Cordera que los partidos fortalezca financieramente a corporaciones México, D F, 19 de mayo (apro)- Rolando Cordera, profesor de la Facultad de Economía de la UNAM, afirmó hoy que “es necesario revisar la relación entre la política y los medios electrónicos e impulsar una reforma integral en materia mediática” Durante el seminario “Ética, responsabilidad y medios electrónicos”, que organizan la UNAM y la Academia Nacional de Periodistas de Radio y Televisión (Anpert), Cordera dijo: “Los partidos políticos se han convertido en uno de los principales vehículos de transmisión de recursos públicos a empresas privadas, a través de campañas electorales en los medios electrónicos” Al respecto, el economista señaló: “Debemos defender a fondo el financiamiento público, pero no admitir que, so pretexto de éste y de la promoción de la democracia, cada tres años se contribuya a que las corporaciones de comunicación masiva tengan mejores estados financieros” Añadió que “si pasamos a un régimen de financiamiento político, de lo público a lo privado, lo que tendremos será diputados y senadores de empresas” A su juicio, “existe un problema real no resuelto en la relación entre el dinero y la política, el cual llevó a los antiguos consejeros del Instituto Federal Electoral a plantearse la necesidad de avanzar en el tema de la fiscalización de los fondos públicos que se usan para las contiendas electorales” Por ello, dijo que “sin abordar con amplitud y franqueza el tema del dinero, el sistema político se aproxima peligrosamente a una arena donde la disputa por el poder se va a ver sometida por los intereses de hecho, que pueden ser legales, pero también criminales, que dan cuerpo a la sociedad económica mexicana de hoy” Explicó: “La práctica democrática aceptó con sorprendente rapidez y facilidad el estilo americano de hacer elecciones y comunicación de masas para fines electorales, por lo que hoy tiene que asumir que ese estilo tiene límites y costos que un país como México no puede afrontar, sin el riesgo inminente de caer en las versiones grotescas del espectáculo estadunidense” Añadió que, “por ello, sin amarres eficientes en el Poder Judicial y sin controles mínimos sobre las decisiones que, en la materia, tomen las empresas mediáticas, el despliegue del poder concentrado en la gran corporación no encontrará diques ni cauces coherentes con el propósito original y primordial, que es la construcción de un orden democrático, que dependa de la confianza y credibilidad que pueda despertar entre los ciudadanos” Advirtió: “O el Estado se hace cargo de la organización y vigilancia de la política formal, de la enorme dificultad de la relación entre dinero y política, y se las arregla para construir mecanismos de fiscalización eficaces y métodos de juicio oportunos, o esta actividad se deslizará a la compra y venta de protección, donde los involucrados se verán en el papel de intermediarios y operadores del sistema económico” Agregó que “la sociedad se quedará sin mediaciones ni recursos institucionales para poner coto a los abusos inherentes al ejercicio del poder, y el país entrará a una fase de irrefrenable trasiego de montos públicos a manos privadas” Cordera dijo además: “Necesitamos leyes federales e, incluso, pensar en revisar la propia Constitución, para regular a los medios, que dé lugar a un sistema de comunicación social del que México carece Hay que pensar en una reforma integral en el sistema de medios, en la reivindicación de que sean públicos y estatales y no privados” Dijo que “ha habido una serie de propuestas para establecer un código de ética y una ley de medios en el país, pero esta última ha sido sistemáticamente rechazada por las empresas” Por otra parte, durante la mesa “¿Se requiere un ombudsman para los medios electrónicos de comunicación?”, los especialistas afirmaron que, para avanzar en la reforma del Estado mexicano en materia de comunicación y construir una nueva política nacional al respecto, es necesario crear la figura del ombudsman, el cual analice imparcialmente los conflictos de intereses, así como la transformación de la estructura informativa en el plano legislativo, político y académico Al respecto, Ernesto Villanueva, del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, dijo que “cada medio de comunicación electrónico mexicano debe tener un defensor de la audiencia, ya que no basta con poseer un código de ética que no se cumple” Afirmó: “Esa norma se elabora por la voluntad de los integrantes del medio, permisionarios y periodistas Se trata de reglas de obligado cumplimiento, voluntariamente asumidas para mostrar su responsabilidad social frente al público e, incluso, las relaciones internas “Empero, si no va acompañado de un administrador, de un defensor, de un ombudsman, lo que se tiene en realidad es una figura decorativa”, agregó Por esa razón, señaló, “es importante que la audiencia cuente con un vigilante, quien le garantizará al público la posibilidad de verificar que el nivel de compromiso del medio con la sociedad, y lo establecido en su código de ética, transitan por un mismo sendero” Expresó: “Tenemos una gran libertad de información y de expresión, pero también se requiere calidad y responsabilidad frente a la ciudadanía Ante tal panorama, los mecanismos de autorregulación son herramientas de auto-contención que enriquecen el contenido informativo, aumentan el derecho a saber y logran mejorar la credibilidad de los medios electrónicos”

Comentarios