La flotación de los pesos

domingo, 23 de mayo de 2004
De cinco pisos y equipado con una plataforma para helicóptero que va a bordo, cuatro elevadores, un enorme balcón en la suite principal y plataformas de acero en la popa que, desde la línea de flotación, se despliegan sobre el agua para liberar los juguetes del mar (motos acuáticas y bananas), es el yate Princess Mariana, valuado en unos 80 millones de dólares propiedad del empresario mexicano Carlos Peralta Quintero, expone Proceso en su edición de este domingo 23 de mayo Peralta Quintero, quien aparece en la lista de millonarios de Forbes, sorprendió con esta compra hecha a finales del 2003 a Vicent Krivanek, corredor de Fraser Yatchs, quien destaca que nunca había conocido a un empresario que solventara él solo un yate como este La nave que lleva el nombre de la señora Peralta (Mariana Tort), es símbolo de la opulencia y los excesos de la “plutocracia mexicana”, del savoir vivre de los ricos surgidos al amparo de la posrevolución La fortuna de Carlos Peralta muestra los claroscuros del poder político y económico de México, tal es su vinculación con el quebranto de Banpaís y su larga amistad con la familia Salinas de Gortari y en especial con Raúl, en cuyo juicio por el homicidio de José Francisco Ruiz Massieu fue testigo de descargo, temas a los que se refiere el reportaje que publica Proceso en su edición de este domingo 23 de mayo

Comentarios