Define Bush cinco pasos para democratizar Irak

martes, 25 de mayo de 2004
* Los nuevos representantes iraquíes deberán tener el visto bueno de Washington Washington, 24 de mayo (apro) - El presidente George W Bush definió el plan para la construcción de una nación iraquí democrática, libre y autónoma, basada en el modelo estadunidense En un discurso ante los estudiantes de la Universidad de Guerra del Ejército en el estado de Pensilvania, Bush delineó los cinco puntos esenciales para que a partir del 1 de julio de este año, Irak se encamine a una profunda transformación democrática "Hay cinco pasos en nuestro plan para ayudar a Irak a alcanzar la democratización y libertad: entregaremos la autoridad a un gobierno soberano de Irak; ayudaremos a establecer la seguridad; continuaremos reconstruyendo la infraestructura; atraeremos más apoyo internacional, y nos moveremos hacia una elección nacional que brindará nuevos líderes fortalecidos por el pueblo iraquí", dijo Bush De esta manera el mandatario trató de convencer a los estadunidenses de una realidad ilusoria, al dar a entender que el pueblo iraquí no está molesto con la presencia militar extranjera, ni que el mundo árabe está consternado y odiando cada día más a Estados Unidos por las consecuencias de la guerra con la que se elimino al régimen de Saddam Hussein "Vine aquí para reportarle a todos los estadunidenses y al pueblo iraquí, nuestra estrategia de nación en Irak y los pasos específicos que estamos dando para lograr nuestros objetivos", subrayó El discurso de Bush se dio unas horas después que el Departamento de Estado presentó un proyecto de resolución en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (ONU), formulado específicamente para concretar el plan que describió el mandatario en la Universidad de Guerra Ignorando totalmente la realidad en Irak, de constantes ataques a las tropas de ocupación, del creciente nacimiento de grupos insurgentes, de la inestabilidad social, económica, política, y de la realidad de los abusos a los derechos humanos que comenten los soldados estadunidenses con los prisioneros de guerra iraquíes, Bush dijo que en Irak todo está funcionando conforme a lo planeado para esta etapa de la posguerra, y minimizo totalmente los fuertes golpes que ha sufrido su gobierno por el desastre iraquí "El objetivo de Estados Unidos en Irak no es solamente derrotar al enemigo, es darle fortaleza a un amigo Un gobierno libre y representativo que luche por su pueblo; entre más rápido se logre este objetivo, más rápido terminaremos nuestro trabajo", acotó Bajo este esquema, Bush insistió en que su gobierno el 30 de junio, como está planeado, regresará a los iraquíes la soberanía del país que les arrebató con su guerra unilateral que lanzó el 20 de marzo de 2003 Prometió que con el respaldo internacional y la supervisión vital de la ONU se formará pronto un gobierno interino al que les entregará la soberanía "La historia avanza y brinda esperanza a la gente, o tiende a encaminarse a la tragedia Nuestros enemigos los terroristas tienen una visión que guía y explica su variedad de asesinatos Nuestras acciones también son guiadas por una visión, creemos que la libertad puede avanzar y cambiar las vidas en el gran Medio Oriente, como lo hizo en Asia, América Latina, Africa y el Este de Europa", subrayó Bush, en medio de aplausos de estudiantes militares En los cinco puntos que dio a conocer el mandatario estadunidense, se establece que el 1 de julio se eliminará la Autoridad Provisional de Irak que instaló Washington en ese país y entregó a Paul Bremer, quien cederá todo el poder al nuevo gobierno interino La Casa Blanca explicó que el gobierno interino se hará cargo de las operaciones diarias de Irak, en todos los aspectos gubernamentales, hasta que de las elecciones calendarizadas para diciembre de este año, o enero de 2005, surja un gobierno democráticamente electo, que oficialmente sería el reemplazo del de Saddam Hussein, aunque todo supervisado por Estados Unidos Pese a las palabras y promesas de autonomía de Bush, la Casa Blanca también explicó que John Negroponte, el nuevo embajador de Estados Unidos en Irak, será el encargado de supervisar y garantizar que todos los recursos estadunidenses e internacionales sean correctamente manejados por el próximo gobierno interino Lakhdar Brahimi, el enviado especial de la ONU en Irak, está en la fase final para la elección de los miembros del próximo gobierno interino que estará constituido por un presidente, dos vicepresidentes, un primer ministro y un gabinete conformado por 26 ministerios Sin embargo, todos los seleccionados para cubrir estos puestos tendrán que ser aprobados por el gobierno de Bush

Comentarios