Transporte universitario, otro negocio de Sosa Castelán

viernes, 28 de mayo de 2004
*Admite el rector Camacho Beltrán que se le entregó la “concesión” a la Fundación Hidalguense Pachuca, Hgo , 27 de mayo (apro)- El silencio como respuesta ha caracterizado las interrogantes sobre la intromisión de Gerardo Sosa en la vida académica universitaria en esta entidad, donde simplemente se ha dicho que “es un político al que se le reconoce su trabajo como exrector” El actual rector, Juan Manuel Camacho Bertrán, sin embargo, por primera vez acepta ante Apro que sí existe una relación entre la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) y la Fundación Hidalguense que dirige Sosa Castelán Luego de innumerables excusas para no atender la petición de una entrevista, es sorprendido a las afueras de las oficinas centrales ubicadas en la calle de Abasolo, en el centro de la capital hidalguense Ahí, reconoce que la Fundación Hidalguense es la que controla el transporte universitario y, sin dar mayores referencias, indica que por esta labor se le entrega “cierta cantidad” de dinero para operar y conservar las unidades, una especie de “concesión”, explica Sin quedar transparente la relación o el convenio con la Fundación Hidalguense, el rector precisa posteriormente que los 200 pesos que cada uno de los 21 mil alumnos paga por concepto de servicios, se utilizan para liquidar salarios y prestaciones de los trabajadores, así como dar mantenimiento y para la adquisición de nuevas unidades En diciembre anterior, la Universidad, en un acto oficial en el que estuvo presente el gobernador Manuel Ángel Núñez Soto, dio a conocer la compra de 15 nuevas unidades que, a todas luces, se apreciaba eran las mismas que venían dando el servicio de forma regular, sólo que con su respectiva repintada que, suponían, nadie iba percibir Estas mismas unidades de “reciente” adquisición han sido ingresadas en la contabilidad de la Universidad, de acuerdo con lo sostenido por Camacho Bertrán; “nosotros lo que pagamos a la Fundación es el servicio de la relación (sic) y no existe un porcentaje determinado” Sin embargo, desde la propia administración se insiste en que el pago por el concepto de servicios por toda la plantilla estudiantil en cada ciclo escolar, alcanza la suma de 5 millones de pesos, los cuales son entregados íntegramente a la Fundación Hidalguense Los propios alumnos, al demandar el préstamo de alguno de estos camiones escolares para la salida a excursiones o realización de investigaciones, señalan que la propia institución les indica que quien da los permisos es la Fundación A este respecto, Camacho Bertrán indica que las unidades no se prestan porque se descuidaría alguna de las rutas que se cubren en la capital y algunos puntos de la entidad para transportar a los estudiantes a sus escuelas “Yo le hago un favor a la universidad con administrar el transporte universitario”, diría Gerardo Sosa, entonces diputado federal, durante una reunión con estudiantes en las instalaciones la FEUH Con ese encargo, entraba y salía frecuentemente de la rectoría y llamaba, cuando se le antojaba, a Alejandro Rosas, que fuera el último dirigente de esa organización antes de convertirla, por petición suya, en el Consejo de Estudiantes Universitarios de Hidalgo La confrontación entre Rosas y Sosa, que culminó con la ocupación de la universidad por parte de porros en los últimos días de febrero 2003, fue, a decir de muchos, el fin de la era de violencia de la Sosa Nostra, que de otras formas y con otros medios sigue infundiendo control y temor en la Universidad

Comentarios