El pacto Washington López Mateos para aplastar al Movimiento de Liberación Nacional

domingo, 30 de mayo de 2004
Al presidente Adolfo López Mateos le tocó enfrentar las nuevas políticas radicales que emergieron en México al calor del triunfo de la Revolución Cubana Entre ellas el creciente radicalismo de uno de los héroes vivos del país –el expresidente Lázaro Cárdenas y su Movimiento de Liberación Nacional, cuyo activismo López Mateos tuvo que reprimir bajo presión del gobierno de Estados Unidos, según documentos de archivos estadunidenses desclasificados que Proceso da a conocer en su edición de este domingo 30 de mayo En el plano internacional, México se vio obligado a negociar, en relación con Cuba, una posición que le permitiera conservar cierta independencia respecto de Estados Unidos --que ya en 1960 se había declarado como acérrimo enemigo de Fidel Castro-- y evitar al mismo tiempo un conflicto serio con su poderoso vecino A nivel nacional, los dirigentes del gobernante partido Revolucionario Institucional veían en el resurgimiento de la izquierda una seria amenaza a la hegemonía de su partido Ante el panorama, López Mateos necesitaba encontrar una vía para contener a Cárdenas y al MLN, sin traicionar las raíces revolucionarias del PRI La forma en que López Mateos aplicó una política de brutal represión contra la izquierda al tiempo que evitaba cualquier afectación al frágil equilibrio político del cual dependía su partido para conservar el poder, es contada con detalle en los documentos desclasificados que Proceso da a conocer en su edición de este domingo 30 de mayo

Comentarios