Análisis político: La hora de las definiciones

martes, 4 de mayo de 2004
México, D F, 3 de mayo (apro)- Abogado “chicanero” de lenguaje “leguleyo”, ese fue el deplorable papel que ayer escenificó el secretario de Gobernación, Santiago Creel, al pretender justificar la decisión del presidente Fox de retirar a Roberta Lajous de la embajada de México en Cuba, la petición de abandono del país al representante cubano Jorge Bolaños de tierras mexicanas y la declaración de persona non grata al consejero de Asuntos Políticos de la diplomacia cubana en nuestro país, Orlando Silva La justificación de Creel, avalada por el secretario de Relaciones Exteriores, Luis Ernesto Derbez, todos la escucharon y nadie la entendió La versión oficial aún se desconoce, pues el gobierno apela a su derecho a guardar silencio sobre los verdaderos motivos que lo llevaron a tomar una decisión tan desproporcionada e irreflexiva; la versión más fácil e inmediata de considerar para todo mexicano es que todo esto se puede reducir al tema Carlos Ahumada Y como rumor corre en forma desesperada que fue lo dicho por Ahumada a los hombres del comandante Fidel Castro, no sólo sobre el ya famoso y corroborado complot contra Andrés Manuel López Obrador, sino también sobre posibles negocios de la familia presidencial mexicana ¿Quién sabe? En una de esas y hasta el achicado empresario argentino narró al comandante sus andanzas con uno de los hijos de Martita Sahagún de Fox, el joven Manuel Bribiesca Sahagún con quien lo une un enorme gusto por el dinero La ineptitud del gobierno foxista, su ignorancia en el terreno de la diplomacia y arrogancia lo llevó a romper uno de los lazos más sentidos para el pueblo mexicano Con un discurso nada claro, Creel y Derbez pretendieron justificar la decisión; pero más pareciera existir un temor dentro del gobierno foxista ante todo lo que pudo haber dicho Ahumada en tierras caribeñas Y como quien pega primero pega mejor, el gobierno mexicano se apresuró a descalificar desde ahora cualquier dicho o acto que los cubanos hagan en días próximos Las declaraciones de Fidel Castro después del voto en Ginebra no son nuevas, los dos últimos años y ante el voto en contra de México, el comandante ha cuestionado la cercanía e influencia de Estado Unidos sobre México, sobre todo desde la llegada de Vicente Fox a la Presidencia de la República Ese no es motivo suficiente para tomar una decisión como la anunciada ayer por el gobierno mexicano, tampoco el hecho de que autoridades del partido comunista cubano se entrevisten con diversos personajes políticos porque “esa es una práctica desde hace mucho tiempo”, así es que no hay otra razón que el tema Ahumada Así lo resumió Pedro Joaquín Coldwell, último embajador de México en Cuba en los tiempos del priismo Pero no es necesario que Pedro Joaquín llegue a esta conclusión, todo mexicano, excepto los que se encuentran en el gobierno y en el partido en el poder, no lo ven Incluso, tratan de salir por la tangente diciendo que ante las violaciones a los derechos humanos en Cuba, la decisión de Vicente Fox es la más óptima Saben, quienes eso sostienen como el vicecoordinador de los panista en la Cámara de Diputados, Germán Martínez, o su compañero de partido y miembro de la Comisión de Relaciones Exteriores, Rodrigo Iván Cortés, que el tema no es qué tipo de política interna realiza Fidel Castro en su país en cuanto a derechos humanos, pero también entienden que hay que distraer a la opinión pública y buscar sustento, donde no lo hay, sobre una decisión tan penosa como la del inminente rompimiento de relaciones diplomáticas con Cuba Si los panistas, y en especial el equipo de trabajo de Vicente Fox y él mismo, ignoran lo que es y el alcance de la Doctrina Estrada, menos van a saber qué es y cómo se lleva a cabo la diplomacia Difícilmente Vicente Fox podrá sostenerse en su decisión, la Cámara de Diputados y el Senado de la República reclaman una explicación; han manifestado su desacuerdo y los diversos partidos políticos deberán establecer una definición al respecto haciendo aun lado el factor Andrés Manuel López Obrador, porque ya no sólo se trata del sucio juego por la Presidencia de la República, está en peligro la política exterior que México ha asumido por tradición y que le ha valido el reconocimiento internacional

Comentarios