Faltó diplomacia para resolver diferendo México-Cuba: CNDH

martes, 4 de mayo de 2004
* Critica la incongruencia de Fox por condenar violaciones a derechos humanos en la isla y no en Guantánamo México, D F, 3 mayo (apro)- El presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, José Luis Soberanes Fernández, tras lamentar que las relaciones diplomáticas entre México y Cuba hayan quedado reducidas a su mínima expresión, afirmó que en el diferendo entre ambos países lo que faltó fue diplomacia El ombudsman nacional sostuvo que en una situación límite, al igual que entre las personas, el diálogo es la mejor manera de resolver los problemas entre gobiernos y naciones, por lo que éste “debería ser retomado de inmediato” Por otra parte, al referirse al reciente voto de México en Ginebra para que la ONU envíe relatores de derechos humanos a Cuba, el doctor Soberanes consideró que una postura congruente con una firme preocupación por los derechos humanos habría sido que el gobierno mexicano exigiera también la presencia de observadores internacionales de derechos humanos en Guantánamo, donde se sabe de los tratos degradantes e inhumanos que las tropas estadunidenses dan en esa base a prisioneros iraquíes Entrevistado al término del acto inaugural del primer diplomado en Derechos Humanos, organizado conjuntamente por el Senado de la República y el organismo a su cargo, Soberanes Fernández se refirió a la petición interpuesta por Carlos Ahumada Kurtz para ser trasladado a un hospital fuera del Reclusorio Norte o a un penal federal Dijo que tal petición hoy mismo fue turnada a la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal, por razones de competencia No obstante, sostuvo que si procede o no el traslado de Ahumada Kurtz a cualquiera de los lugares que él y su defensa solicitan, únicamente le corresponderá determinarlo al juez de la causa Refirió también que Ahumada Kurtz llamó telefónicamente a su oficina el pasado viernes 30 de abril, tras lo cual se envió al Reclusorio Norte del Distrito Federal a visitadores adjuntos de la CNDH, así como un perito especialista en cardiología, pero el acusado se negó a ser revisado Precisó que el sábado la señora Cecilia Gurza, esposa del señor Ahumada, hizo una llamada telefónica a la CNDH y manifestó que su marido estaba en condiciones lamentables de internamiento, e incluso no le proporcionaban agua En respuesta, dijo, acudieron nuevamente visitadores de la CNDH al penal para constatar que las condiciones de detención de Ahumada eran apegadas a la normatividad y al reglamento del centro penitenciario

Comentarios